Última palabra Iggy Pop

El cantante nos habla sobre la importancia de no madurar, las drogas que consumió y lo que viene con los 70


POR ANDY GREENE | 27 Mar de 2017

Illustración por Mark Summers


¿Cuál es la regla más importante en tu vida?

No te pierdas. Si unes demasiadas drogas, pierdes tu cuerpo, tu mente y tu vida. Por otro lado, si haces lo que todo el mundo indica, serás miserable y perderás tu identidad. En algún punto debes encontrar el equilibrio.

¿Quiénes son tus héroes?

Keith Richards y Bo Diddley. Lo primordial es la forma como tocan; son sencillos y directos. Son reales y no se van por las ramas.

Dicen que Keith y tú son indestructibles…

¡Él es más indestructible que yo! Ya no puedo mantenerme a su nivel; definitivamente no puedo fumar ya.

¿Cuál es tu ciudad favorita?

Miami, donde vivo ahora. Es por el agua, pero también tiene gente muy amable. No es un lugar estresante.

Viviste en Nueva York durante mucho tiempo. ¿La extrañas?

No. Pero allá viví 20 buenos años. En Miami encontré un lugar cerca al mar, más barato, más bonito, espacioso y provechoso de lo que habría podido conseguir en NY, donde tenía una vista de mierda sobre alguna avenida. Además, ese lugar ahora cuesta millones de dólares, imagínate.

Háblanos sobre tu rutina de ejercicios.

La base es una serie de ejercicios llamados qigong, que son el fundamento del tai chi. Los aprendí de un maestro coreano de tai chi llamado Don Ahn, que tenía un sitio en Soho. No tienes que usar ropa chistosa. No tienes que ir al gimnasio. No sacas músculos. Solo te da buena energía, buena flexibilidad y una buena circulación.

¿Qué consejo le darías a una versión más joven de ti mismo?

No crezcas. En serio, no lo hagas. En cierto punto dije: “¿Sabes? Debes crecer y hacer X o Y cosa”. La mayoría de las veces fue un error, aunque no siempre, afortunadamente.

¿Cuál es la compra más indulgente que has hecho?

En los 90 le compré un pequeño auto deportivo a una inmigrante pobre y hermosa que apenas conocía. Lo hice más porque se quejaba por no tener carro para ir al trabajo. Esa relación no llegó a ningún lado.

Hasta que los Stooges se reunieron en 2003 y empezaron a encabezar festivales, nunca habías ganado mucho dinero. ¿Cómo se siente ser rico a tu edad?

Me convertí en alguien más o menos solvente a finales de los 80, y puede tener mi casa propia en East Village. No logré mucho en los 90, y recuerdo que pasé mucho frío en el invierno. Todo cambió en el siglo XXI. Fue un buen giro a la historia.

¿Cuál fue tu libro favorito cuando eras niño?

Jack and the Beanstalk. Muestra lo que yo quería porque Jack también lo quería. Lo tenía todo: amenazas violentas, ambición y drama.

Usaste muchas drogas en el pasado. ¿Las extrañas?

Oh, Dios, no. No, no, no, no. He tenido una relación maravillosa con mi cuerpo en esta etapa de mi vida. Incluso la idea de fumar marihuana me aterra. En los 70 estuve muy metido con el éxtasis y las anfetaminas. En un festival llamado Goose Lake, en Michigan, estaba aspirando algo que supuestamente era cocaína, pero resultó siendo ketamina. No recordé quién era durante 12 horas. Recuerdo haber fumado crack antes de que se llamara crack. Era aterrador.

¿Crees que las drogas deberían legalizarse?

No estoy tan informado como para responder esa pregunta, pero siento curiosidad ante la posibilidad de que el uso y el abuso disminuyan si son legales. Un comediante escocés hablaba sobre el Brexit y decía: “Preguntarle a una celebridad por el Brexit es como preguntarle a Iggy Pop por un acelerador de partículas”. No soy el indicado.

Cumplirás 70 en abril. ¿Cómo te sientes con eso?

Estoy emocionado, espero lograrlo.

¿Cómo los celebrarás?

Probablemente cene con mi esposa en algún lugar con luces tenues donde podamos sentarnos cerca. Si tengo suerte iré a la playa ese día. Esa es mi idea de un rato salvaje.

¿Qué esperas lograr al llegar a los 70 años de edad?

No espero usar el formato de álbum en el futuro cercano, pero quisiera cantar o escribir algo que me guste. Solo quiero seguir trabajando y disfrutando el hecho de ser un testigo en este planeta maravilloso. Me gusta mucho estar al aire libre, y espero ser útil para las personas que dependen de mí.

¿Cuándo crees que uno es demasiado viejo para estar sin camisa en público?

No hay edad, y el público puede besar mi culo. Desnudo.


Deja tu opinión sobre el articulo: