El nuevo sabor Gourmet de Orishas

Hablamos con Yotuel Romero sobre este nuevo disco, el reencuentro con Ruzzo y Roldán, y de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.


POR LIZ DÍAZ | 09 Feb de 2018


Sí, en ROLLING STONE también nos gusta la culinaria, sobre todo si entre sus ingredientes hay voces hispanoamericanas, raíces cubanas, una pizca de sabor colombiano, mucha diversidad y tradición. Eso es lo que presentará Gourmet, el próximo disco de la banda cubana Orishas que después de 7 años de separación se une para crear nueva música y salir de gira que pasará por Bogotá el 17 de febrero en el marco del Jamming Festival, el evento que este año contará con artistas como Damian Marley, Los Fabulosos Cadillac y Kase.O. Hablamos con Yotuel, líder de la banda, sobre este nuevo trabajo y sus colaboraciones artísticas, el reencuentro con Ruzzo y Roldán, y las nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Con Sastre de tu amor, Orishas nos ha dado un abrebocas de lo que será Gourmet ¿por qué ese nombre para el disco y qué más podremos encontrar?

Estábamos cocinando el día que decidimos el nombre. En el proceso nos dimos cuenta de que los latinoamericanos nos esmeramos en preparar bien nuestros platos de comida, con esa misma dedicación estamos produciendo este disco que tiene un ingrediente único: el hecho de habernos separado y volver. También nos dimos cuenta que cada colaboración que estábamos usando en el disco era como tener un condimento oriundo de cada país, ese sazón y calidad únicos de cada cultura.

Entendimos que nuestra música no es de comer y tirar como hay tantas por ahí. La música de Orishas es para ocasiones especiales, para momentos memorables, para recordar anécdotas. Y es que el único momento de la vida en que los cinco sentidos se ponen en función de algo es cuando uno come, por eso ese momento es tan importante para nosotros los latinos. Así que queríamos traducir esto a la música; que cuando escuchen el nuevo disco de Orishas lo puedan saborear. Nos gusta pensar que cuando la gente escuche algunas canciones de Gourmet podrán oler el lulo fresco, oler el mango y oler el campo de donde venimos. Personalmente quiero cambiarle el concepto a la música porque ya no se escucha sino se come, pero al final hay comidas que te alimentan y otras que simplemente te dejan lleno.

En el disco encontraremos una colaboración con el colombiano Silvestre Dangond ¿por qué fue el artista elegido para ser la cuota colombiana en Gourmet?

Fue muy lindo cuando me senté a hablar con Silvestre en el estudio porque yo venía escuchando la música que hace, y él por su parte venía con historias de Orishas que lo inspiraron cuando escuchaba nuestros primeros discos, así que de alguna manera ya nos conocíamos musicalmente hablando. Pero el hecho de haber conocido en ese momento de dónde viene él, cómo habla y sus costumbres, era lo que me faltaba para saber que él era el que necesitábamos porque sus orígenes son en el campo, en la tierra colorada por el sol y el broche de oro fue su voz de guajiro, muy campesino. Ahí se me fueron todas las dudas porque concluí que él representa la naturaleza de Orishas porque nuestras cadenas de oro y nuestros brillantes tienen el mismo color; a tierra, a campo, a sembrados de maíz, de arroz, a recogida de fríjoles. Es entonces cuando se mezclan nuestras filosofías, muy reales por cierto, de venir del pueblo y haber hecho música para el pueblo.

Nuestra música hip hop es fusionada con lo autóctono de Cuba, con la rumba, con el bembé y todo lo que representa el afro mestizaje que tenemos en nuestra tierra. La relación guajira con Dangond también hace que sonoramente nuestras canciones estén muy ligadas a lo que él le canta a su gente.

Parece que con cada canción de este nuevo álbum pretenden transportar a quien los escucha a diferentes paisajes cubanos, pero con un elemento más electrónico ¿cómo fue ese proceso creativo?

A Orishas siempre le ha gustado fusionar el género urbano con nuestra tradición. Por supuesto que este tipo de música ha cambiado, tiene otro sonido, el público que lo escucha es diferente, entonces lo que hemos intentado es tomarlo seriamente y fusionarlo con nuestra raíz que nunca ha cambiado. Por eso, hay momentos de Gourmet en los que escucharán sonidos que aunque parezcan nuevos corresponden es a lo urbano, porque eso es lo que somos, un grupo urbano, no somos un grupo de música campesina, ni de salsa, sino de hip hop-fusión desde hace más de 19 años. De hecho, somos prácticamente los creadores del género urbano junto a Daddy Yankee y Tego Calderón. Fuimos los primeros en decirle al mundo que los latinos tenemos otro sonido y cada cual tiene su sazón y adobo.

Esa relación entre música y comida también fue muy importante para nosotros. A la mayoría de los latinos nos encanta la cultura que se genera alrededor de la comida porque los grandes momentos en familia siempre están ligados a esos platos tradicionales. De hecho somos pobres pero ahorramos cada mes para esa fiesta especial de diciembre que lleva cerdo asado, arroz con gandules o fríjoles, tamales; para intentar comer, casi como un ritual de agradecimiento, lo que no pudimos a lo largo del año. Lo que estamos haciendo para este disco es preparando un plato cocinado a fuego lento, sin afanes, sin pensar si sonamos en la radio, si estamos pegados o no, escogiendo las mejores especies de cada región, cortando la cebolla bien finita para preparar el caldo y luego el arroz, es decir, el arte de cocinar es también el arte de hacer un disco como Gourmet.

Hablando de esos ingredientes ¿cómo fue trabajar con Melendi y llegar a esas notas españolas que se escuchan en Sastre de tu amor?

Trabajar con él fue espectacular. Cuando coincidimos empezamos a hablar de Cuba y quedé totalmente sorprendido por el amor que Melendi le tiene a mi tierra porque cuando estás lejos de tu país y llegas a otro donde te encuentras a alguien que habla de tu cultura con tanta propiedad y cariño, sin duda alguna te enamora. Pero además él sacó una canción que habla de la mujer cubana con tanta entrega y pasión, sabiendo que muchas veces se dicen tantas cosas feas de nuestras mujeres al igual que de las colombianas, que cuando escuchas a un artista que con tanta devoción hace una canción tan respetuosa y bella para la mujer de tu país, te infla el orgullo y me lleva a pensar en mi madre que es cubana. Desde ahí empezamos con una confianza que va más allá de la música, que nos llevó a crear esta canción con un poco de merengue, que es tan poéticamente sensual, que le habla directo a la mujer, que le dice cosas bonitas y le suma la voz característica de Melendi para hacerla más romántica. Con Sastre de tu amor Orishas quiere darles a ellas las riendas, ese poder femenino de decidir lo que quieran porque el hombre es solamente un sastre.

¿Cómo ha sido estar juntos nuevamente para crear un disco, cómo es la dinámica de la banda ahora?

Todas las rupturas son dolorosas porque vienes acostumbrado a un ritmo particular de trabajo y que de buenas a primeras todo desaparezca no es nada fácil. Desaparecen los amigos, los aduladores, los managers, las compañías, los fanáticos, se cae el impulso.

En mi caso seguí trabajando como productor y compositor. Tuve la oportunidad de dirigir a todo un equipo para producir el nuevo disco de Ricky Martin y también componer canciones como La Mordidita y Perdóname, grandes éxitos que me llevaron a más trabajos con Chayanne y la canción Madre Tierra, luego con Diego Torres y Rubén Baldes para Hoy es domingo y eso me llevó a abrir mi propio sello discográfico que me permitiera descubrir nuevos talentos cubanos en donde pudiera encontrar a un grupo como Orishas, pero no hubo nada igual. Así que viajé a La Habana intentando encontrar esa sonoridad que traía en mi cabeza y estando ahí pensé “lo único que tengo que hacer es llamar a Roldán y Ruzzo para decirles ‘empecemos de nuevo’ y eso fue lo que hice. Entonces los convencí de trabajar con una nueva visión en mi propia compañía y mira cómo es la vida; Orishas se crearon en el año 2000 y 17 años después firmo con la banda en mi propia compañía, eso es como un sueño hecho realidad. A partir de ahí empiezo a preparar y diseñar Gourmet que con Sastre de tu amor les mostramos el aperitivo, falta el plato fuerte y después el postre.

Cambiando de tema, ¿cómo es la perspectiva de Orishas respecto a la transición del país en su nueva relación con Estados Unidos?

Para cualquier cubano tener esta oportunidad de que tu país se abra al mundo y que empiece a progresar una Cuba para su gente, que puedan vivir de un trabajo, hacer dinero propio, mantener a una familia, es un sueño. Tengo muchos amigos que estaban afuera y vendieron todo lo que tenían para regresar al país a crear sus negocios y seguir viviendo en este paraíso cómodamente con todas las necesidades cubiertas. Eso de verdad es un sueño.

Tuve que migrar cuando con la banda empezamos a hacer rap cubano, el país no estaba preparado para eso. Además en esa época el rap era una música socialmente mal vista y eso imposibilitó el trabajo. Pero hoy hay gente muy feliz en la isla, que viven honradamente y que definitivamente no quieren irse y pienso, “Qué bonito es poder trabajar en tu país y quedarte con tu gente, con tus raíces”, ahora solo nos queda esperar pero por ahora estamos contentos por las barreras que se rompieron y por esos estigmas que nos quitaron.


Deja tu opinión sobre el artículo: