P&R - Doble Porción

Métricas Frías, Mañas y Soul AM hablan sobre su público, el vínculo entre la moda y la música y su próximo álbum. El trío de Medellín quiere brillar sin importar lo que piensen los demás.


POR DAVID VALDÉS | 31 Jul de 2018

Doble Porción hace parte del colectivo Moebiuz, que también integra Crudo Means Raw, Granuja y Zof Ziro.


Unas horas antes de lanzar sus beats y sus punchlines en el Auditorio Lumiere de Bogotá y ser coreados por el público, hablamos con Doble Porción, el grupo que conforman Métricas Frías (Santiago), Mañas (Julián) y Soul AM (Andrés), también integrantes del colectivo Moebiuz.

Su vestimenta es extravagante y única: Mañas con una camisa color oro y tenis negros, Métricas con una camiseta de Kurt Cobain y un pantalón blanco y negro y Soul, más reservado, con colores oscuros. Y los tres también tienen gustos musicales distintos. A Mañas le encanta el vallenato, a Métricas el post hardcore y a Soul el jazz. Aun así, el rap es su diario vivir y cuando entran al estudio se entienden a la perfección.

Después de debutar con El abrebocas, Doble Porción se abrió paso y conquistó con sus historias del diario vivir a miles. Manzanas a la vuelta, su último LP, fue el artífice de su consagración en un público heterogéneo, entre “abogados y arquitectos, deportistas, grillas y pillos expertos”, como proclaman en su éxito Roca n’ ron.

Al igual que Granuja, Crudo Means Raw y Zof Ziro, Doble Porción despegó dentro de la escena hasta convertirse en uno de los exponentes más grandes de la nueva ola de hip hop colombiano. Después de sus últimos lanzamientos (R.E.Z.A., Curt Kovein y Hell N.O.W.), con un sonido más trap, ha habido fans que les han dado la espalda, pero ellos no flaquean. “Cuando hablábamos de drogas y mujeres con un beat de rap era normal. Y ahora, con un beat de trap, nos dicen que somos una mierda”, reclama Métricas Frías.

¿Qué los motivó a rapear?

Mañas: A mí me llevó a rapear el gusto por la música. Un primo tenía discos de La Etnnia que era popular en ese momento. Pero luego me pasaron música en inglés como Heltah Skeltah. A mí me volvió rapero un tema que se llama Sean Price… yo me preguntaba cómo hacer eso.

Métricas Frías: A mí me gustaba escribir. Cuando Julián me conoció yo tenía palabras por todos lados en mi cuarto.

Mañas: Era un caos. Un montón de papeles con letras, sin orden.

Hace poco hablamos con Crudo y nos comentó que el “boom” de raperos en Medellín parecía una coincidencia. ¿Cómo lo vivieron ustedes?

Métricas Frías: Yo creo que invertir tanto tiempo y energía tuvo un resultado. Yo lo llamo el “efecto bola de nieve”. Todo el trabajo se masificó y avanzó.

Mañas: Nosotros hemos ayudado otros proyectos, porque de verdad tenemos fe en que salgan a flote. A nosotros nos tocó hacer todo solos, pero unidos. Es muy duro empezar en el rap porque nadie te da una pista o el espacio para ir a grabar. Si uno tiene y ve alguien con talento, qué le cuesta llevarlo al estudio. Pero la gente solo ve que nos pintamos el pelo…

Ese cambio ha generado mucha controversia.

Soul AM: No solo es rapear o hacer beats, sino dar una imagen. La gente no se da cuenta de eso. Vos ves a Bruno Mars con Chanel, y a Maluma y a J Balvin en desfiles.

Métricas Frías: La estética y la moda siempre van ligada a la música y en el rap quisimos matar eso. Al rap lo habían martirizado. La gente se le quitó el estigma y nosotros lo hicimos ver más cool, por así decirlo. La música llegó a universitarios y a pelaos con plata. A un concierto puede ir desde la persona más malandra hasta la persona más estudiada.

¿Cómo recibieron a ese nuevo público?

Métricas Frías: Son dos. Hay uno que solo le gusta criticar y crucificar cuando cambias. Hay otro, el nuevo, que consume la música, compra los productos, paga las boletas y apoya. Pero son igual de importantes. El primero ayuda con el voz a voz para masificar la música y el segundo nos ayuda a crear industria, porque lo que siempre ha faltado es la plata.

Mañas: Pero también falta que los artistas se liberen más y sean como son. Que dejen de portarse como el público quiera y pierdan el miedo.

Manzanas a la vuelta es oscuro y depresivo. Hablaban de sus vivencias, de drogas y de mujeres. ¿De qué hablarán en su próximo álbum?

Métricas Frías: De lo mismo, pero en otro contexto. Nosotros no sabemos hablar de más cosas, solo lo que nos pase. Doble Porción siempre se ha caracterizado por ser muy personal.

Soul AM: El ser humano siempre está en prueba de lo mismo. El sexo, las drogas y las adicciones, las mujeres; todo eso siempre está. Pero estamos en una faceta más madura, con nuevas vivencias y con nuevos personajes.

Mañas: Hemos grabado por ahí 14 o 15 temas y más o menos cinco nos han gustado. HELL N.O.W., Curt Kovein y R.E.Z.A. son sencillos que no estarán en el disco.

Y en términos instrumentales, ¿en qué se diferencia del anterior LP?

Soul AM: Será más atmosférico. Nos queríamos salir del entorno y conocer otros productores de la escena como The Rude Boys (de Maluma), Sky (de J Balvin) y Juan Sinatra. Eso abrió el panorama.

Métricas Frías: A mí me gusta la música dopada, espacial, pero enérgica. Que suene dulce, pero sucio.

¿Por qué tienen esa afinidad por hablar de personajes como Jake LaMotta, Kurt Cobain o Diomedes Díaz?

Métricas Frías: Yo siempre he hecho esas referencias porque tuve una época en la que no parchaba mucho y me quedaba encerrado en la casa viendo series y películas, y todo eso me nutrió la cabeza.

Mañas: Uno habla de los personajes que lo representan. A mí me gusta Héctor Lavoe o Diomedes Díaz, por la liberación y el éxito. Por ser escandalosos y genios.

¿Qué artistas están escuchando en este momenzto?

Métricas Frías: TEKASHI69, Margarita Siempre Viva y XXXTENTACION.

Mañas: Travis Scott, Thomas Parr y Fenix.

Soul AM: Kendrick Lamar y Yellow Days.


Deja tu opinión sobre el artículo: