Última palabra: Erykah Badu

La cantante habla sobre sus abuelas (y Pink Floyd) y de por qué su crisis de la mediana edad fue una fiesta


POR DAVID BROWNE | 26 Feb de 2018

Ilustración por Mark Summers


¿Quiénes son tus héroes?

Mis abuelas, Thelma Gipson y Viola Wilson. Ambas tienen 90 años. Me mantenían castigada. Thelma era asistente del rector en un colegio de primaria. Ella se aseguraba de que mis hermanos y yo estuviéramos bien alimentados, incluso cuando estaba cansada. Viola trabajaba para Rockwell International, una compañía que construye transbordadores espaciales. Solíamos trabajar juntas en el patio y, además, pintábamos y redecorábamos constantemente. Ella me compró mi primer piano y se aseguró de que yo supiera sobre las cosas que cantaba.

¿Cuál es mejor consejo que tan han dado?

Thelma solía decirme: “No lo llames. Deja que él te llame”. Eso fija las bases de todo en la vida. No hay que desesperarse. Hay que poner en marcha las cosas y luego ver cómo se van dando. Hay que dejarlas crecer.

¿Qué música te llega más?

Fela Kuti, Bob Marley, Marvin Gaye, Nina Simone, Yoko Ono, John Lennon, Pink Floyd. The Dark Side of the Moon es una canción extendida. Me encanta su producción, su composición, cómo se mezclaron las baterías, los cambios de métricas, las voces en The Great Gig in the Sky. Todo es perfecto.

¿Alguna vez has tratado de oír el álbum mientras ves El mago de Oz sin volumen?

¡Claro que sí, es una locura!

Tienes hijas de ocho y 13 años. ¿Qué música oyen?

Oyen pop. Les gusta Rihanna y Selena Gómez. [Le habla a Mars, su hija menor] Lo siento. Ella dice que odia a Selena Gómez. Le gustan Ed Sheeran, Demi Lovato y Lil Uzi Vert.

¿Sabes quiénes son esos artistas?

Desde luego. Estoy manejando y los estoy oyendo. Me gusta lo que está pasando con la música. En este momento la canción que más me gusta es Neon Guts, de Lil Uzi Vert y Pharrell. También oigo una banda de Toronto llamada BadBadNotGood. Cuando voy a un show de Young Thug, Uzi Vert o Ugly God lo que veo es una generación que tiene algo que decir. Puede que a ti te suenen como un murmullo, pero a mí me suenan como una vibración.

Tuviste un periodo alocado cuando llegaste a los 40 años. ¿Por qué?

Mi crisis de mediana edad fue una fiesta. Seguía haciendo conciertos, grabando discos y criando a mis hijos, Erykah Badu La cantante habla sobre sus abuelas (y Pink Floyd) y de por qué su crisis de la mediana edad fue una fiesta pero me aloqué un poco. Con los cambios hormonales y todos los cambios políticos y sociales, tenía que soltar un poco las riendas.

¿Qué fue lo más loco que hiciste en esa época?

Mierda. No te lo puedo decir, pero ocurrió en mi bus de la gira. Me emborraché, me “puse a tono”, me trasnoché. Me adapté de forma natural. Nunca fui fiestera cuando joven. Siempre estaba cantando, estudiando o haciendo algo “responsable”. Por eso todo fue muy divertido.

¿Cuál era tu libro favorito cuando niña?

Are You There, God? It’s Me, Margaret de Judy Blume. Era una colección de escritos de diarios de una niña llamada Margaret. Me enseñó a hablar acerca de los sentimientos y de la importancia de llevar un diario. Escribir es poderoso. En este momento tengo entre 70 y 80 diarios.

¿Eres optimista o pesimista respecto a nuestra época?

Optimista siempre. Veo lo que está ocurriendo como un proceso de renacimiento… y el parto es duro. Uno no sabe qué va a pasar. Se tiene que esperar a que la dilatación esté en 10 antes de dar a luz. En este momento estamos en cinco.

¿Cuál es tu mecanismo de supervivencia?

Trato de conectarme con la tranquilidad que hay en todas las cosas, sin importar cuánto ruido haya. Buscar la tranquilidad me da disciplina, paciencia y una compasión inmensa por la gente. Camino mucho, boxeo, hago taekwondo, practico yoga. Hago ejercicios de respiración en el sauna. Salto en un trampolín con mi hija de ocho años, voy a clases de baile con mi hija de 13. Levanto pesas con mi hijo. Me rodeo de gente saludable.

¿Cuál es la regla más importante por la que te riges?

Seguir mi intuición. No me dará lo que quiero. Me dará lo que necesito.

Alguna vez dijiste que te gustaría dirigir un video para los vuelos comerciales. ¿Aún es un sueño?

No quiero pensar en lo que tengo que hacer si el maldito avión se llega a estrellar. Mi video sería más realista: “Nada de esta mierda servirá, pero si ve caer esas máscaras, comience a rezar y póngase en armonía con el Señor”. Me gustaría que fuera divertido. Al final diría: “Solo piense positivo” y rece por el piloto. La aceptación total es la mejor actitud.


Deja tu opinión sobre el artículo: