Adicto a la oscuridad

“Mi versión de It es como Stand by Me, pero de terror”, ha dicho el director de esta adaptación de la leyenda

POR RODRIGO TORRIJOS | 11 Sep de 2017


El argentino Andrés Muschietti, director de la nueva adaptación de It, pintó al protagonista de las pesadillas infantiles ochenteras en los tonos de sus propios miedos; explorando en las sombras de su infancia encontró el valor para dominar al legendario payaso asesino. Al igual que en su primera película, Mamá, hizo equipo con su hermana Bárbara, quien produce y escribe.

Según Bárbara Muschietti en las películas de inicio de los 80 los niños eran “parte de la utilería”. Sus personalidades, motivaciones y aventuras carecían de volumen y complejidad, hasta que Steven Spielberg y Stephen King se metieron en el asunto.

Películas como E.T., Los Goonies o El imperio del sol convirtieron a los menores en protagonistas de sus aventuras y en sus propios referentes generacionales; tal vez esto alimenta la nostalgia que ha significado el éxito de series como Stranger Things. Spielberg afirmaba que su cine era cine de autor. “Cuando niño soñaba con dinosaurios que vivían en el patio de mi tía”, dijo alguna vez. King, maestro de la literatura oscura, ponía a los más jóvenes en el centro de la trama, Cementerio de mascotas, The Shinning y por supuesto It reflejaron la sensación de una juventud que creció con los fantasmas de la separación de los padres y la tensión de la Guerra Fría. La vulnerabilidad de la condición humana fue interpretada por adolescentes enfrentados a un mundo aterrador. A Bárbara Muschietti la marcaron las lecturas de King: “Estas cosas espantosas les pasaban a niños, ellos vivían circunstancias de adultos. Era un drama terrible para mí”, recuerda.

Andy Muschetti era un chico cuando estos grandes ataron el vínculo entre el horror y la nostalgia de la infancia. Recuerda haberse convertido en un “niño insomne”, por cuenta de las películas de terror de Narciso Ibáñez que pasaban en la noche por la TV argentina. De ellas pasó a la lectura obsesiva de la obra de King y fue desarrollando lo que él define como una “adicción a la oscuridad”, una “atracción morbosa por sentir miedo a cosas en la penumbra”.

Muschietti rodó mucha publicidad junto a su hermana; se aventuró con Mamá, un corto de terror que cayó en manos de Guillermo del Toro, quien le dio todo su apoyo para convertirlo en un largometraje, ha ascendido en Hollywood y actualmente es el más firme candidato a dirigir Robotech. Cuando el encargo de adaptar la novela de King llegó a sus manos, pensó que esta nueva versión funcionaría perfectamente en los 80 y los 50. Pensó en eso, en dar nuevas motivaciones y humanidad a los chicos protagonistas y evitó dar fe a la “maldición” que rondaba al proyecto. Durante 10 años en desarrollo Pennywise vio desistir a varios directores.

Acudió al texto que le había robado el aliento en su juventud y marcó distancia con la película para televisión. “Respeté el libro, pero también lo llené de mis propias fobias y miedos”; reconoce que la actuación de Tim Curry en la versión original es impresionante, pero la película era bastante floja, “hay cierto alivio, no estás haciendo un remake de Poltergeist”. It es el tipo de historia que puede crecer. Sin embargo, el payaso asesino habita en la memoria colectiva de la generación que creció rentando películas en las videotiendas. It tiene mucho de leyenda urbana, “muchos recuerdan las imágenes, tienen una vaga noción de la historia, pero son pocos los que terminaron de verla. Solo los valientes llegaron hasta la parte de la araña”, dice Andrés. “Es el tipo de película que te asustaba tanto como para no seguir mirando”. Pero para este director rodar cintas de terror representa algo más. Es la oportunidad de exorcizarse: “Para mí aún tiene que ver con forzarme a crecer”.

Cuando rodó Mamá, estaba teniendo problemas para estar solo en casa, lo relacionó con sus fantasmas y a través de la película logró superarlo. Considera que ha transformado a It en “algo personal, una mezcla de sensaciones y miedos que tuve creciendo”.

Sobre hacer equipo de nuevo los hermanos Muschietti enfatizan: “No quieres no trabajar con tu hermano”, y Andrés añade que “hay diferencias sistemáticas entre director y productor, pero cuando es tu hermana, hay límites que se desdibujan, discusiones sobre la película que se vuelven personales, que terminan sacando temas familiares”. El tema de la amistad y la familia sirven de estructura a esta nueva versión de It, que Muschietti define como “Stand By Me con más muertos”.

Reportería adicional de Rosa Gamazo.

RELACIONADOS

Adicto a la oscuridad
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: