Última palabra: Ozzy Osbourne

El príncipe de las tinieblas habla sobre sus arrepentimientos, lo bueno de vivir sobrio y por qué no quiere retirarse


POR KORY GROW | 27 Oct de 2017

Illustración por Mark Summers


¿Qué es lo mejor de ser exitoso?

No tener que hacer un trabajo que realmente no quieres hacer. Lo que yo hago no es un trabajo, es un maldito regalo de Dios.

Has tenido algunos problemas en tu matrimonio, incluyendo un amorío bien publicitado, pero Sharon y tú siguen juntos después de 35 años. ¿Cuál es tu secreto?

Que no te atrapen con tu amante [risas].

OK…

Es una cosa del rock & roll, rockeas y te revuelcas. Tomas lo bueno y lo malo. Soy afortunado de que siga conmigo, después de que fui un jodido loco. Estoy a punto de cumplir cinco años de sobriedad y me di cuenta de lo idiota que era. Sigo estando loco, pero me controlo un poco más… Cuando dije: “Que no te atrapen con tu amante”, no estoy orgulloso de esa mierda. Mi esposa y mi familia estaban enojadas, y yo estaba muy avergonzado. Amo a mi esposa y me hizo darme cuenta de lo estúpido que había sido.

¿Qué has aprendido de ser padre?

Yo no era un padre; era un niño travieso más para mi esposa. Un día tuve una pelea con mi hijo (Jack) y le pregunté: “¿Qué putas has querido siempre en tu vida?”. El respondió: “Un padre”. Eso me golpeó como una maldita roca en la cabeza. Lo miré y le dije: “Jack, lo siento muchísimo”.

Mi ego controlaba mi vida. Yo pensaba que tenía el derecho de ser lo que yo quisiera. Pero ese no es el caso, porque cuando traes a alguien al mundo tienes una responsabilidad. Sharon es de esas madres que viajaría por todo el mundo, regresaría a Inglaterra y llevaría a los niños a un zoológico, a una película o lo que sea. Yo estaba tirado en un bar todo el tiempo, algo de lo que no estoy orgulloso. Pero estar sobrio les da esperanza de que me quedaré. Ahora la relación con mis hijos es muy buena.

Si alguien te dijera que quiere hacer un show de televisión de su familia, ¿qué le dirías?

Ten cuidado, porque con la fama y el éxito viene el ego. Todos tenemos uno, pero depende de cómo lo uses. No llegas a ser un pendejo por accidente. Todo el tiempo tienes que ser una mala persona y tratar mal a los demás, y es un trabajo duro.

¿Cómo tienes tu ego bajo control?

Me casé con una buena mujer. Una noche estaba con mi esposa en el cine, y no estaba de ánimo. Un niño se acercó a mí [para hablar] y le dije: “Escucha, no estoy de humor”. Ellos continuaron y yo les dije: “Váyanse a la mierda”. Y mi esposa dijo: “No digas eso nunca más. Hay una razón por lo que estamos aquí”. Entonces me disculpé. Pero no me siento cada maldito minuto como Papá Noel.

¿Qué sabes ahora de las drogas y el alcohol que no sabías antes?

Cuando no te gustas a ti mismo por drogarte tienes un gran problema. No soy de esos tipos que están sobrios y dicen: “No, no deberías tomar”. Si pudiera tomarme un trago en este momento y pasar un buen rato, no estaría al teléfono contigo… estaría en un bar. Pero eso fue una molestia por un largo tiempo.

¿Entonces fue por fuerza de voluntad?

No, es la aceptación. El otro día le decía a Sharon: “Todos los amigos con los que bebía están muertos. Nadie ha regresado a decirme: ‘Hola, Oz. Este lado es mejor. Ven con nosotros’”. Quiero estar ahí para todos. Pero más que eso, no me gustaba cómo me sentía después de drogarme, emborracharme o ambos.

¿Cómo te diste cuenta de eso?

Cuando me despertaba en mis propios orines encima de una maldita alcantarilla.

¿Ahora cómo te relajas?

Me masturbo [risas]. No, tengo un cuarto en mi casa donde pinto. Mezclo los colores. No soy un artista, pero hago diseños y modelos, escucho música de los 80 y veo un poco de televisión. Estoy obsesionado con Game of Thrones, igual que el 90% del mundo.

Hace poco terminaste la gira The End con Black Sabbath. ¿Qué piensas del retiro?

Las personas que tienen mi edad dicen: “Tengo 65 años. Estoy retirado”. Y luego se mueren. Mi papá ganó un poco de dinero por el trabajo que tenía, arregló el jardín y murió. Yo pienso que eso es una decepción, luego de trabajar por tantos años en una fábrica. No me retiraré. La gente todavía quiere verme. ¿Por qué me retiraría?

¿Qué aprendiste de arrancarle la cabeza a un murciélago y una paloma con tu boca?

Que Ozzy es un poco más [que esas historias]. La gente recuerda a Robin Hood, Jesse James, Al Capone y Bonnie y Clyde… no se acuerdan de las personas que hicieron algo bueno. Es algo folclórico.

¿Qué es lo que te impulsa?

Es por lo que vivo. Si no fuera por la música, probablemente estaría muerto. Tuve una educación muy pobre. Nunca salimos de vacaciones, no teníamos carro y vivíamos en una casa muy pequeña. Y lo que he logrado es sorprendente. He tenido una vida bendecida.


Deja tu opinión sobre el articulo: