Alcolirykoz en Bogotá: serán eternos, ¡se los juro por Dios!

Los ninjazz pusieron a cabecear a la capital con dos fechas históricas para la escena del hip hop colombiano.

POR DAVID VALDÉS | 11 Mar de 2018

<p>Kaztro, Gambeta y Fa-Zeta protagonizaron una noche memorable en Bogotá.</p>

Kaztro, Gambeta y Fa-Zeta protagonizaron una noche memorable en Bogotá.


Y sí, efectivamente. Metaleros, punkeros, raperos, hipsters, rockeros, y todas las demás tribus urbanas que se puedan imaginar, hacían fila -una que le daba la vuelta a la cuadra- para ver a Alcolirykoz.

Los ninjazz de Aranjuez se presentaban en Bogotá en promoción a Servicios Ambulatorioz, uno de los mejores álbumes colombianos de 2017, pero nunca esperaron una respuesta tan fervorosa por parte del público. Unas semanas después de anunciar su concierto para el 10 de marzo en el Auditorio Lumiere, el trio paisa anunció el sold out. Y para complacer a los que “trasnocharon para comprar la boleta”, como dijo Gambeta, programaron una nueva fecha para el 9 de marzo. Y para fortuna de los paisas, sold out otra vez.

La noche del 10 fue calurosa, agitada, eufórica y repleta de aplausos y venias para Gambeta, Fa-Zeta y Kaztro, los tres mosqueteros que pusieron a cabecear a la capital “sin salir del barrio”. Fa-Zeta salió de primero, para calentar motores en la consola con el comienzo de Intro (Regaño), para que la gritería retumbara en todo el escenario. Y unos segundos después, Gambeta y Kaztro, alabados como unas estrellas de rock, saltaron a la tarima para abrir el concierto con Házmelo rap. Y de ahí para adelante fue una fiesta repleta de éxitos de antaño y casi todo el último álbum (la única que faltó fue Los sospechosos de siempre).

“Ustedes son los que van a cambiar el mundo. Los que compraron boleta ayer van a cambiar el mundo, pero más tardecito”, bromeaba Gambeta. Y los invitados fueron unos gigantes de la escena colombiana: N. Hardem manoteó y bailó algunos temas de Lo que me eleva como telonero, Aerophon fue convocado para La noche y Rocca apareció de sorpresa para el final de La penúltima cena. Tampoco hicieron falta clásicos como 1999, Otra canción larga y Los genios de la botella (la versión de Gambeta).

Lo más destacado de la noche fue Despilfarro, cuando llamaron a dos personas del público para una batalla de rap. ¿El premio? El disco de Servicios Ambulatorioz. Parecía que estuviera preparado: los dos la rompieron, no titubearon y se sabían de principio a fin la primera parte de la canción. Kaztro los miraba con sorpresa y Gambeta al final dijo: “Esto no está arreglado. Ella no es mi prima y él no es el hermano de Fa-Zeta”.

Al final, Tararea, la más esperada del concierto, puso a saltar y cantar a todos los asistentes, y a nadie le importó la incomodidad o el calor infernal del Lumiere. Se despidieron, pero ese no era el final; faltaba Outro (Regalo). ”¡Yo ya me voy! ¡Por Dios!”, se escuchaba en los altavoces y las sonrisas y lágrimas aparecieron. Un himno de agradecimiento por su carrera, a los que siempre han estado ahí y cómo esa música “les ha dado más de lo que le han pedido”.

Los ninjazz demostraron que sí saben cómo organizar una fiesta y a quiénes invitar para rematar al público. Los dos días, el 9 y el 10, fueron presentaciones históricas para Alcolirykoz y una reafirmación de que están en la cima del hip hop colombiano, y no hay nadie que los codee. Desde Aranjuez, serán eternos… ¡se los juro por Dios!

RELACIONADOS

Los ninjazz contraatacan
Vér
Alcolirykoz: Los ninjazz de Aranjuez
Vér
Alcolirykoz en Bogotá: serán eternos, ¡se los juro por Dios!
Vér
La típica, para bailar en las novenas con Alcolirykoz
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: