ALMAX día 3; diversidad al máximo

Desde el rock duro del Revólver Plateado hasta el pop espacial de Ságan, pasando por el romanticismo de Santiago Cruz y la fiesta mexicana. Una jornada en la que Vives nos recordó quién es el patrón.

POR ROLLING STONE COLOMBIA | 04 Dec de 2016

<p>David Micolta</p>

David Micolta


El escenario1 abrió sus puertas con el power trío de Pablo Trujillo, el pelirrojo presentó cortes de sus cuatro producciones de estudio, y convenció a una audiencia desprevenida con su energía rockera. Un tiempo después, en la segunda tarima, el Consulado Popular descargó una tonelada de rock bastardo y vallenato visceral. Con una divertida reinvención del villancico decembrino de Caracol Radio, el Consulado dio muestras de su capacidad para divertirse y divertir.Los Ciegossordomudos cosecharon una asistencia bastante numerosa para la hora que les correspondió, y se pasearon por su historia con joyas que hacen parte de la historia musical de Bogotá; Calcetos, Mañana y El beat de mi corazón, entre otras, sonaron con la fuerza y precisión que solo la experiencia concede en las tablas. Ságan no corrió con la misma suerte en concurrencia. Sin embargo, afrontaron todas las dificultades con elegancia y virtuosismo, y la voz de María Mónica Gutiérrez flotó embrujando a los presentes, fue impresionante verla cantar de esa forma. Su presentación estuvo impecable.

Vicente García le dio un sabor especial a la tarde lluviosa con su repertorio de ritmos caribeños. Hizo una buena muestra de sus canciones de A la mar, que entre aplausos y gritos de admiración fueron recibidas como clásicos, como Carmesí y Espuma y arrecife. En el escenario 2 se presentaba Revólver Plateado, una de las propuestas de rock más sólidas de la actualidad colombiana. Entre estruendos de guitarra y rasposas composiciones, Mauricio Colmenares dio cátedra sobre la esencia más pura del rock clásico. Bendita sea la hora en que el músico santandereano decidió presentarnos este proyecto.

Superlitio, que anda grabando un nuevo álbum, descargó uno tras otro sus hits sobre la tarima principal, y Pipe Bravo acabó con todo al despacharse con la versión más desgarradora que hayamos escuchado de No sé si volverá. Así mismo, pusieron a todos a baila con su Champetrónica. Estos caleños saben perfectamente cómo se arma una fiesta. Santiago Cruz hizo cantar a miles con sus éxitos sobre la tarima principal, y se dio el gusto de invitar a Esteman para que lo acompañara durante La Memorias de mis sentimientos. Su show dejó felices a quienes iban poco a poco preparándose para la rumba.

David Micolta
David Micolta

El escenario 2 tuvo una auténtica ocupación mexicana, que no cedió hasta al final de la noche. Kinky presentó un potente show de hora y media en el que la unión entre los sintetizadores, las trompetas de Gil Cerezo y el acordeón de Ulises Lozano fueron irresistibles, incluso para los que estaban ahí por casualidad. Después, como una distopía norteña, aparecieron Bostich y Fussible, cerebros de Nortec Collective, una especie de Kraftwerk nacido en Tijuana. La banda que los acompaña estuvo a la altura de un carnaval, bailando con el público sin soltar sus tubas, trompetas y acordeones. Un despliegue de energía colosal que anticiparía la llegada de Camilo Lara y su Instituto Mexicano del Sonido.

Angélica Vargas
Angélica Vargas

Everlast sorprendió a todo el mundo, demostrando que su presencia en el cartel no tenía que ver exclusivamente con nostalgia noventera. Acompañado por un par de virtuosos en la batería y los teclados, él con su guitarra acústica sacó lo mejor de su repertorio como solista, y se arriesgó con fantásticas versiones de Folsom Prison Blues (Johhny Cash) y Working Class Hero (John Lennon). Uno de los puntos más altos del festival, sin duda alguna.

David Micolta
David Micolta

Lo de Carlos Vives ya es costumbre, y alabar sus shows es un lugar común, pero resulta inevitable. Su carisma y talento son indiscutibles, incluso para sus detractores. Con el poderío de La Provincia se despachó con una tanda de clásicos inesperados, muchos de ellos entraron a su repertorio de este show en respuesta a una solicitud de ROLLING STONE. Ella, Altos del Rosario y Santa Elegía brillaron sorprendiendo a quienes tal vez nunca habían visto esas canciones en vivo. Sin embargo, fue Londres (con Eduardo Arias como invitado para anunciar la trágica ficción de Hora Local) la joya de la noche. Pipe Bravo y Chocquibtown también fueron invitados. Lo que ocurrió puede ser irrepetible, y nuestros corazones lo guardarán eternamente.

David Micolta
David Micolta
David Micolta
David Micolta
Angélica Vargas
Angélica Vargas

Camilo Lara y su Instituto Mexicano del Sonido decidieron no competir con el ardor del público por ver a Carlos Vives, y aplazaron su show una hora. La decisión funcionó, y desde que sonaron las primeras cumbias, el público se desplazó al escenario 2. La visita de Bostich, quien no quería dejar a medias la fiesta, puso a brincar alocadamente a una audiencia que aún tenía energía para rato. Lara, un showman consumado, cerró con magia y una imperdible Alocatel la tremenda invasión mexicana de ALMAX.

David Micolta
David Micolta

RELACIONADOS

ALMAX día 3; diversidad al máximo
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: