Cómo el ‘Juego’ cambió todo

Es más sangrienta, más sexy y más ambiciosa que cualquier cosa que hayamos visto antes.

POR ROB SHEFFIELD | 06 Jul de 2017

<p>LA REINA DE DRAGONES. Daeneys Targaryen (Clarke) monta una de sus mascotas en una batalla de la nueva temporada.</p>

LA REINA DE DRAGONES. Daeneys Targaryen (Clarke) monta una de sus mascotas en una batalla de la nueva temporada.


Las personas malas son para lo que soy bueno”, presumió Tyrion Lannister alguna vez, y no estaba bromeando. Durante los últimos seis años, Game of Thrones nos ha presentado a más personas escandalosamente malas que cualquier otro drama de televisión: asesinos, mentirosos, tiranos, ladrones. Le ha dado vida a Westeros como un mundo de fantasía donde la conciencia es un lujo que nadie puede permitirse, ni siquiera los reyes. El éxito épico de HBO se está preparando para su séptima temporada (al aire el 16 de julio), con el octavo y último capítulo ya en el horizonte. Eso significa que tenemos solo 13 episodios más para estar en Westeros, con todos los lisiados, bastardos y demás cosas retorcidas de esta historia. Game of Thrones es el invierno que nunca deja de venir, la puerta que no resiste, el drama salvaje que rompió las reglas de lo que la gente pensaba que era posible lograr en televisión. Ningún espectáculo ha sido tan brillante al mostrar la maldad. Nunca veremos algo así.

Cuando George R.R Martin empezó a escribir su saga de fantasía Canción de hielo y fuego, buscaba que fuera imposible hacer una versión cinematrográfica. Quería que sus novelas crearan un mundo demasiado complejo, sangriento, extravagante, simplemente demasiado grande para ser capturado en una pantalla. Afortundamente, fracasó. Game of Thrones continúa haciendo y rehaciendo la historia de la televisión traduciendo la visión de Martin, lo que hicieron los productores fue ignorar toda fórmula de cómo funciona la televisión. Los showrunners David Benioff y D.B. Weiss incluso se han aventurado más allá de las novelas, llevando la historia a un territorio desconocido, donde ni siquiera los fanáticos de los libros saben qué clímax llegará al final. Anteriormente este tamaño y escala se intentó solo para superproducciones de miniseries como The Winds of War, creada para durar solo por unas pocas noches. Pero Game of Thrones ha mantenido este ritmo al aire durante 60 horas y contando.

El espectáculo llegó a HBO con la premisa de “Los Soprano en la Tierra Media”. Alcanzó mucho más allá que solo a la audiencia de una fantasía hardcore. Más que cualquier otra serie, es The Wire la que parece estar cerca de Game of Thrones, desde Meñique hasta el momento en que El Perro le dice a Arya: “Un hombre debe tener un código”. Omar y El Perro tienen mucho que decirse el uno al otro sobre el tema, y quizá también sobre los peligros de acercarse demasiado a los niños armados.

Al igual que The Wire y otros dramas clásicos, Game of Thrones está atravesada por el dolor emocional que se esconde detrás de la acción. Sus personajes tienen una historia insoportable de dolor bajo su armadura, y son propensos a contar su historia en cualquier lugar, desde una bañera, hasta un burdel o un campo de batalla. Todo el mundo tiene un ojo puesto en el Trono de Hierro, a pesar de tener su historia de ruina y devastación para cualquiera que se atreva a sentarse en él. Alrededor del oscuro corazón de Game of Thrones se encuentran los Lannisters. No ha existido un trío tan disfuncional de hermanos aristocráticos desde que la Casa Drummond gobernó el mundo en Diff’rent Strokes [Blanco y Negro].

Game of Thrones ha mantenido siempre numerosas líneas narrativas, pero a menudo ha perdido su camino, en particular durante la quinta temporada, cuando comenzó a hundirse en una tonta autoparodia. Como George Lucas cínicamente lo dijo en los 70: “Involucrar emocionalmente a la audiencia es fácil. Cualquiera puede hacerlo con los ojos vendados poniendo un gatito y un tipo torciéndole el cuello”. Thrones ha estado cerca de tomar eso literalmente, a menudo sustituyendo al gatito por niños y mujeres embarazadas. Fue impactante ver en el primer capítulo a uno de los personajes principales empujando a un chico por la ventana del castillo. Pero llegó a ser una rutina fastidiosa. Para la quinta temporada, cuando Stannis Baratheon le dio a su hija un cariñoso abrazo, al instante lo vio como una estrategia barata para ponernos a adivinar cuántos episodios iba a vivir antes de matarla. Cinco, como se vio después.

Algunos de los tropiezos narrativos han sido errores perdonables, como el maligno intermedio en Dorne con las hermanas Serpientes de Arena diciendo cosas como “quieres una buena chica, pero necesitas un coño malvado”. Pero donde Game of Thrones realmente se mete en problemas es cuando cae de nuevo en el principio de “en caso de duda, elije el cuerpo de un personaje femenino al azar para usarlo como objetivo”. Benioff y Weiss han insistido en abusar sexualmente de personajes femeninos que no son asaltados en los libros, sobre todo en la escena en que Jaime Lannister abusa de su hermana, Cersei, junto al cadáver de su hijo. En la novela el sexo es consensuado, pero la versión en televisión lo convirtió en una violación que ninguno de los personajes mencionó de nuevo. Era una señal de desprecio por la inteligencia del público.

Game of Thrones se recuperó sabiamente durante la temporada pasada, atenuando la terapia de choque y buscando horrores más complejos. Fue una de las mejores temporadas, con la espectacular Batalla de los Bastardos y momentos agonizantes e íntimos como el cuento de Hodor, cuando descubrimos cómo el adorable gigante recibió su nombre por un trauma que nadie entiende. Game of Thrones puede combinar grandes y pequeños momentos como nada más en la televisión. Seis años después de inventar todo un nuevo estilo de narración en la pantalla chica sigue dejando nuevas sorpresas. Fue la primera serie de su especie. Y como ya está claro, es también la última. Esto va por la próxima y última parte de esta épica imposible de imaginar: el invierno ha llegado.

RELACIONADOS

Juego de Tronos: dragones, caminantes blancos y batallas invaden el tráiler de la séptima temporada
Vér
La Madre de Dragones lo cuenta todo
Vér
Cómo el ‘Juego’ cambió todo
Vér
Game of Thrones: todo lo que necesitas saber para la séptima temporada
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: