Lars Ulrich de Metallica explica cómo Kill ‘Em All influenció el nuevo álbum

El baterista habló del álbum Hardwired… to Self-Destruct horas antes de que saliera su primer sencillo, Hardwired


POR KORY GROW | 19 Aug de 2016

Lars Ulrich habla del anticipado disco de Metallica, Hardwired… to Self-Destruct y su canción thrash, Hardwired. Shirlaine Forrest/WireImage/Getty


La cabeza de Lars Ulrich da vueltas. Horas antes de nuestra conversación, el baterista debutó una furiosa nueva canción de Metallica, la poderosa Hardwired, en una emisión de Facebook Live y anunció que el grupo sacaría un nuevo álbum, Hardwired… to Self-Destruct. El disco, que contiene 12 canciones nuevas y que representa más de 80 minutos de música en dos discos, será el primero de Metallica desde Death Magnetic de 2008 y el primer larga duración desde su colaboración con Lou Reed, Lulu, de 2011. Pero hay una trampa: en este momento el álbum todavía está en obra.

“Rob [Trujillo] está abajo en este momento volviendo a hacer el bajo y uno de los versos de una canción”, dice Ulrich. “La gente dice ‘¿Qué piensas del nuevo disco?’ Y ni siquiera sé porque aún no está listo. Toda la semana he tenido la mente jodida”.

Además de grabaciones extras, Metallica ha estado ensayando esta semana para su concierto en Minneapolis del sábado. Ulrich dice que no fue hasta el lunes que él y sus compañeros de banda tocaron Hardwired juntos por primera vez, ya que la grabaron instrumento por instrumento. Sin embargo, está feliz con la recepción que la canción ha tenido hasta ahora. “He estado recibiendo muchos mensajes geniales de varios amigos hoy de cuánto les gusta la nueva canción”, dice durante una charla a profundidad con ROLLING STONE sobre el nuevo álbum. “Es un buen momento para estar vivo”.

Hardwired apenas dura tres minutos. ¿Todo el álbum es así de conciso?

Un poco. De hecho esa es la última canción que escribimos para el disco. Empezamos este álbum con una lluvia de ideas. Su forma, como una colección de canciones, no fue el enfoque hasta que nos adentramos en él. En ese punto, las canciones se estaban poniendo más compactas, cortas y escuetas.

Hace un par de meses, estábamos sentados allí revisando el material del disco y pensamos que tal vez deberíamos escribir una canción más rápida, más loca, y eso terminó siendo Hardwired. Solo sucedió de momento. Creo que James [Hetfield] y yo la escribimos y grabamos en menos de una semana lo que, para nosotros, es básicamente un nanosegundo [risas].

¿Cómo fue el proceso de revisión de las ideas para las canciones al principio?

Grabamos todo lo que hacemos. Cuando empezamos el álbum, tenía un Ipod con más de 1500 ideas de canciones, jams y riffs, y cada una tenía un número. Hacía largos viajes por carretera y las escuchaba durante horas y horas. Escribía “La 912 suena como una buena idea” [risas]. Luego James y yo empezamos a conectar los puntos hace como un año, año y medio. Fue allí cuando las canciones empezaron a tomar forma.

¿Cuándo fue que las canciones tomaron forma?

Escribimos la mayoría de las canciones en el otoño de 2014 y la primavera de 2015.

Cuando hicieron Death Magnetic, su productor Rick Rubin, les ayudó a entender cómo debería sonar el álbum. ¿Cuáles eran sus metas con Hardwired?

Originalmente queríamos continuar en donde habíamos quedado. Desde Death Magnetic, hemos estado dando vueltas: hicimos lo de Lou Reed, una mezcla de Ronnie Dio-Rainbow, una versión de Deep Purple y obviamente la película se demoró dos años. Greg Fidelman, el productor de este disco, ha estado trabajando con nosotros tiempo completo desde entonces. No habíamos tenido tiempo de sentarnos y pensar qué estábamos haciendo.

Así que no fue hasta que avanzamos en el proceso que revisamos lo que estábamos haciendo y nos preguntamos qué tratábamos de decir con el álbum. Fue ahí cuando las cosas se formaron y fueron más coherentes. Pero no trabajábamos con una misión.

¿Qué aportó Greg Fidelman como productor?

Básicamente se convirtió en el quinto miembro de la banda en lo relacionado al trabajo en estudio. Es muy bueno proponiendo ideas y nos presiona a hacer mejor las cosas. Siempre estamos buscando el embellecimiento y el mejoramiento de las composiciones. Oímos una canción y decimos “Está genial pero ¿puede ser mejor el puente? ¿Podemos poner la batería en la mezcla?”. Es un trabajo intenso y metódico. Se sienta con nosotros y nos pone a prueba. James o yo guiamos la caballería en una canción particular y decimos “Eso es genial. Funciona”. Y Greg se sienta ahí y dice “Ehhh”. Y nos damos cuenta que no es lo suficientemente buena.

Cuando escribes y estás con una canción, te intoxicas con la energía del momento. A veces esa energía puede ocultar lo que sucede. Es como una droga que te da percepciones equivocadas. Puede que nos sintamos bien y en buena onda sin discutir y dos días después decimos “¿Qué putas estábamos pensando?”. Greg es siempre la voz de la razón.

Has dicho que las canciones de Hardwired sonarán “menos frenéticas” que las de Death Magnetic. ¿A qué te refueres?

La mayoría de las canciones son más simples. Presentamos un ambiente y lo mantenemos, en vez de las canciones que hemos hecho en que hay un riff y luego vamos de aquí a allá y se convierte en un viaje a lo largo de todos estos distintos paisajes sonoros. Las canciones son lineales en su mayoría. Y por “menos frenéticas” me refiero a que ciertamente hay menos inicios y paradas en las canciones. Navegan un poquito más que las del último disco.

Antes este año, hablamos de las reediciones de Kill ‘Em All y Ride the Lightning, dijiste que sentiste un “cruce de energías” entre esos dos y el nuevo disco. ¿Se mezclaron esas reediciones creativamente en Hardwired?

No puedo decir que hubo un momento mágico en que estuviéramos escuchando Metal Militia y escribimos una canción. Pero sí tocamos Kill ‘Em All en su totalidad en el festival Orion en Detroit en 2013. Esa fue la primera vez en que realmente me adentré en ese disco. Al principio era un poco desdeñoso de ese disco porque Ride the Lightning y Master of Puppets pueden ser un poco más estimulantes y retadores a nivel intelectual –eran discos más profundos– y no fue hasta 2013 cuando lo tocamos que me di cuenta que Kill ‘Em All tenía una coherencia. Tiene su asunto personal con la velocidad, pero es más simple: las canciones son más largas pero no tan progresivas. Es su propio mundo. Y pienso que hay algunos elementos de allí que se pegaron aquí. Me gustaría decir que hay un rasgo de residuos del redescubrir Kill ‘Em All que se pegó a la composición.

Aún están terminando el nuevo disco. ¿Qué queda por hacer?

No mucho. Tenemos todo mezclado y listo menos una canción. En los últimos dos o tres días, Greg iba a mezclar una que se llama Spit Out the Bone –título provisional “CHI”- y de repente apareció Rob en el cuarto de controles ayer para trabajar en ella. ¿Entonces qué putas sé? Está casi listo. Debemos tener la mezcla de esa canción este fin de semana.

Me di cuenta de que el disco extra de la edición de lujo de Hardwired incluye un demo de una canción llamada CHI. ¿Cuándo se convirtió en Spit Out the Bone?

Apenas terminamos de titular estas canciones el día antes de ayer. Hace como 48 horas aún se conocían como CHI¸ Tin Shot, Plow, Sawblade, lo que fueran todos esos locos títulos provisionales. Ahora que salió la lista de canciones y la gente está hablando de ellas, tengo que pensar “¿Cuál era Spit Out the Bone?” James y yo aún somos como “¿Ahm? Oh, CHI”.

“Preferimos que la gente oiga la versión finalizada que una grabación en concierto de un puto iPhone 900 filas atrás”.

Una de las nuevas canciones sobre la que muchos fans de Metallica están especulando en vivo es Am I Savage? Piensan que tiene que ver con su versión de Am I Evil? De Diamond Head.

[Risas] Bueno, comparte la palabra “am”, la palabra “I” y el signo de interrogación. Así es que tres de cuatro. Pero no, no hay una correlación directa.

Pero, de manera abstracta, Am I Evil? es parte de la razón por la que estoy hablando contigo hoy. Si no fuera por esa canción, no te importaría una mierda quién soy o lo que hago. Así es que obviamente hay una línea muy delgada y abstracta ahí. Pero no hay una correlación directa con Am I Savage?

¿Tocarán Hardwired o alguna de las otras canciones en Minneapolis este fin de semana?

Estamos a como 52 horas de distancia de responder esa pregunta [risas]. Pongámoslo de esta manera: las posibilidades de tocar una canción del nuevo álbum han aumentado desde que compartimos una nueva canción con el mundo. Pero una cosa de la que nos dimos cuenta cuando estábamos haciendo el nuevo disco es que habíamos puesto tiempo y esfuerzo para que las canciones sonaran bien y, puestos a escoger, preferimos que la gente oiga la versión finalizada que una grabación en concierto de un puto iPhone 900 filas atrás. Interpreta eso como quieras.


Deja tu opinión sobre el artículo: