Father John Misty

La mente más aguda del folk rock explica su oscura visión del mundo, y por qué no hay dignidad en la industria musical


POR ANDY GREENE | 10 May de 2017

Foto por: Guy Lowndes


Es lunes por la tarde en Nueva York, pero Father John Misty ya tomó un LSD. “Me ayuda con mi ansiedad y depresión”, dice (su nombre real es Josh Tillman) echado en un sofá del Bowery Hotel. “Es algo que me funciona”. 36 horas antes el cantante hizo su aparición más importante hasta la fecha en Saturday Night Live, interpretando dos canciones de Pure Comedy, su morboso y graciosísimo tercer LP, que tiene una visión dura del narcisismo, la adicción a Internet y la cultura políticamente correcta en la era de Trump. “No podía creer que me hayan contratado”, dice Tillman, quien tocó batería en Fleet Foxes hasta 2012 y logró la fama con I Love You, Honeybear de 2015. El afterparty de SNL fue todo lo que se había imaginado: “Era decadente. Creo que salí hasta la tarde del siguiente día”.

En SNL cantaste la frase: “Acostarse con Taylor Swift cada noche en un Oculus Rift [aparato de realidad virtual]”. Hubo mucha indignación después. Debiste anticipar que eso iba a pasar.

La prensa no logra la atención de la gente escribiendo: “Un tipo canta del potencial narcótico y los riesgos espirituales del entretenimiento”. ¿Y quién más rima con Oculus Rift? Perdí el sueño porque sabía lo que estaba haciendo. Hice toda clase de acrobacias mentales para evitarlo y cambiar la letra, pero finalmente tuve que cantar lo que escribí. Nada que haga va a tener a la gente contenta cuando está decidida a salirse de quicio. Hay algo de ignorancia intencional al ignorar que la canción dice más que eso.

De todas maneras, es difícil pensar en una sola persona en la Tierra que cause una mayor reacción que ella.

Claro, eso la convierte en un tema perfecto para una canción. En algún punto tenemos que madurar. Bob Dylan aludía a las actrices para fijar un argumento sobre la cultura.

Fuiste criado en un hogar evangélico estricto. ¿Puedes entender por qué los evangélicos votaron tanto por Trump?

En los últimos 20 años hemos considerado a los conservadores como gente moralista y financieramente austera que cree en la dignidad y la libertad de expresión. Con Donald Trump hemos visto que nada de eso les importa un carajo. Lo aplauden mientras le inyecta un trillón de dólares fantasma a la economía, aumenta el Ejército y les quita impuestos a los más ricos. Claramente no es un cristiano. Lo que muestra es que el centro de su visión del mundo es una cultura del resentimiento. Eso es lo que resuena en medio de todo. Hay muchísimo odio por Hillary Clinton en ese mundo en el que gente como mis padres vota por Donald Trump.

¿Qué obligación tienen los artistas de combatir a Trump?

La gente me sigue preguntando qué iba a hacer en SNL. Creo que solo tienes que inventar cosas si tu música no tiene significado. Los artistas tienen que preguntarse si pueden seguir viviendo mientras cantan sobre desamores. Lorde estará la otra semana en el programa. La dicotomía entre mi presentación y la de ella… no voy a seguir hablando de esto. Necesitamos entender que puede haber tipos diferentes de música. Pero la gente solo quiere victorias simbólicas en la música pop, donde puedes proyectar un vago feminismo aunque la industria es tan claramente misógina. Si es lo suficientemente vago, los narcisistas pueden proyectarse. Y estamos viviendo en una cultura narcisista, así que todo tiene sentido.

Es difícil no desanimarse oyendo Pure Comedy

Bueno, hay una diferencia entre arte y entretenimiento. El entretenimiento es sobre olvidar tu vida y el arte te la recuerda. A veces recordar tu vida involucra emociones más fuertes que el brillo narcótico del entretenimiento. Jimmy Fallon es un puto animador. Lo que yo trato de hacer es más que entretener.

Foto por: Grant James
Foto por: Grant James

Has tenido créditos por componer en canciones de los nuevos álbumes de Lady Gaga y Beyoncé. ¿Qué te enseñaron esas experiencias?

Debo tener cuidado, pero voy a decir esto: cuando la persona promedio se imagina cómo se hace un álbum se imagina gente en estudio tocando en grupo y que el artista toma las riendas. Incluso cuando oyen que alguien más escribió la canción, presumen que es una especie de ajuste menor. Es interesante cuando los fans se enteran de que otra persona, que es una especie de mayorista, escribió una canción. Se molestan. Lo que se ve en algunos sectores de la intelectualidad musical es la idea de que la música pop está basada en el feminismo. Pero esta industria es horrible con las mujeres.

¿En qué sentido es horrible?

Hay muy poca dignidad. En los 90 la industria decidió que ya no quería trabajar con artistas porque son un dolor de cabeza. Resolvieron: “Necesitamos gente que sueñe con ser una estrella pop. En lugar de gente que trabaje para hacer música, gente que se someta a lo que sea”. La idea chistosa e incoherente de que el feminismo es un resultado de ese mundo me saca de quicio.

Sigues con Sub Pop, una disquera independiente, después de vender 250 mil álbumes. ¿Te tentaron para firmar con una multinacional?

Hablé con todas las disqueras grandes. Hacen un truco mental Jedi: “Es momento de ir al siguiente nivel”. He visto personas inteligentes y con principios intentándolo, pero nunca funciona. Pero mientras te digan “es tiempo de ir al siguiente nivel”, se te olvida todo eso. Hay muchas otras cosas a las que he dicho que no. Me pidieron una audición para la segunda temporada de Stranger Things. No quería ese nivel de exposición. No quería ser famoso en TV.

¿Hace cuánto tomaste ácido?

Hace tres horas.

¿Tomaste antes de SNL?

Mm-hmm. Es como ser marihuanero. No estoy en un viaje psicodélico todo el tiempo.

Will Heath/NBC
Will Heath/NBC

¿Te preocupa dañar tu cerebro como Syd Barrett o Brian Wilson?

Con ellos el peligro real estuvo en la primera vez que lo tomaron. Puede exacerbar condiciones preexistentes, como la esquizofrenia. Yo no estoy listo para dejarlo. Creo que vivir es un riesgo. En los próximos años vamos a empezar a ver los efectos a largo plazo de los celulares.

Hace poco borraste tus cuentas de Twitter e Instagram. ¿Por qué?

Estaba en el estudio trabajando en el álbum y me distraía. Pero piensa cómo se vería Twitter si fuera un espacio físico y la gente que estuviera ahí hablara así. ¿Quisieras estar ahí? Hay momentos en que entro y dejo que la gente me insulte. Es como autolesionarse.

Te describen como un “favorito de los hípsters”. ¿Te molesta?

No. ¿Cuáles son los rasgos de un hípster? Gente mezquina a la que le gusta juzgar, gente bonita que dice “yo soy más cool”. En el centro hay alguien que dice que tú no eres tan genial como crees, o sea que me están diciendo que ellos son más cool o más auténticos que yo. ¿Y no es eso lo que hace un hípster?

También te han llamado “insufrible” y “súper blanco” en Internet.

De nuevo, son personas blancas las que dicen eso.

Muchas de las canciones de tu nuevo álbum me recordaron a On the Beach de Neil Young.

Creo que alguien debería abrir una página en la que escribieran sobre música de manera moderna —en el sentido interseccional de los guerreros de la justicia— sobre álbumes viejos. Sobre On the Beach dirían: “Genial, otro tipo blanco cantando sobre lo difícil que es ser blanco”.


Deja tu opinión sobre el articulo: