Arcade Fire ganó en Bogotá (pero no noqueó)

El grupo canadiense repasó su discografía en una presentación donde brillaron sus clásicos

POR SANTIAGO ANDRADE | 06 Dec de 2017

<p>El horario pudo afectar la energía del público durante el concierto de Arcade Fire. Foto por Rodrigo Torrijos</p>

El horario pudo afectar la energía del público durante el concierto de Arcade Fire. Foto por Rodrigo Torrijos


Lo primero que llamaba la atención al entrar a la carpa donde se hizo el concierto de Arcade Fire era una bola de espejos colgada en el techo, esas típicas setenteras que iluminaban a un tipo con afro bailando. Un objeto que, por el sonido del álbum más reciente de la banda (Everything Now), auguraba una fiesta llena de funk y sonidos de los 70. Y aunque hubo de eso, el grupo liderado por Win Butler entregó mucho más.

Una versión disco de la Quinta Sinfonía de Beethoven animó a los asistentes, que ya habían bailado con Bomba Estéreo. “Damas y caballeros, ha llegado el momento de la pelea. ¿Están listos? Un evento sin precedentes y pague por ver”, anunciaba una voz mientras Arcade Fire aparecía en las pantallas como si fueran a salir a boxear. El escenario estaba rodeado por las cuerdas de un ring. Butler apareció entre el público y desató la locura.

Abrieron con Everything Now y en el momento en que todos los asistenes cantaban, los Gaiteros de Ovejas salieron para darle un toque de folclor a la canción.

Paréntesis: mientras Bomba Estéreo tocaba, Stuart Bogie (saxofón) se reunió con los Gaiteros para ensayar las canciones que iban a tocar juntos. Con un español muy limitado, la ayuda de una traductora, señas y tan-tan-tarararas, logró cuadrar la entrada y salida del grupo colombiano. “El amor a la música es más fuerte que la gente que nos quiere separar”, les contó Bogie al explicarles el significado de las canciones que iban a tocar. “Estamos muy felices y agradecidos de tocar con ustedes”, respondieron los músicos nacionales.

Luego de Everything Now, Régine Chassagne se tomó el escenario por primera vez en la noche para interpretar Haiti. Entre el público ya se vivía una fiesta y, antes de empezar con Here Comes the Night Time, hubo una explosión de cumbia y guitarras que puso a bailar a todo el mundo. Luego de tocar la canción de Reflektor, los Gaiteros salieron del escenario.

Arcade Fire mezcló durante todo el set canciones viejas, esas que ya se han convertido en himnos indie, con lanzamientos más recientes. No Cars Go fue la primera canción de Neon Bible, su álbum de 2007, que tocaron en Bogotá. Los asistentes respondieron coreando “Between the click of the light and the start of the dream”.

Lástima que la pantalla detrás de la tarima no estuvo montada. Al parecer hubo un problema con el escenario unas horas antes del concierto. Siendo un grupo tan completo y que piensa en todas las cosas de su presentación (vale la pena recordar toda la campaña que hicieron para lanzar Everything Now), ese elemento visual pudo complementar las canciones y entregar un mejor espectáculo.

Foto por Rodrigo Torrijos
Foto por Rodrigo Torrijos


A pesar de eso, temas como Intervention, Neon Bible (mientras todos prendían el flash de sus celulares), My Body is a Cage, The Suburbs, Ready to Start y Afterlife fueron coreados por todos. Además, el juego de luces, sumado a la bola disco, creó toda una atmósfera que completaba cada canción. Las letras más oscuras estuvieron acompañadas por colores rojos y las más esperanzadoras por el blanco.

La relación entre Butler y Chassagne es cautivante. Cuando cantaron Reflektor era imposible quitarles los ojos de encima. Se complementan a la perfección, pero también brillan en solitario. Cuando ella cantaba, como en Sprawl II (Mountains Beyond Mountains), era algo especial, tal como sucede en los discos. Y es que el grupo entero suena muy bien en vivo. Cada uno pasa de un instrumento a otro con total naturalidad.

Sin embargo, el horario parece que afectó a una parte del público. A pesar de la entrega de la banda, antes de la una de la mañana ya había gente marchándose. Pero Butler logró reanimar las almas que quedaban cuando salió a cantar We Don’t Deserve Love junto a los asistenes, mientras en las pantallas aparecía la letra y Chassagne hacía música con unas botellas de vino.

Para el cierre regresaron los Gaiteros y tocaron Wake Up, finalizando la visita de los grandes representantes del indie con una gran improvisación (en la que también participó Bomba Estéreo) y armando una fiesta gigantesca con todas las personas. Tal vez el horario no los ayudó, tal vez los problemas del escenario jugaron en contra del show, pero Arcade Fire mostró su potencia en vivo y demostró que puede poner a bailar, saltar y mover la cabeza a cualquiera. No ganaron por nocaut, pero sí se llevaron el triunfo por decisión unánime del público.

RELACIONADOS

Arcade Fire estrena el video de Everything Now, la canción que le da el título a su próximo disco
Vér
Arcade Fire revive el brillo del new wave en el video de Creature Comfort
Vér
Arcade Fire se burla de su clip anterior en el “video oficial oficial” de Creature Comfort
Vér
Win Butler, de Arcade Fire, anuncia visita de la banda a Colombia
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: