Julian Casablancas & The Voidz: Persiguiendo el futuro

El icónico vocalista y su nueva hermandad confiesan las verdaderas ambiciones detrás de su nuevo proyecto, y por qué no les importa decepcionar a los fans de The Strokes


POR JUAN F. RAMÍREZ | 25 Oct de 2017

Julian Casablancas en vivo (Fotografía de David Micolta/Cortesía de Páramo)


Algunos meses después de su primera visita con The Strokes, Julian Casablancas regresó a Colombia, haciendo caso omiso de las muchas críticas que recibió la banda en su concierto. El (¿ex?) líder de The Strokes ahora gira con The Voidz, un nuevo formato en el que el frontman parece estar muy a gusto. Con un sonido irreconocible y experimental, Casablancas ha intentado desmarcarse de la popularidad de su primera banda y la reciente oleada de nostalgia por los días en los que el indie dominaba la radio.

Casablancas aceptó hablar con ROLLING STONE, acompañado de su banda (con la salvedad del guitarrista Amir Yaghamai, quien se cuidaba de una gripa).

La gira “Hollywood Bolivar” pasará por lugares a los que muchas bandas no visitan, como Medellín y Barranquilla. ¿Qué impresión tuvieron de estas ciudades?

Jake Bercovici: A todos nos gustó mucho Medellín desde el momento en que llegamos. Es una ciudad con una belleza y una energía especial. No vimos tanto la ciudad de Barranquilla, solo vimos bien el lugar, que estaba camino a la playa.

Julian Casablancas: Era junto al mar, increíble (con énfasis).

Jake Bercovici: Pero tienes razón que son partes diferentes del país. ¿Quién decidió eso? (mirando a Casablancas).

Julian Casablancas: No sé, yo no fui parte de la organización. Entregué una lista con todos los lugares a los que yo quería ir. Muchos no se pudieron.

¿Cómo cuáles?

Ecuador, Bolivia, Cuba, Venezuela…

¿Qué oyeron de Venezuela?

Que era demasiado inestable. Y yo dije “¡qué va!” [con sarcasmo]. Pero creo que la historia que cuenta todo el mundo tal vez no es la verdad. Quería ir, estar con la gente y hacer algo sin carácter político. Creo que la gente lo habría agradecido.

En esta gira han estrenado varias canciones nuevas. ¿Qué pueden adelantarnos del nuevo trabajo?

Jake Bercovici: Tenemos muchas canciones grabadas. Todavía estamos tratando de descifrar cuáles queremos poner en el álbum. Estamos guardando algunas que nos entusiasman y tocando algunas que nos gustan. Estamos haciendo lo que nos resulte más natural en términos de ensayo y del setlist. Una mezcla de lo viejo y lo nuevo, pero estamos guardando algunas cosas.

Entiendo que el nuevo álbum está en una etapa preliminar.

Jake Bercovici: Creo que está casi listo. Saldrá a comienzos del otro año.

Beardo: Siempre es bueno tener tiempo para probar las canciones antes de finalizar el álbum (en vivo). Puedes cambiar cosas que suenan muy complicadas, empiezas a ver la vida de la canción. Algunas cambian cuando las tocas en vivo, puedes empezar a pensar que deberían sonar más duro, tener una percusión diferente, cambiar el tempo. Siempre es un privilegio poder tener la oportunidad de tocarlas en vivo.

Eso me llama la atención, teniendo en cuenta que Julian lidera su propia disquera. ¿Qué representa este tipo de estrategias de gira y de promoción para la banda?

Julian Casablancas: Honestamente es nuestro propio ritual, nuestro vudú con el público. Queremos construir una conexión. Hemos recibido mucho amor de la gente en Latinoamérica. No queríamos simplemente entrar y salir de los festivales. Me pregunté: ¿por qué no podemos hacer acá una gira como en Estados Unidos y Europa? Sí, la logística es difícil. Pero queríamos intentarlo y de paso, crecer como banda. Queremos regresar e ir a todavía más lugares. Siempre me ha interesado su cultura, la historia y la política. Además de las diferencias entre cada país. Quiero quedarme en un país y girar por sus ciudades.

¿Qué tan importante ha sido tu experiencia con Cult Records?

Julian Casablancas: Honestamente, a veces me frustra que las cosas que me apasionan no estén en el mainstream. Hay tanta música interesante en todo el mundo, y la gente se quiere quedar en el rock comercial. Por eso hemos salido de gira con Rey Pila y Promiseland.

Durante el show del pasado 12 de octubre, en Bogotá (Fotografía de David Micolta/Cortesía de Páramo)
Durante el show del pasado 12 de octubre, en Bogotá (Fotografía de David Micolta/Cortesía de Páramo)


A pesar del nombre Julian Casablancas & The Voidz, es palpable que ustedes funcionan como una banda…

Julian Casablancas: Bueno, en realidad soy un tirano [se ríe]. No, en realidad es una cosa que no decido yo, puede ser para vender boletas, no lo sé. En el fondo ese nombre [Julian Casablancas & The…] no nos representa. En el fondo siempre hemos sido simplemente The Voidz. No sé, tal vez el otro nombre nos ayuda a pagar el viaje, y así podemos venir a todos estos lugares geniales.

Human Sadness tiene una onda muy apocalíptica. ¿Tiene esto algo que ver con tu participación reciente en política? [Casablancas hizo varias declaraciones de apoyo a Bernie Sanders]

Julian Casablancas: No creo que sea interesante decirle a la gente por quién votar. Pero estamos en una sociedad con niveles medievales de desigualdad. Demasiado distraída por el lujo. No me malinterpretes, que viva el capitalismo. Pero las cosas están llegando a un punto muy jodido.

¿Cómo fue tu experiencia grabando el último EP con The Strokes?

Julian Casablancas [después de varios segundos de silencio]: Estuvo bien. Creo que nuestro nuevo álbum con The Voidz es un intento de que a la gente le guste tanto como a nosotros nos gustó Tyranny. Entendemos que para la gente fuera extraño. Eso tiene que ver mucho con el hecho de que la gente lo compara con otras cosas…

¿Te refieres a The Strokes?

Definitivamente. Si estás oyendo una canción de Crystal Castles no vas a decir “¿por qué son tan raras las voces?”. Es estúpido, no lo entiendo. Que la gente sea tan limitada en 2017. OK Spotify, tú ganas. ¡Váyanse a la mierda!

¿Ha sido difícil para la banda acoplarse a las expectativas comerciales de la gente?

¿Difícil? En un 90% nos vale mierda, el otro 10% en nosotros quiere crear música interesante que pueda sonar en el mainstream. Si a la gente lo que le importa es la nostalgia, repasar esas emociones, lo acepto. Pero creo que es un poco tonto. Ese es mi propósito, navegar entre esos dos mundos.

El sonido de The Voidz es muy experimental. Constantemente buscan definir un sonido “del futuro”…

Jake Bercovici: Para mí es así. Nada es completamente original, pero hay cosas que nos gusta apropiar como colectivo. Siempre hemos querido recorrer nuevo territorio y no seguir lo que ya existe. Queremos llevar el lenguaje en una nueva dirección. En cierta forma lo hicimos al revés, en Tyranny quisimos darle rienda suelta a todas las ideas, que existiera en su propio universo. Creo que el siguiente álbum tiene menos capas. En el primero hicimos una atmósfera para contarle a la gente lo que íbamos a representar. Ahora tenemos la misma gente, el mismo color. Y lo hicimos en Los Ángeles.

Beardo: Todo en la vida es así. El piano ha sonado siempre de cierta forma, la gente lleva cientos de años usando blue jeans [en ese momento, Alex Carapetis toca el piano del hotel y los demás ríen]. Pero todo evoluciona, la gente usa lo que ha visto. Las emociones son lo único original. Con eso tomas lo que tienes a la mano para construir lo que sientes a un nivel emocional. Cuando mezclas todo consigues sueños, emociones e influencias. Juntos hacemos algo que ninguna de las partes habría podido hacer solo. Es la belleza de esta banda.

Me llama la atención que traten de hacer algo con aspiraciones futuristas que al mismo tiempo, suena tan nostálgico. Eso es algo similar a lo que Julian hizo con The Strokes.

Julian Casablancas: Sí, yo diría que es así. Pero cuando usamos cosas que hablan del pasado con The Voidz siempre tratamos de que sean cosas que no han sido debidamente descubiertas, o que no han sido lo suficientemente apreciadas…y deberían serlo. Queremos hacer música cool y underground que venga de culturas diferentes. Queremos que sea relevante.

¿Es eso similar a lo que querías hacer con Is This It? Especialmente porque en ese momento dijiste que querías que sonara a una banda del futuro viajando al pasado.

Julian Casablancas: Sí, pero ese álbum fue hecho esencialmente con computadores. Son puros plug-ins. Is This It no fue grabado en una granja, respondía mucho a la tecnología de esa época. El material de The Voidz tiene mucha menos producción, especialmente el nuevo álbum.

Y además en The Voidz confluyen ritmos de diferentes partes del mundo.

Julian Casablancas: Eso es gracias a Alex [Carapetis]. Su percusión tiene influencias del hip hop y de ritmos africanos. Toca a otro nivel. Nosotros nos inspiramos en eso. Tiene una versatilidad que no te da un baterista de rock. Eso te inspira a aventurarte.

[Carapetis, quien no ha hablado, pero ha hecho varias bromas en el fondo, da una pequeña venia y concluimos la entrevista].


Deja tu opinión sobre el articulo: