Última palabra: Michael Moore

El realizador habla sobre los consejos de Jesse Jackson, de su lucha contra Trump y de aquella mujer que dejó escapar


POR ANDY GREENE | 18 Dec de 2017

Ilustración por Mark Summers


¿Cuál es la mejor parte del éxito?

Cuando vendí mi primera película [Roger & Me de 1989], todavía recibía un cheque de 98 dólares semanales por subsidio de desempleo. Luego de eso, nunca tuve que seguir las órdenes de nadie. Ahora digo y hago literalmente lo que quiero. El público puede confiar en que la mano invisible de autoridad, de la motivación económica, no está metida en la mezcla.

¿Cuál es la peor parte del éxito?

Probablemente los atentados contra mi vida. Los he documentado. No tengo miedo. No vivo con un miedo constante. Simplemente me gustaría estar un rato más sobre la Tierra.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Recuerdo que estaba en una iglesia y escuché a Jesse Jackson decir que uno no podía entrar al Cielo sin un permiso escrito de los pobres. La vida de uno debería ser evaluada por lo que hizo por aquellos que tenían menos.

¿Quiénes son tus héroes?

Muchos artistas que hacen lo que quieren: Salvador Dalí, Bob Dylan, Jonathan Swift, Mark Twain, los hermanos Marx, Kubrick… Gente que está dispuesta a inventar algo, a llevarlo al límite. Les digo esto a los estudiantes de cine: hagan la película que quieran hacer. Puede que en un país de 320 millones de habitantes, 319 la odien, pero si a un millón le encanta obtendrán 50 millones de dólares en su fin se semana de estreno. Así que a la mierda. Hagan lo que quieran.

¿Qué música aún te mueve?

Springsteen, Jackson Browne, Motown, Iggy Pop, The Clash, Rage Against the Machine, Public Enemy. Cualquier cosa que le llegue a esa parte de mí que quiere rebelarse y detener las fuerzas malévolas que tenemos al frente.

¿Qué te llevó a Springsteen?

Él capturó la voz de la experiencia de una clase obrera blanca. No fue a la universidad. Tuvimos una experiencia parecida en el sentido de crecer en ese entorno, y su música es extremadamente emotiva en ese nivel.

Eres de Flint, Michigan. ¿Qué es lo más característico que tienes de ese lugar?

Malos hábitos alimenticios. El mejor perro caliente está en Flint. Los llamamos Coney Islands. La mejor pastelería está en Davidson, Michigan, a las afueras de Flint. Se llama Home Bakery. Ninguna dona se le compara. Algo que también me gusta de Flint es la falta absoluta de pretensión. He sido lo suficientemente afortunado como para ver tanto a la clase media pujante de Flint y todo lo contrario. La ciudad que creó la clase media, ahora es tratada como un país del tercer mundo.

¿Qué consejo te gustaría darle al Michel Moore de 21 años?

Dios, mío… llama a Lynn Sharon y sal más con ella.

¿Quién es ella?

Era una persona realmente increíble. En nuestra primera cita me llevó al teatro Floyd McCree en Flint a ver una producción de la autobiografía de Malcolm X. Se ganó mi corazón desde ese momento. Le deseé feliz cumpleaños en Facebook, pero la última vez que la vi fue probablemente en 1990. Así que ese es mi consejo: sigan su corazón.

Tu fuiste el único experto en política de parte de la izquierda que predijo el triunfo de Trump.

Nunca quise estar más equivocado que con esa predicción. Estaba tratando de decirles a todos los que tuvieran que ver con la campaña de Clinton que ella necesitaba ir a Michigan y Wisconsin. Más del 70% del país está conformado por mujeres, personas de color o adultos jóvenes, o la combinación de los tres. Entonces, desde luego no debía haber ocurrido. La víspera de la elección The New York Times dijo que él tenía una probabilidad del 15% de ganar. ¿Uno por qué va a creer algo que diga The New York Times después de eso? Este es un periódico que, como la mayoría de los medios, ha estado alejado de la realidad. Están distraídos con todas las cosas malas de Trump y, de cierto modo, están contribuyendo a que permanezca en su cargo hasta enero de 2025.

¿Cuáles son las posibilidades de que Trump sea reelegido?

Son del 55%. Tendremos más votos populares en las siguientes elecciones, ¿pero ganará él los mismos estados? Por ahora, sí. ¿Cómo pudo Trump ser tan inteligente para aprovechar la ira de la clase obrera blanca que no tiene nada en común con él?

Una de las cosas que hago al comienzo de mi obra [The Terms of My Surrender] es decirle al público que está en un programa de 12 pasos para liberales y demócratas. Paso uno: admitir que Trump fue más inteligente que nosotros. El establecimiento del Partido Demócrata nos va a llevar a más derrotas. Las únicas personas que nos podrán salvar somos nosotros mismos. La gente que lee esto tiene que encontrar a alguien que se lance en sus distritos y que vaya a ganar. Lancen a un veterano de la Guerra de Irak que sea un buen demócrata progresista. Lancen a una mujer. Lancen a un buen profesor de gobierno. Tenemos que pensar mucho más allá de lo convencional.


Deja tu opinión sobre el artículo: