Última palabra: Sammy Hagar

El cantante habla de cumplir 70 años, la crianza de sus hijos y cómo sería su reunión ideal con Van Halen


POR ANDY GREENE | 27 Sep de 2017

Illustración por Mark Summers


¿Qué es lo mejor y lo peor del éxito?

La mejor parte es que vives tu sueño. La única desventaja, tal vez, es que un día no eres tan relevante como antes. A veces pienso: “Wow, todo tiene su fin. No tendré otro disco exitoso y nunca más seré la estrella de rock más deseada del mundo”. No la estoy pasando mal, pero algunas personas no pueden lidiar con eso.

¿Quién es tu héroe?

Elvis. Fue un gran cantante y se vestía fantástico para esa época; había gente que quería superarlo. Los Beatles fueron fantásticos, pero eran cuatro músicos que se abrieron paso. Brian Epstein fue el artífice de todo. En cambio, Elvis se hizo solo. Incluso cuando estaba viejo, gordo y haciendo locuras, todavía me gustaba.

¿Cuál es la compra más indulgente que has hecho en toda tu vida?

Mi maldito avión. Es un Bombardier Challenger 300. Tiene nueve puestos y puede volar por siete horas y media a 850 kilómetros por hora. Sin él, no podría hacer ni la mitad de lo que hago. Si tuviera que viajar en un avión comercial para encontrarme con Mark Cuban (de la serie televisiva de Hagar), le habría dicho: “Jódete, no iré”. Pasaría lo mismo con las giras.

Si estuvieras condenado a muerte, ¿cuál querrías que fuera tu última comida?

Pediría un ossobuco, que es un jarrete de ternera estofada sin deshuesar. Me gustaría con linguine, no con saffron rissotto. Con un poco más de salsa de lo normal para que fuera más espeso y una barra de pan italiano. Probablemente con un vino Conterno Barolo del 85… eso me haría muy feliz.

¿Confias en que la cocina de la prisión no lo arruinará?

¡No! Les diría que yo quiero cocinarlo. Necesitaría una gran estufa. Soy un verdadero chef. He cocinado para Emeril Lagassse, Mario Batali y Julian Serrano, chefs arrogantes. Siempre los sorprendo.

Tu hija está a punto de cumplir 16 años. ¿Te sientes diferente frente a los límites de velocidad ahora?

Esa pregunta es difícil. Cuido mucho a mis hijos, pero si estoy manejando mi Ferrari, por ejemplo, lo hago a 160 km por hora.

¿Cómo crías a tus hijos?

Me estoy divirtiendo mucho. Lucho con mis hijos, los molesto y bromeo con ellos todo el tiempo. Pero soy muy severo y mi esposa es incluso más dura. Si me mientes y yo me doy cuenta, te castigaré peor que si me hubieras dicho desde un principio la verdad. Ellos no me mienten, porque están asustados de hacer cosas que me tendrán que contar. Es una manera interesante de criar a tus hijos sin tener que usar tus manos.

¿Cómo te sientes ya que vas cumplir 70 años en octubre?

No me lo esperaba. Si hubiera sabido a los 30 que las cosas serían así a los 70, no habría estado tan preocupado. No es que estuviera preocupado, pero a veces era inseguro y pensaba: “Me preguntó qué haré a los 60. ¿Qué tal si debo volver al trabajo o algo así?”. En realidad es muy fácil, amigo. Puedo cantar y tocar guitarra mejor que nunca. Soy práctico. Tengo sexo como en mis mejores épocas.

¿Cómo calificarías a Trump como presidente hasta ahora?

No creo que puedas calificarlo todavía, porque el pobre tipo no puede hacer nada. La oposición es tan dura que no le darán ni una oportunidad. Me gustaría ver que le den una oportunidad. Él es el presidente de Estados Unidos, y si no vemos cambios no nos va a ayudar. Entonces tal vez cambie algunas cosas que no funcionen, y luego el próximo presidente diga: “Eso no funcionó, yo lo haré de esta manera”. Porque no creo que nadie sepa qué putas están haciendo allá.

Cada vez hay más rumores de que volverás a Van Halen.

No he hablado ni me he dirigido a nadie. Aunque te contaré cómo me lo imagino en mis sueños: sería junto a Sam, Dave, Michael, Alex y Eddie (los integrantes de la banda en 1984, más Hagar). Me parece bien si la banda de Wolfie (el hijo de Eddie) abre el concierto. Yo diría: “David, sal y toca dos canciones. Luego sal del escenario, yo entro y hago dos canciones. Yo salgo y tú haces otras dos canciones”. ¿Puedes imaginar esa competencia? Dave salta a la tarima y canta Jump y Ain’t Talkin ‘Bout Love. Yo salgo y canto Good Enough. Tienes que ir con fuerza y más te vale hacerlo bien. Le daría mi dinero a los bancos de alimentos si ellos hacen lo mismo. Me encantaría dar a los fans el mejor concierto que pudieran tener hoy de Van Halen. Luego diría: “Ok chicos, todavía me caen mal”.


Deja tu opinión sobre el articulo: