P&R: Dave Grohl

El líder de Foo Fighters habla sobre los tatuajes faciales, el fin de una era de rock clásico y lo genial que es Meg White


POR BRIAN HIATT | 21 Aug de 2018

Fotografía por Jen Rosenstein


Hace poco Dave Grohl pasó un día libre en Memphis visitando Graceland, la mansión en la que vivía Elvis Presley, y eso lo hizo reflexionar sobre cómo el Rey del Rock & Roll lidió con “los efectos del estrellato siendo tan joven”. Pero a diferencia de Presley, Grohl parece estar muy bien preparado, en parte porque disfruta al máximo ese largo viaje.

En este momento está de gira mundial con Foo Fighters, quienes lanzaron en septiembre el álbum Concrete and Gold bajo la producción de Greg Kurstin. Después de que la banda cumplió 23 años, Grohl habla de los conciertos como si apenas estuviera empezando. “Honestamente, miro al público toda la noche intentando que cada uno se levante de sus asientos. Si están parados por tres horas seguidas, me voy del escenario pensando: ‘Fue un buen show. Les encantó lo que hicimos’”.

¿Cuántas tazas de café has tomado hoy?

Tal vez seis. Una cantidad razonable para empezar el día.

Has sufrido dolores de pecho por consumir tanta cafeína. ¿Planeas dejar de hacerlo?

Estás hablando con alguien que nunca ha probado la cocaína. Si tuviera la cara llena de esa mierda no estaríamos hablando por teléfono en este momento. Me diagnosticaron y sugirieron que probara con descafeinado, lo intenté por una semana, pero llegué a la conclusión de que era una porquería.

¿Qué piensas de los grupos de rock clásico que se retiraron de las tarimas?

Comencé a pensar en eso en el concierto 12/12/12, donde estaban los mejores: McCartney, los Stones, The Who, Roger Waters. La mayoría de ellos vienen de un periodo de tiempo específico. Yo pensaba: “Dios… ¿Eso significa que en un punto se cerrará esa puerta y todo se desvanecerá?”.

¿No has pensado que Foo Fighters y bandas como Pearl Jam y Guns N’ Roses ocuparán esos lugares en unos años?

Nunca nos pondría en ese mismo nivel. Es raro. Primero que todo, no puedo creer que sigamos siendo una banda después de más de 20 años. Y tampoco puedo creer que estemos tocando en estadios con un público que no solo usa camisetas de Foo Fighters. Veo niños, adolescentes y personas de 70 años, y siento que cada vez que vamos a una ciudad, la gente simplemente va porque es un concierto de rock. A veces pienso que representamos algo más general [risas].

Dijiste que Lil Pump era el nuevo punk rock. ¿Qué te gusta sobre Gucci Gang?

Pat Smear y yo tuvimos esta conversación mientras nos volvíamos fans de Lil Pump. Imagina mostrarle un álbum de Germs a tu papá, que es un músico clásico profesional. ¿Qué crees que te diría? Cuando era niño y escuchaba punk rock, lo único que me gustaba era el ruido y la rebeldía, fuera con death metal satánico o sonidos industriales. Cualquiera que viera mi colección de discos en ese momento, diría: “¡Esto es puro ruido!”. Me encanta un buen bajo y un buen beat de trap, y una de las cosas que adoro de Gucci Gang es que dura solo dos minutos. No me tatuaré la cara, pero si suena D Rose [de Lil Pump] tal vez me anime a hacerlo.

¿Qué pasó con la segunda temporada de Sonic Highways?

Esa puerta siempre estará abierta y han salido cosas muy buenas de esa serie. Hay niños en varios colegios del país que hacen su propio Sonic Highways en sus ciudades. Todavía tengo una idea para la segunda temporada, y algún día la haré.

Cuando tocas, por ejemplo, Everlong, ¿todavía te conectas con el sentimiento original detrás de la canción?

Oh, sí. Hay noches en las que piensas sobre la pizza que te acabas de comer o si debes lavar tu ropa al otro día, pero cuando tocas una canción como esa, recuerdas muchas cosas. No somos robots. Lo que me sorprende es ver a otras personas cantando con la misma emoción. Si ves que me río en la mitad de la canción es porque estoy intentando aguantar las lágrimas y no quedar como un idiota frente a todo el mundo [risas].

¿Qué harías si Geddy Lee y Alex Lifeson te pidieran que tocaras la batería para Rush en una gira?

Diría: “No soy físicamente ni musicalmente capaz, pero gracias por la oferta”. Neil Peart es un animal diferente. Es un baterista de otra especie. Conozco los arreglos, pero soy como Meg White en comparación con Neil Peart. ¡Y ella es una de mis bateristas favoritas! Mi hija, que también la adora, toca dos estilos de música en la batería: White Stripes y AC/DC, y creo que es exactamente lo que debería estar haciendo.


Deja tu opinión sobre el artículo: