Billy Gibbons, no apto para lampiños

La leyenda de ZZ Top habla de Hendrix, Creedence Clearwater Revival, Ministry, Depeche Mode y Diamante Eléctrico.


POR RICARDO DURÁN | 13 Apr de 2018


Tiene una barba legendaria, y unos principios muy claros. En los ochenta rechazó un millón de dólares de Gillette a cambio de una afeitada; habría sido como ver a Kurt Cobain con afro. Mr. Gibbons es mucho más que las historias sobre su vello facial. Es una leyenda del rock & roll, un hombre que por más de 50 años ha dedicado su vida a sacudirnos con el sonido de su guitarra, convirtiéndose en una figura emblemática y omnipresente.

A los 68 sigue haciendo discos, y está preparando dos nuevos álbumes para este año y el que viene; uno como solista y otro de ZZ Top, que celebrará en 2019 medio siglo de historia.

Hace algunas semanas pasó por Bogotá (“¡Voy a llegar a casa a contar que en Bogotá pude comer hormigas culonas!”) para tocar con Diamante Eléctrico, con quienes en 2017 grabó Días Raros, y ROLLING STONE tuvo el placer de conversar con él:

Vayamos un poco al pasado, cuéntanos la historia de cuando fuiste telonero de Jimi Hendrix…

Sí, fue en 1968, antes de ZZ Top. Yo estaba con The Moving Sidewalks, y recibimos una llamada del mánager. Y nos preguntó: “¿Conocen a The Jimi Hendrix Experience? A ellos les gustaría que ustedes se unieran a su gira por Estados Unidos… les gustaría que ustedes tocaran 45 minutos”. Pero para esos 45 minutos teníamos montadas dos canciones de Hendrix. La primera noche tocamos Foxy Lady y Purple Haze. Miré al lado del escenario y estaba Jimi Hendrix… entonces me bajé del escenario y me dijo: “Espera un momento… me gustó”.

Has estado con ZZ top casi 50 años, ¿cómo has logrado trabajar con las mismas personas durante medio siglo?

La respuesta es: viajamos en tres buses separados [risas].

En mayo ZZ Top va a estar de gira con John Fogerty…

Soy un gran fan, me encanta el sonido de John Fogerty. Toca bien guitarra y su forma de cantar es la mejor.

Tiene grandes canciones, muchos clásicos…

Sí, fue muy raro descubrir que la banda original, Credence Clearwater Revival, trabajó solo un par de años, 18 meses… es mucha música buena en muy poco tiempo.

¿Es cierto que te gustan bandas como Depeche Mode o Ministry?

Sí. Fui a ver a Depeche Mode a mediados de los 80, y el poder del bajo –los sintetizadores– es fuerte. Luego nos hicimos amigos y he trabajado en un par de colaboraciones con ellos. De Ministry conozco a Al Jourgensen, un tipo muy loco. Es raro porque ZZ Top es blues y rock. Pero con Depeche Mode y Ministry, tienes algo muy pesado, yo creo que el blues está un poco en todo.

¿Qué grabaste con Depeche Mode?

Toqué la guitarra en una canción que me gusta mucho, algo más reciente; se llama Soothe my Soul. Me dijeron: “Billy, ¿puedes traer un sonido texano?”, y les dije, “Claro que sí”.

Estás acá para tocar junto a Diamante Eléctrico, ¿cómo ha sido eso?

Esos chicos son buenos, tocan bien, cantan muy bien. Solo nos tomó 10 minutos. Ellos hicieron su tarea y yo hice la mía. Me gusta la canción, y cuando estas tocando con chicos tan profesionales –son muy serios– es increíble. La pasamos muy bien. Después de dos copas de aguardiente… no hay ningun problema [risas].

Foto por Juancarlos Diaz
Foto por Juancarlos Diaz


¿Qué se siente ser una leyenda de la guitarra en este momento, cuando ves que las fábricas de guitarras están teniendo problemas o entrando en bancarrota?

Es muy raro; están teniendo grandes problemas. Pienso que es imposible que esto desaparezca, pero… las cosas cambian. Yo sigo teniendo los mejor: mi Les Paul 1959 Sunburst… mientras tenga eso, estamos bien [risas].

Cuando ves los lineups los grandes festivales, no encuentras muchas bandas. Hay muchos cantantes de pop, DJs y raperos…

Está cambiando realmente. Sin embargo, ZZ Top, todavía tiene un lugar en Texas, en Houston. Y Houston es un gran mercado para el hip-hop. Allí había un estudio muy famoso, John Moran’s Digital Services. Este tenía dos salas, y en la mitad había un espacio para comer. En una sala estaban las bandas de hip-hop: Bushwick Bill, Geto Boys, Scarface, y yo estaba con ZZ top. Y nos encontrábamos en la mitad. Yo quería saber lo que ellos estaban haciendo, y ellos querían saber lo que yo estaba haciendo… eso fue una mezcla interesante, es una
pequeña parte del panorama más amplio. Con los guitarristas pasa algo especial; la máquina puede hacer el piano, los teclados, las baterías… pero no la guitarra, todavía no. Menos mal [risas].

¿Cuántas veces has oído que el rock está muerto?

Tan solo este año todo el mundo está diciendo, ¿dónde está el rock? Creo que hay un hilo que todavía lo mantiene unido; no es el rock de hace 20 años, pero mientras haya alguien con una mente rebelde, siempre habrá rock.

No pareces un tipo nostálgico, eres alguien que va hacia delante.

¡Así es! Me gusta pensar eso. Y al mismo tiempo, ahora estaba oyendo a Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Jimmy Reed. Creo que no soy necesatiamente nostálgico… pero esa música se hizo hace muchos años, se puede disfrutar, todavía es poderosa, muy fuerte.

<


Deja tu opinión sobre el artículo: