Christian Acosta: un artista con muchas facetas

Cantante, actor, youtuber y presentador. Christian ha forjado una carrera a punta de esfuerzo y determinación


POR SANTIAGO ANDRADE | 22 Dec de 2017


Christian Acosta es un creador con muchas caras. Su pasión empezó con la televisión, pero en casa, en Estados Unidos, sus padres escuchaban salsa y pop latino. Con el crecimiento de los youtubers, decidió apostarle a lo digital sin dejar de lado su trabajo como presentador. Hace dos años y medio empezó a subir contenido a YouTube y ya tiene el botón de los 100 mil suscriptores. Además, hace parte de Dosogas Team, un grupo internacional que cuenta con más de 4 millones de suscriptores, “Tenemos el botón del millón y vamos por el de 10 millones”, dice Christian, quien habló con ROLLING STONE sobre su vida y su carrera.

Usted nació en Connecticut, Estados Unidos, pero sus padres son colombianos, ¿cómo llegaron allá y cómo fue crecer en el extranjero con padres colombianos?

Mis padres llegaron buscando nuevas oportunidades y en esa época la verdad no teníamos mucho. Pero yo me sentía el más rico del mundo. Me criaron de una manera tan bonita, una unión con mis tías, con mis primos. Muy a lo colombiano. Las costumbres, la forma de ser. Yo siempre digo que nací en los Estados Unidos, pero hecho colombiano. Obviamente el español fue el primer idioma que hablé, mis papás no hablaban nada de inglés. Yo lo aprendí poco a poco en el colegio, a la fuerza [risas].

A pesar de eso hay una dinámica bien chistosa. Mis amigos gringos me dicen que soy súper latino, yo no entiendo muchos chistes. Aunque nací acá, no capto muchas cosas. Y mis amigos latinos, nacidos y criados en diferentes países latinoamericanos, incluyendo Colombia, dicen “Es que usted es más gringo, usted no entiende nada”. Estoy en ambos mundos, pero tengo que entender que no soy ni de aquí ni allá, sino que soy de aquí y allá a la misma vez.

¿Qué música escuchaban sus papás cuando usted era pequeño?

Mi papá es muy salsero. Le encanta, pero la salsa clásica. Él fue el que me enseñó Celia Cruz, Fania All-Stars, todo eso. A pesar de que él es de Medellín, tiene ese corazón salsero. Hoy en día cuando escucho una canción me recuerda a mi infancia y a mi papá. Mi mamá es más popera y me enseñó la música latina pop. Una combinación entre Miguel Bosé y José José con Madonna. Ahí sí tuve un poco de ambas culturas. Pero la salsa me ha rodeado toda la vida y me encanta.

¿Mientras crecía había más latinos alrededor que escucharan salsa o era más que todo en su casa?

Era más que todo en la casa de los colombianos. Después, cuando estaba en la secundaria, que uno empieza a experimentar con los sonidos y a escuchar diferente música ya como independiente, en la adolescencia, mis amigos escuchaban The Beatles, The Rolling Stones y me decían, “Esto es música verdadera”. Y yo pensaba, “¿Qué, qué? ¿Quiénes son esos?”. Ni idea, no escuchábamos eso en la casa. Yo les mostraba Héctor Lavoe y ellos no sabían nada. Pero la salsa era simplemente por mis papás y creo que mis amigos lo escuchaban como un sonido raro. Como un carnaval extraño.

Viendo su carrera y lo que ha hecho. Actor, influencer, músico, youtuber, ¿cómo llegó al mundo del entretenimiento?

Yo tenía como seis años cuando estaba viendo un programa en televisión y, yo que siempre he sido mono, vi un niño igual a mí actuando en una película. Me acuerdo muy bien de esto. Fui y les dije a mis papás, “Yo quiero hacer esto. Yo quiero estar ahí”. Y me dijeron que listo. No paraba de hablar de eso, de lo que era televisión. Todavía no era tanta música, aunque armaba mis espectáculos y shows. Mis papás me apoyaron muchísimo, me inscribieron a clases de actuación, de modelaje, de guitarra, de canto y me dieron la oportunidad de prepararme, porque hoy en día no es solo el apoyo de los papás sino estar preparado para cualquier oportunidad.

Y desde ahí empecé a hacer comerciales, a modelar, a hacer diferentes proyectos en teatro. Y afortunadamente lo he convertido en una carrera. Cada día me divierto más y más. Y el hecho de que me paguen por esto, yo feliz. Puede que sepa hacer algunas cosas, tal vez otras no, pero aprendo y lo hago. No sabe las veces que me han dicho, “Christian, ¿sabes hacer esto?”, y yo de una ¡sí, claro! Sin tener idea [risas].

Es que hoy en día es bien importante. Con tantos formatos y plataformas que hay, es importante intentar varias cosas y no cerrarse en un mundo o en una industria porque, quién sabe, si la oportunidad se cierra, ahí se acaba la carrera.

Y en medio de todo eso, ¿cómo nació el canal de YouTube?

Yo estaba como presentador en una cadena acá en Estados Unidos y tenía mi propio programa de televisión. Sentía que ya me estaba yendo súper bien. Y resulta que a los seis meses me despidieron. Entonces me puse a pensar en diferentes oportunidades y vi que había una revolución digital a la que había llegado tarde, me dormí. Como sentía que ya no necesitaba eso porque estaba en televisión. Me di cuenta que a muchos youtubers les estaban dando oportunidades en televisión y en cine. Entonces dije, “No, me tengo que poner las pilas y aprender, escuchar, formar y armar este rollo digital”. Afortunadamente me fue bien. Algunos amigos y contactos del mundo digital me ayudaron. Juan Pablo Jaramillo, Sebastián Villalobos, Sebastián Arango, hablé con ellos y Juan Pablo fue el primero que me dijo qué tenía que hacer. También tuve el apoyo de los mexicanos Juan Pablo Zurita y Mario Bautista. Los admiro muchísimo y aprendí de ellos.

Con ellos terminaron creando el grupo de Los Caballeros, ¿en qué consiste eso?

Somos un grupo de creadores, porque no es solo YouTube sino música, televisión, cine, hay un poco de todo. Pero las raíces son el mundo digital y las redes. Y es una amistad increíble. En cualquier momento que necesito algún consejo o ayuda, tenemos un grupo en el teléfono y estamos en contacto. Nos damos consejos, recomendaciones y sugerencias. Es bonito tener esa amistad en la mano. Creo que es increíble la manera en la que todos hemos crecido, porque hemos logrado muchas cosas. Y esto es apenas el comienzo para todos.

Después dos años y medio como youtuber, ¿cómo le ha ayudado esta experiencia para complementar su carrera como actor y músico?

Muchísimo. YouTube te ayuda mucho a ser más real y natural, orgánico. Hace años el que era actor, presentador o cantante era una mega estrella intocable e inaccesible. Hoy en día me parece que esas barreras ya no existen. Un seguidor puede enviarte una foto, un mensaje un video y uno puede responderle directamente sin tener un intermediario. Y lo que hemos visto es que, los que han logrado números grandes en redes sociales, son los que en serio se entregan a su público. Gente que es auténtica y genuina. Eso me ha enseñado muchísimo a no caer en esa trampa de ser el presentador famoso que ni lo pueden ver a los ojos o el actor que no sale del tráiler hasta el momento de grabar o el cantante que necesita sus exigencias de diva. El mundo digital, en lo personal, me ha ayudado muchísimo en ese ámbito.

De todas esas facetas, ¿hay una en la que le gustaría enfocarse más?

En este momento quiero concentrarme en la música. Afortunadamente me está yendo bien como presentador, sigo ahí con mi contrato en Telemundo y llevo años con esa cadena. Como actor tengo algunas oportunidades por venir. Pero como cantante tengo dos canciones que voy a lanzar en los próximos dos o tres meses, dos canciones consecutivas, que es mi regreso a la música.

¿Qué nos puede adelantar de esas canciones? Comparándolas con Tonta y Dame de beber

El siguiente sencillo se llama Te doy permiso y, como cualquier cosa que uno hace, hay que entender el momento y la audiencia. Hoy en día sabemos que lo que se está vendiendo y escuchando es la música urbana. No soy reggaetonero, no voy a hacer reggaetón, pero voy a que me presten unos sonidos de ese género para combinarlos con lo mío, que es más pop. Son diferentes a los dos sencillos anteriores porque hay que tener en cuenta lo que pega y lo que no. Es aprender a evolucionar y crecer sin perder la esencia.

Cambiando de tema, leí que cuando pequeño tuvo leucemia, ¿ha participado en eventos para ayudar a personas con cáncer?

Completamente. Para mí siempre ha sido muy importante ese tipo de ayuda, de inspiración. A pesar de que tampoco quiero llegar a un cliché de “bueno, aquí estoy para inspirarlos”. Pero poder llegar a tener una conversación con un paciente o simplemente jugar videojuegos un rato con alguien que está pasando por un momento difícil, en eso participo, algo más personal. También he ayudado a recaudar fondos y las galas, pero para mí lo más importante es ir directamente a los niños que están pasando por algún tipo de cáncer y estar con ellos. Y hablar, simplemente decirles que yo también pasé por eso y de ahí todo normal, se nos olvida el tema y nos ponemos a joder y a jugar.


Deja tu opinión sobre el artículo: