El mayor de los Gallagher

Durante su visita a Colombia para abrir el concierto de U2, Noel Gallagher habló con ROLLING STONE


POR DIEGO ORTÍZ | 14 Nov de 2017


En el hotel que lo recibió para su corta estadía, habló sobre su nuevo disco, Who Built the Moon?, que cuenta con apariciones de los legendarios Paul Weller (The Jam) y Johnny Marr (The Smiths). La producción del álbum ha estado a cargo de David Holmes y del propio artista. La alegría, la esperanza y el amor son parte fundamental de este nuevo lanzamiento, en contraposición con los habituales choques mediáticos con su hermano Liam, la lamentable situación de la industria musical y el terrorismo que golpea al Reino Unido y al mundo en general.

Como es habitual, Gallagher tomó el toro por los cuernos hablando honestamente sobre todo lo que se le preguntó, y estos son los resultados:

Para este álbum escuchaste pop psicodélico francés, electrónica clásica, soul, rock, disco y dance. ¿Cómo fue ese viaje musical al explorar estos sonidos tan diferentes?

Fue muy bueno. Cuando empecé este disco no sabía cómo iba a terminar. No sabía cuándo lo iba a acabar, cómo iba a sonar, cuánto me iba a demorar, cuánto iba a doler. Terminaron siendo un par de años buenísimos en el estudio. Estoy muy feliz y un poco sorprendido de haber podido hacer esas canciones tan buenas porque, cuando entré al estudio, no tenía música. Nada. Ni una puta idea. Nada. Era una hoja en blanco. Y empezamos de la nada y creamos ese disco. Tú sabes, somos unos genios.

Y por eso lo escribiste todo en el estudio.

Sí. Y era la primera vez que hacía eso. Yo pensé, por varios años, que era una idea estúpida. Escribía siempre en mi casa y cuando alguien decía, “Es hora de hacer un disco”, yo escogía las canciones que creía mejores y veía qué pasaba. En este caso, David Holmes, él fue el productor, se negó a hacer cualquier canción que ya estuviera escrita. Y lo inventamos todo en el estudio.

¿Y cómo fue trabajar con David?

Fue fantástico. Al principio fue un poco frustrante porque después de unos 18 meses no habíamos terminado nada. Y yo estaba de gira con Chasing Yesterday, no había acabado ninguna canción y me sentía frustrado. Y de la nada hice una canción, después otra y fueron saliendo todas, como siempre. Siento que algo me estaba guiando. Porque hubo un punto en el que pensé que no iba a estar terminado y, de repente, ya estaba hecho. Fue increíble.

Who Built The Moon? [¿Quién construyó la luna?] es una pregunta algo existencial. ¿Podemos esperar un tema existencial o un disco lleno de preguntas?

[Risas] No sé, no sé... Si fuera una estrella de rock normal te hablaría mierda y te diría, “Hombre, la respuesta está en el disco”. Pero no soy así. No sé. Me sonó como un buen título. Yo escribí la canción, la armé y acá estamos. Está abierta a interpretaciones.

Pero sí te voy a decir esto. Mucha gente se está enfocando en la luna. Y eso está muy bien. Mírala, es una mierda rara colgando en el cielo. Pero, ¿qué tal si fuera un barco llamado La Luna? Y el hombre que la construyó hacía barcos. Pregúntale eso a tus lectores.

NOSTÁLGICO “Me alegra haber vivido en los 90, cuando los discos y todo eso tenían un significado para las personas”, dijo Gallagher.
NOSTÁLGICO “Me alegra haber vivido en los 90, cuando los discos y todo eso tenía un significado para las personas”, dijo Gallagher.


Hay muchas canciones de amor…

No las llamaría canciones de amor, pero hay mucho amor, alegría y esperanza en el disco. Al hablar de una canción de amor, piensas en cosas como Adele. No son canciones de amor, pero sí son canciones sobre mujeres. Todas las canciones son sobre chicas. Eso pienso.

¿Crees que todo ese amor viene porque tienes una vida agradable con tu familia?

No sé. Un hombre no puede ser consumido por el odio o la amargura. Estoy enamorado, siento el amor de la gente que me rodea. Sé lo que es. Y la música que escribí, que hice para este disco, tenía un gran sentimiento incluso antes de tener la letra: era la alegría. Y el compromiso de hacer un disco que tiene tanta alegría es casi un acto revolucionario en el mundo de hoy porque la mayoría de las personas están gritándole al televisor por mierdas que no les afectan. La música es una reacción a eso. La gente cantando sobre las noticias, ¿para qué putas hacer eso? Es muy aburrido.

Escribir una canción como Holy Mountain, que trata sobre la belleza en la verdad y mujeres hermosas, bares, usar drogas y todo eso, es un acto revolucionario en el mundo de hoy. Es muy fácil ser consumido por el odio y la amargura. Y si la gente lo hace, buena suerte. No es algo que yo quiera.

¿Cómo te has sentido a raíz de los ataques en Mánchester?

Sorprendido, horrorizado, triste, bravo. Después te sientes un poco indefenso porque sabes que va a pasar otra vez. Parece que nuestro gobierno no tiene el poder para detener esta mierda. Y yo tengo hijos que están creciendo en Londres, están cogiendo el metro, yo uso el metro, todos usamos el transporte público, mientras hay terroristas andando libres por la ciudad. Y este gobierno, el anterior y el siguiente no tienen el poder para pararlos por una puta idea hippie sobre las creencias religiosas de la gente. A la mierda esos hijos de puta.

¿Y cómo te sientes después de que Don’t Look Back in Anger se convirtiera en un himno tras los ataque?

Bueno, como compositor vives con la esperanza o el sueño de que las canciones que escribas tengan un significado para la gente. Ahora, Don’t Look Back in Anger ya era un himno putamente grande antes de que ese loco pusiera la bomba en el coliseo. Ya era una cosa muy grande. Pero cuando esa chica empieza a cantarla durante ese minuto de silencio, fue muy fuerte. Hace poco la canté en el concierto de Mánchester y hay una parte tuya que [hace gestos de algo muy grande] ¡Wow! Pero una parte más grande desea que nunca hubiera pasado eso y prefiere que tu canción siga siendo lo que era antes.

Hasta que esa chica la cantó, esa canción era sobre no arrepentirse. Era sobre una mujer llamada Sally que vio que su vida pasó muy rápido, pero a ella no le importó. Levantó su copa y dijo “No tengo arrepentimientos”. En el momento en el que ella empieza a cantarla, se convierte en un himno de resistencia. Y es increíble para un compositor que una canción signifique tanto para la gente.

¿Te invitaron a tocar en el concierto?

Sí, cuando reabrieron el coliseo, sí. Fue un momento muy fuerte porque algunas víctimas estaban ahí y algunos familiares de los que murieron también. Fue algo pesado, pero al mismo inspirador.

Definitely Maybe fue el álbum debut más vendido en la historia del Reino Unido, hay mucha diferencia con esta época en la que nadie quiere pagar por un disco…

Significa que si no puedes tocar en vivo tienes que buscarte otro puto trabajo porque no vas a tener plata. Pero no sé. Me alegra haber vivido en los 90, cuando los discos y todo eso tenía un significado para las personas. Ahora todo es entretenimiento. Y la música refleja eso. En el negocio de la música, ahora la gente no es dueña de nada. Lo alquilan. Alquilas música de Spotify. No me lo alquilan a mí. Así que no sé, eso me cuesta. Me asegura más gente joven en mis conciertos, pero no sé. No compran discos.

¿Y se puede arreglar?

No. Eso ya pasó. Al final de esta década nadie va a comprar discos. Todo va a ser por streaming.

Alguna vez dijiste que eras un gato y que Liam era un perro. ¿Sigues pensando eso?

Creo que yo soy un águila y Liam es una paloma común y corriente.

En otra ocasión dijiste que la fuerza de Oasis estaba en la relación entre ustedes y por eso fue que se terminó. Pero en términos musicales, ¿lo extrañas?

¿Musicalmente? [Muchas risas] No. [Más risas].


Deja tu opinión sobre el articulo: