P&R: Ringo Starr

El beatle habla sobre por qué nunca escribirá una autobiografía y cómo se sigue divirtiendo en las grabaciones con Paul McCartney


POR ANDY GREENE | 20 Sep de 2017


Para su decimonoveno álbum, Ringo Starr planeó la grabación de su primer disco country desde Beaucops of Blues de 1970. Pero cuando fue imposible viajar a Nashville por su gira, decidió trabajar desde la sala de su casa e invitó a sus viejos amigos: Peter Frampton, Dave Stewart, su cuñado Joe Walsh y Paul McCartney. “El resultado fue un típico álbum de Ringo, con una balada, una canción country y otra de rock”, dice el baterista de su nuevo álbum llamado Give More Love, que saldrá el 15 de septiembre. “No me preocupo por nada. Con Pro Tools no necesitas tanto espacio como el de Abbey Road. A veces el perro ladra y eso queda en la canción”. Ringo, de 77 años, está muy cerca de cumplir 30 años con su All-Starr Band, que incluye a Steve Lukather (Toto), Gregg Rolie (Journey, Santana), Richard Page (Mr. Mister) y Todd Rundgren.

¿Cómo es que Paul terminó siendo parte del nuevo álbum?

Solo lo llamé y le dije: “Tengo una canción que se llama Show Me the Way y quiero que estés en ella”. Es un gran amigo mío y me dijo que iría a Los Ángeles para hacerla. Es sobre Barbara, mi esposa. Ella me muestra el camino. Quería que fuera muy personal. Mientras estaba ahí, también tocó en We’re on the Road Again. Fue muy amable.

Ustedes dos siguen sonando muy bien.

Él es un músico increíble. Canta y escribe muy bien, pero para mí, como bajista, es excelente y muy melódico. Siempre nos divertimos cuando estamos juntos. Yo he tocado en varios de sus álbumes, principalmente en los 90. Mucha gente dice: “Ha pasado mucho tiempo”, pero no es verdad. Estuvimos en los Grammy e hicimos el homenaje a los Beatles hace tres años. Seguimos siendo amigos, pero no andamos todo el tiempo juntos.

Hay algunas canciones country en el álbum que me recuerdan a Beaucoups of Blues. ¿Qué recuerdos tienes de ese momento?

Fui a Nashville y lo grabamos en dos días. Lo hice porque Pete Drake vino a Inglaterra para tocar la guitarra en el álbum de George (All Things Must Pass) y yo estaba tocando la batería también. Envié un auto para recogerlo y se dio cuenta de que tenía muchos casetes de country. Me habló sobre hacer un nuevo disco en Nashville y que él sería el productor. Yo no quería gastar tanto tiempo y él me dijo: “¿De qué hablas? Hicimos Nashville Skyline en dos días”. Entonces viajé a Nashville un lunes, grabamos el martes y el miércoles, y me fui el jueves. ¡Así fue como lo hicimos! ¡Cinco canciones por día!

Tu batería suena más fuerte que nunca en la nueva edición de Sgt. Pepper.

¡Es cierto! Giles Martin (el hijo de George Martin) me subió el nivel. ¡Me encantó! No podíamos hacer eso en los 60. En todo caso, cuando lo masterizamos, le quitábamos la base y la reemplazábamos por mi bombo. Deberías ir al Love Show en Las Vegas. Es una batería boogie fantástica.

En Electricity convocas a Johnny Guitar de Rory Storm and the Hurricanes, la banda en la que estabas antes de los Beatles.

Cuando cambié mi nombre a Ringo, él cambió el suyo a Johnny Guitar. Yo había renunciado a mi trabajo en la fábrica y ese fue mi primer trabajo real como músico. Tengo buenos recuerdos de la banda. Si miras mis álbumes más recientes en solitario, siempre hay una pequeña mención a Rory and the Hurricanes. No quiero escribir un libro, quiero escribir canciones. Si quieres leer mi libro tendrás que comprar 15 discos y escucharlos.

¿Qué rol desempeñaste en la nueva edición del Sgt. Pepper?

Giles lo remasterizó, me lo enviaron y lo amé. Hay un disco bonus con pedazos diferentes, como el gran piano que tocamos para un acorde en A Day in the Life. Es muy interesante, incluso para mí, quién está en el álbum. Lo adoro. Se parece un poco a Eight Days a Week, el documental de Ron Howard. Me sentí muy conmovido cuando lo vi, ¡y yo estoy en él, por el amor de Dios!

Fue interesante ver una película de los Beatles que estuviera enfocada en sus giras.

Nos mostraba como cuatro chicos. Siempre nos ordenaban que tocáramos en estadios, ya que no podíamos tocar en conciertos normales. Dejamos de hacer giras, porque sentíamos que no estábamos tocando bien. No podíamos escuchar lo que los demás hacían. Yo los miraba para ver qué tocaban y me daba cuenta en qué parte íbamos. Luego nos separamos, por supuesto. Pero creo que hacer giras siempre fue lo nuestro, era lo que nos gustaba hacer.

¿Lanzarán nuevas ediciones de los otros álbumes?

Espero que hagan White Album y Abbey Road.

¿Qué hay de Revolver y Rubber Soul?

No sé. ¡Digamos que sí! (risas) Si no lo hacemos, perdóname.

Saldrás de gira con All-Starr Band en octubre. En tres años, cuando cumplas 80, ¿quieres seguir haciendo esto?

Sí, me encanta. Es lo que hago. Mientras pueda sostener mis baquetas lo haremos por un buen tiempo.


Deja tu opinión sobre el articulo: