Amy Winehouse: 10 grandes canciones inéditas

Desde temas descartados de Frank a una conmovedora versión de los Beatles, escuchen algunas de las más atractivas rarezas de la fallecida cantante

por JORDAN RUNTAGH | 29 Jul de 2016


Amy Winehouse fue una vorágine de talento y problemas. Vivió con un estilo rebelde e impetuoso que la hizo llegar a los titulares, pero las chispas de vulnerabilidad que mostraba en su música hicieron de su trabajo una obra eterna. Su muerte en 2011 a los 27 años ya ha coronado la cualidad de mito trágico.

El inmenso legado musical de Winehouse reposa en solo dos álbumes grabados durante su vida, y una adición de lados B, grabaciones en vivo e colaboraciones vocales con otros artistas. Siguiendo al lanzamiento de la compilación de rarezas póstumas Lioness: Hidden Treasures, los ejecutivos discográficos aseguraron que los archivos estaban vacíos, habiendo destruido cualquier otro demo del material original de su tercer álbum. A pesar de eso, un número de canciones en alta calidad han aparecido en grabaciones piratas y en línea a lo largo de los años, siendo compartidas con amor por fans desesperados por ese disco que nunca fue. Como conmemoración al quinto aniversario del fallecimiento de Winehouse, escuchen una selección que repasa toda su carrera con joyas inéditas de la cantante.


“Long Day”


“No soy una niña tratando de ser una estrella o tratando de ser algo más que una música”, dijo alguna vez Winehouse en una entrevista temprana. “No pienso que seré famosa en absoluto. No creo que podría soportarlo. Probablemente enloquecería”. Con este vistazo a su psiquis, las letras de Long Day, se vuelven aún más conmovedoras. Compuesta después del lanzamiento de Frank, su debut de 2003 en una disquera importante, es un retrato de una reacia figura pública, ya damnificada por su notoriedad. “Estoy cavando mi propio agujero y en estos días lo único que hago es trabajar”, canta sobre una engañosa pista tranquila. “Cuando alguna vez tuve tanta alma y últimamente he olvidado lo que soy”. Cambiando su humor insigne por la sincera claridad, las palabras presagiaban su destino.

“When My Eyes”


Anterior a las sesiones de Frank pero removida de la lista final de canciones, When My Eyes se lee como una oda a la propia imaginación de Winehouse. La canción es un sueño lúcido que cataloga todo lo que ella quiere ser. Hace referencia a una mesera en patines retro –su carrera de fantasía– y habla de sus inspiraciones musicales como Dinah Washington y Frank Sinatra. Conmovedoramente, también canta sobre la confianza que la elude cuando está despierta. When My Eyes captura un tiempo anterior a cuando buscó escape a través de las drogas y el alcohol, cuando su mente y música le daba todo el refugio que ella requería.

“Trilby”


La inquebrantable introspección de Winehouse usualmente llevaba a letras profundamente personales que desbordaban intensidad emocional, pero ocasionalmente la revisión de su alma resultaba en un hilarante auto censura. Este loco ingenio es el centro de atención de Trilby. Mientras que canciones futuras apuntaban a adicciones más serias, esta canción le rinde tributo a su debilidad por las compras. “Bueno, tengo más zapatos que Carrie Bradshaw, más bolsos de los que podría guardar”, canta y, aún insatisfecha: “¡Quiero más, más, más, más!”Por eso mismo se le vio usando sombreros Trilby durante la grabación de Frank.

“Procrastination”


“Todo el mundo que oye Procrastinate la ama”, dijo el director de Island Records Ted Cokle a The Guardian en 2011 mientras Lioness: Hidden Treasure se estaba preparando para un lanzamiento póstumo. Su compañero ejecutivo Mike Beese hizo eco de estos sentimientos, pero aseguró que la canción había quedado fuera de la compilación porque la misma Winehouse no quería que la canción se diera a conocer. “Si alguna vez oyes Procrastinate, tienes mi permiso para ir a mis oficinas en Kensington y despedirme”, insistió. A pesar de su magnánima explicación, la canción ha estado rotando en cintas piratas y en YouTube durante años bajo el título de Procrastination. Como sugiere el nombre, las letras confrontan su propensión a distraerse y su deseo decreciente por escribir música tras el lanzamiento de Frank.

“Alcoholic Logic”


Con un título que se siente tan incómodamente cercano, Alcoholic Logic bebe del mismo manantial que produciría Rehab. Aunque es menos literal que su innovador éxito, la letra compara sus problemas crecientes de abuso de sustancias con su vida amorosa complicada y usualmente destructiva. Para 2005 se había conocido con su futuro esposo Blake Fielder-Civil, quien la alimentaría con sus comportamientos más destructivos, incluyendo las drogas y el auto destrucción. Su compleja unión de intermitente inspiraría su mejor trabajo, Back to Black.

“Detachment”


Empapada de insolencia, Detachment retrata a una mujer huyendo de la relación que acaba de incendiar. Grabada en 2006 durante las sesiones de Back to Black, las letras aluden al amorío de Winehouse con el amigo de Fielder Civil, en un esfuerzo por hacer borrón y cuenta nueva de su relación disfuncional. Lo logró –durante un tiempo. El tema es la pieza faltante en la narración del álbum y le agrega una dimensión adicional a su historia de amor condenado.

“Todas las canciones son sobre el estado de mi relación con Blake en esa época”, dijo Winehouse del álbum en 2007. “Nunca había sentido cosas como las que sentí por él por nadie más en mi vida. Fue muy catártico porque me sentía terrible por la manera en que nos habíamos tratado”. Irónicamente, el éxito de Back to Black ayudó a reunir a la pareja, que se casó en 2007.

Un fragmento de la canción puede oírse en el documental de 2015 de Asif Kapadia, Amy, pero la versión completa permanece bajo llave.

“Jazz n’ Blues”



Amy Winehouse - Jazz 'n' blues. por 195477a

También conocida como Money (No More Jazz n’ Blues), este lento jam es posiblemente la canción más vieja que se conoce de Winehouse hasta la fecha. Se dice que data de su colaboración de 2001 con Edward Bigham, dos años antes del estreno de Frank. Con escasos instrumentales de apoyo, suena más como un bosquejo que una grabación terminada, mientras canta de su deseo de “tirar mi dinero” y “gastarlo en bolsos y zapatos” – un tema que revisitaría en Trilby. Su alcance vocal no tiene el especial fraseo ni el poder de su trabajo futuro, pero la pista es una mirada fascinante a una diva desarrollando su estilo. Como sugiere el título, dos de sus géneros favoritos dominan esta etapa inicial.

“Beat the Point to Death”


Aunque destinada al reconocimiento mundial como cantante de R&B, las primeras experiencias de Amy en el studio ocurrieron a mediados de los noventa como parte de Sweet ‘n’ Sour, un dúo hip-hop con su amiga Juliette Ashby. La pareja formó el grupo cuando tenían solo 10 años, escribiendo melodías y letras propias. Posteriormente grabaron tres títulos originales: Glam Chicks, Spinderella (llamada por la DJ de Salt-N-Pepa) y Boys…Who Needs Them.

“Sweet ‘n’ Sour es algo bonito porque hacen su versión de Salt-N-Pepa”, dice el director de Amy Kapadia, quien tuvo la oportunidad de oír algunas de las cintas. “Amy es obviamente Sour [se ríe], pero se lo toman muy en serio… Cuando me pusieron las canciones estaba esperando que se les estallara una carcajada, pero no. Esto es real e iba muy en serio”.

Considerando sus temas líricos del futuro, Boys…Who Needs Them es particularmente encantadora. “Los chicos nos dejan solas/no hay nadie en casa”, cantan Winehouse y Ashby en la pista de dos minutos y medio. “Te tratarán como a un perro, te abusarán”. Afortunadamente, Kapadia no pudo conseguir los derechos para incluir la canción en el documental y las tres canciones de Sweet ‘n’ Sour siguen sin conocerse. Lo más cerca que estuvo Winehouse de repasar su temprana visión musical fue tal vez en Beat the Point to Death, un R&B con tintes noventeros con una deuda considerable con Erykah Badu y Lauryn Hill. Tampoco se ha publicado.

“All My Loving”


El LP póstumo Amy Winehouse at the BBC expuso varias de las sesiones de alta calidad que grabó para televisión y especiales de radio, pero muchos de sus ingeniosos covers siguen sin publicarse. Estos van desde clásicos populares americanos como “Sentimental Journey,” la canción de cune blusera de “Ain’t Nobody’s Business” tomada de su tributo a Billie Holiday de 2004 Bille & Me, y covers más contemporáneos de Lauryn Hill, Michael Jackson y Marvin Gaye. Uno de los mejores es este espirituoso cover acústico del impresionante clásico de los Beatles, grabado para el documental de TV Glastonbury Calling en 2004.

“You Always Hurt the Ones You Love”


A comienzos de 2011, la vida de Winehouse se había estabilizado lo suficiente para poder reanudar el trabajo en su muy esperado tercer álbum. Por obligaciones de producción llamó a Mark Ronson y Salaam Remi, que también habían dirigido las sesiones de Back to Black. “Probablemente terminó el proceso de escritura unas semanas antes de fallecer”, recordó Remi. “Alcancé a conocer 14 canciones. Lo que tenía que pasar estaba ahí”. Seguramente en ese grupo de canciones estaría incluida la afligida You Always Hurt the One You Love. Ninguna interpretación completa de la canción, si es que existe, ha salido a la luz, pero el documental de Amy incluye una conmovedora escena en la que Winehouse recita las letras de esta hiriente crítica de sus propios fracasos sentimentales.


Deja tu opinión sobre el articulo: