Max Cavalera: “Siempre quise tener una familia metalera”

La primera vez que Max Cavalera se presentó en Colombia, lo hizo junto a su hermano Igor y Cavalera Conspiracy. En esta segunda ocasión estuvo cerrando el segundo día de Rock al Parque al frente de Soulfly, la banda que lidera desde finales de los años 90 tras su salida se Sepultura. ROLLING STONE habló en “portuñol” con esta leyenda del metal sobre su autobiografía, su familia metalera, la música y el Mundial de fútbol


POR RICARDO DURÁN | 04 Aug de 2017

Fotografía por Damian Maldonado


¿Hubo alguna razón particular que lo llevara a interesarse específicamente por este tipo de música desde el comienzo?, ¿por qué siempre ese camino?

Desde niño me gustaban la música y el fútbol. No me gustaba mucho la música popular brasileña. Después de que mi papá murió, un primo nos llevó a un concierto de Queen en São Paulo. Me gustó mucho. Me volví fan de Queen y de KISS. Desde ahí comencé a escuchar más heavy metal: Black Sabbath, Deep Purple, Motörhead… cada vez procurando que fuera más pesado; después de que escuché Motörhead, escuché Metallica y Slayer. Ahí decidimos que queríamos montar nuestra propia banda y montamos Sepultura.

Hace poco se publicó su autobiografía. ¿Cómo se sintió compartiendo todas esas historias, todos esos sentimientos?

Bien, la autobiografía está muy bien hecha. Estuve tres años trabajando para hacer el mejor libro posible. El autor, Joel McIver, es un autor inglés muy respetado, que sabe escribir bien y ha hecho libros sobre Metallica, sobre Slayer, sobre Glenn Hughes.

Para mí, es una historia que puede ser importante para las personas que vienen de Brasil; venir de una ciudad pequeña y conseguir llegar al resto del mundo de la manera en la que llegamos, con muchos triunfos y tragedias… todo en un libro. También, habla de muchas desgracias que hacen parte del estilo de vida del rock & roll: la bebida, la locura…

Las cosas que pasaron son parte de mi vida y el libro también explica mi pasión por la música: por qué me gusta tanto, por qué no paro, por qué continúo haciendo discos con otros grupos, con otros proyectos. En ese libro está la explicación de por qué Max Cavalera es la persona que es.

En el trabajo que ha desarrollado con todos sus proyectos siempre ha estado muy presente la familia, ¿cómo se siente tocar con su hijo, con Zyon?

Zyon no estuvo con nosotros en este viaje. Desafortunadamente no pudo venir porque está grabando con su banda –que se llama Lody Kong– en Estados Unidos.

Va a tocar un amigo nuestro, Kanky (Lora), que es de República Dominicana y que ya tocó con Kingdom of Sorrow y con Hatebreed; es un baterista muy bueno, amigo de Marc (Rizzo), nuestro guitarrista; es bien tribal. Va a ser un buen show, estoy muy feliz de estar aquí. Yo he oído hablar mucho de este festival. Inclusive, mi amigo de The Dillinger Escape Plan, Greg Puciato, tocó aquí uno o dos años atrás. Tuvieron problemas porque los amplificadores le cayeron al público. Los promotores no estaban muy contentos (risas). Ellos siempre hacen eso. En Estados Unidos tienen muchos problemas para tocar porque interactúan demasiado con el público.

¿Cómo es eso de tocar con la familia?, ¿cómo es esa dinámica de estar con la familia en escena?

Comencé a tocar con la familia porque mi hermano Igor es baterista. Yo crecí tocando con él. Siempre la familia ha estado muy unida. Mi mamá es muy especial; en el comienzo de Sepultura me ayudó bastante. Dejaba que 20 personas durmieran en la casa, cocinaba para todos; fue mánager de Sepultura en el comienzo pero no era muy buena (risas), no tenía mucho control… Mi casa siempre fue una casa de metal.

Ahora en los Estados Unidos es lo mismo: continúo tocando metal con mis hijos; todos los amigos vienen a la casa el día entero, ensayan y hacen barullo. En el cuarto de Zyon está ensayando Lody Kong; en mi cuarto estoy haciendo riffs para el próximo disco de Soulfly o de Killer be Killed. Tengo música en mi casa todo el tiempo. Es una familia de metal, de verdad. Me siento muy orgulloso porque siempre quise tener una familia metalera.

Siendo una de las figuras más representativas del metal desde hace mucho tiempo. ¿Cómo ve el presente y el futuro de esta música?

Bien, yo lo veo bien, es cada vez más popular. Yo siento que en Europa es muy grande. Los festivales son gigantescos, como el Hellfest, Wacken… Yo toco en muchos de esos festivales. Hace poco estuvimos en un show con Black Sabbath, en Hyde Park, con Faith No More. Fueron 60.000 personas, fue muy bueno.

También me gusta la nueva generación de bandas. Me gusta mucho Aborted, Behemoth, cosas más pesadas que son hechas en el metal… All Man Must Die. Die.

Yo estoy contando con esas bandas, con las bandas nuevas. Para mí es importante estar ligado con lo que está aconteciendo con el metal hoy en día. Me parece importante saber de las bandas nuevas, de lo que está siendo hecho. No me gustan esos músicos viejos que no conocen nuevas bandas…

Que solo van a los clásicos…

Eso… que solo van a Elvis y a la música country. Para mí es más importante estar conectado con el metal. Adoro a todos los clásicos, lógicamente: Slayer, Metallica¸ Megadeath, Venom, Kreator, Destruction. Pero, también me gustan las cosas nuevas. También me gusta el mundo del punk hardcore.

Pero, todas esas nuevas propuestas, ¿qué tan innovadoras son? ¿Qué propuestas novedosas hay en todas esas bandas nuevas, teniendo en cuenta todo lo que se puede llegar a escuchar en Internet? ¿No llega un punto en el que se empieza a repetir el mismo sonido?

A mí me gustan las propuestas originales, lógico. Pero, si se trata de un death metal bien hecho, hecho con mucho amor, hecho correctamente, como Aborted, de Bélgica… Cuando escuches el nuevo disco de Aborted, verás que es perfecto, pero no es original. No tiene nada nuevo. Su sonido es como el del antiguo Sepultura, Slayer, Morbid Angel, pero está muy bien hecho. .

A mí eso es lo que más me da orgullo de la época en la que estuve con Sepultura, las diferencias entre cada disco: Beneath the Remains o Chaos A.D. , que son totalmente diferentes de Arise o de Roots. Fue una tarea muy difícil y muchas veces tuvimos que pelear contra la propia disquera. Cuando llevé la propuesta de Roots, Roadrunner no entendió. Me preguntaron que por qué llamar al disco Roots, dijeron que parecía una compilación de reggae (risas). No entendían por qué una banda de heavy metal iba a tocar con los indios del Amazonas. Para ellos no tenía sentido. Pero, después de que el disco salió con el paquete entero: con la portada del indio, con la grabación de Itsári con los Xavantes, tuvo sentido. Nos entendieron.

Yo continúo en lo mismo hoy con Soulfly. Es muy difícil hallar temas diferentes para los discos. Uno de los que más me gusto de Soulfly, fue Enslaved, anterior a Savages; es casi una oda al death metal. Fue muy interesante hacer ese disco porque profundicé en la parte más agresiva de la música. Estaba escuchando solo cosas violentas, solo death metal. Intenté hacer un disco con ese poder.

Otro grupo que también me gusta es Killer be Killed, que es mi proyecto con los chicos de Mastodon, Dilinger Escape Plan, Mars Volta. Killer be Killed me gustó mucho porque es más musical, más melódico. No había hecho un álbum melódico en muchos años. Soulfly es cada vez más pesado… Enslaved, Dark Ages… siempre es más pesado. Cavalera Conspiracy, lo mismo, cada vez más pesado. En cambio, Killer be Killed fue diferente. Fue un alivio hacer un proyecto más melódico.

En el primer disco de Soulfly –cercano a Roots– se siente mucho la parte étnica, lo tribal. Ahora, en Savages, ya está bastante lejos de esas influencias y el sonido es cada vez más pesado. ¿Por qué dejar atrás esa parte de las raíces, del Brasil…?

Cuando se explora mucho un sonido, llega un momento en el que ya no hay nada más que explorar. No quiero hacer el mismo disco dos veces. Intento hacer álbumes que sean diferentes. Por eso, se planteó la propuesta de Enslaved. Nunca había tenido un disco tan death metal, tan agresivo. A mí me gustó mucho ese proyecto porque era una cosa que no había hecho antes. Es muy diferente con respecto al primer disco de Soulfly, es otro mundo.

Para mí es interesante porque me da motivación para seguir haciendo música. Tal vez un día haga un disco más tribal, más parecido al primer disco de Soulfly. Si está bien hecho, puede ser una buena idea.

Ahora que habla precisamente de lo melódico, ¿por qué nunca le interesó la guitarra líder y por qué usa una guitarra con cuatro cuerdas?

No sé tocar solos, no lo consigo hacer. Yo no uso todas las cuerdas. Las boto (risas).

Después de tantos años cantando de esa forma, ¿cómo cuida su voz?

Coca-cola (risas). Coca-cola es el secreto, y un poco de whiskey.

¿Cómo define la diferencia entre Cavalera Conspiracy y Soulfly?

Cavalera es metal con Igor. Tocar con él es diferente. Él tiene un método distinto para tocar. La manera en la que toco con Igor es muy especial: comenzó cuando éramos pequeños, cuando éramos niños tocando en Belo Horizonte, cuando tocábamos juntos. Nunca hemos perdido esa conexión que los hermanos tienen.

Para mí, Cavalera es más metal, más directo. Tal vez, recuerda más a la época de Arise; para mí, esa fue la época más metal de Sepultura: Beneath the Remains y Arise. Era prácticamente puro death metal y thrash metal mezclados con un poco de hardcore. Eso es lo que intento hacer con Cavalera, con Igor.

Soulfly es un poco más abierto. Pero, al mismo tiempo existen discos como Dark Ages o Enslaved, que no tienen mucho groove, que son más agresivos. A mí me gusta el groove metal. Si escuchas a Pantera, tienen un groove muy fuerte. El propio Slayer tiene cosas con bastante groove. Soulfly también tiene groove, especialmente en su último disco, Savages, que fue hecho con mi hijo Zyon porque él no sabe hacer un blastbeat con los bombos. Entonces, teníamos que hacer un disco diferente. En Enslaved se utilizaban dos bombos tocados al estilo death metal. En cambio, para Savages yo compuse un disco que era una mezcla de groove y de cosas agresivas.

Pasando a otras cosas, con el Mundial de fútbol hubo muchas manifestaciones por la situación política actual de Brasil. ¿Qué opinión tiene de todo eso?

En las manifestaciones, las personas estaban con rabia porque, para financiar la Copa, estaba aumentado el precio de los buses, de la comida… Y, pues, la Copa debería ser pagada por la FIFA, que tiene mucho dinero, es millonaria. Yo entiendo la rabia del público. No sé, yo creo que para Brasil fue bueno, para la imagen del país. Ahora vienen las olimpiadas en Río, en dos años. Yo espero que sea bueno también. Va a venir mucha gente de afuera para conocer Brasil.

El partido de la Copa del Mundo entre Brasil y Alemania fue un desastre. No puedo decir nada. Fue totalmente decepcionante. Pero, fue algo que de alguna manera fue bueno para Brasil porque el fútbol brasileño precisa de una revolución para volver a su estado original, como cuando jugaba Pelé, Ronaldo o Ronaldinho. Tenemos que hallar personas con ese talento para hacer un equipo. No ser solamente un Brasil con Neymar. Un equipo es más que una sola persona, son varias personas. Hubiera sido una dura maldición si Alemania no paraba a Brasil, entonces me parece que esa puede ser buena experiencia para que el fútbol brasileño evolucione.

¿Qué tanta música Brasileña escucha?

A mí me gusta Nação Zumbi de Recife, algunas bandas de metal que están tocando muy bien: Krisiun, Korzus. Es un movimiento muy grande en Brasil, con muchas bandas.

La música brasilera autóctona no me gusta mucho. Me parece que divaga mucho. Falta la guitarra, la distorsión (risas).

La percusión tribal me gusta. El problema es cuando comienzan a cantar y a tocar con guitarra acústica… se vuelve mierda.

¿Nunca ha intentado cantar de otra forma?, ¿ha intentado cantar algún otro estilo de música o usar la voz de otra forma?

No sé cómo. Mi voz no es melódica. Es lo que me sale, el poder. A mí me gusta porque es original. Para mí, eso es más importante que saber cantar profesionalmente. Nunca aprendí a cantar en la escuela; fui un día, cogí un micrófono e intenté cantar porque el vocalista de Sepultura se había ido, entonces yo tuve que ocupar su lugar y aprender a hacerlo (risas).


Deja tu opinión sobre el artículo: