Green Day, de Gilman Street para el mundo

por DAVID VALDÉS | 10 Nov de 2017


Posteado el 10 Nov de 2017 - 10:59 AM



Green day, herederos del punk en los 90, han tenido dos facetas muy claras a lo largo de su historia. Primero fueron chicos malcriados de pelo verde que salían en MTV brincando mientras cantaban sobre destruir cosas y masturbarse. Su debut en una gran disquera, Dookie (1994), alcanzó el triple platino. En el nuevo milenio se mostraron como hombres maduros con American Idiot y 21st Century Breakdown, dos álbumes conceptuales cargados de contenido político, hechos para reflejar la confusión de nuestros tiempos.

Billie Joe Armstrong y Mike Dirnt crecieron en Rodeo, California. A los 14 años fundaron Sweet Children y a los 17 se convirtieron en Green Day. Firmaron con el sello punk Lookout y en 1989 lanzaron el EP 1,000 Hours. Un año después hicieron su primer álbum, 39/Smooth, y más tarde su baterista, John Kiffmeyer, dejó la banda para dar paso a Tré Cool, con quien grabarían Kerplunk.

El 1 de febrero de 1994 lanzaron Dookie y desde ese momento se tomaron el mundo, vendiendo más de 20 millones de discos y logrando un premio Grammy como mejor álbum de música alternativa; el punk de repente se volvió popular. Propulsado por la rebeldía que caracterizaba a una juventud inconforme y desenfrenada, Basket Case, Longview y Welcome to Paradise conquistaron a miles de jovencitos con sus vertiginosos y pegajosos riffs, su estruendosa batería y sus letras inusuales.

Para sorpresa de todos, incluso de Armstrong, el desinterés y la actitud descortés inspirarían a muchos más a acabar con la paciencia de sus padres, generando un fenómeno cultural que se manifestaría en grandes conciertos en el Madison Square Garden (en el que Armstrong tocó desnudo para todo el público) y en Woodstock ‘94’ (una guerra de lodo entre el grupo y miles de asistentes).

Las giras, el cansancio y la fama trajeron consigo la necesidad de tomar un camino de experimentación a través del folk y el pop rock con melodías más acústicas y digeribles. Los frenéticos y comerciales “tres chiflados” lanzaron Nimrod y Warning, un cambio un poco radical para su público. Con el tiempo, las bandas afines al trío californiano fueron desapareciendo, pero con cada álbum Green Day evidenciaba que no iba a bajar los brazos, a pesar de las dificultades.

Años después de relucir como los nuevos y prematuros líderes de una generación, la madurez se vio reflejada con el lanzamiento de American Idiot, un álbum que trató directamente las problemáticas políticas de Estados Unidos bajo el mando de George W. Bush. Contra todas las expectativas, Green Day inició una gira por los estadios más grandes del mundo, una época que fue considerada el verdadero renacimiento de la banda de la escena de East Bay.

El rotundo éxito de American Idiot llegó a Broadway con un musical en homenaje al álbum, que plasmó la realidad estadounidense a través de personajes como Jesus of Suburbia, St. Jimmy y Whatsername. El álbum marcó una brecha, un antes y un después, que deja entrever la enorme evolución musical de tres chicos que empezaron tocando donde les dieran el sí: patios, garajes, colegios y fiestas.

Luego de trabajar por meses, estar alejados de sus familias y realizar una gira para promocionar a ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré!, una trilogía de álbumes producidos en 2012, los oriundos de Berkeley se tomaron un descanso para ocuparse de asuntos personales y alejarse un poco del mundo del entretenimiento.

Sin el consentimiento de Warner Brothers, su sello discográfico, y solo con la ayuda de Chris Dugan, su ingeniero de sonido, en 2016 volvieron a la escena con su décimo segundo álbum de estudio: Revolution Radio. Para llegar a él Armstrong tuvo que vencer sus adicciones, y Dirnt superó el cáncer que padeció su esposa. Es nostálgico, anecdótico, político y ambicioso; casi que una combinación de todos los discos de la banda en 12 canciones. La inequidad económica y un país al borde del desastre comandado por Donald Trump (Troubled Times); los recuerdos de una juventud alocada y libertina (Outlaws); y los pensamientos de un tirador maniático (Bang Bang, el primer sencillo del disco) son algunos de los temas que reseñan en su álbum.

Con su nuevo lanzamiento, la experimentada agrupación emprendió una nueva gira mundial llamada Revolution Radio Tour, con paradas en Estados Unidos, Europa y Latinoamérica (el 17 de noviembre estará en Bogotá). Green Day sin lugar a dudas se ha consolidado como una de las pocas bandas de rock que se sostienen con firmeza, estrenando nuevo material y reflejando una energía en el escenario que pocos mantendrían después de casi 30 años de carrera.


Deja tu opinión sobre el articulo: