De Cuba con pop: el ascenso de Camila Cabello

La cantante dejó el grupo femenino Fifth Harmony y encontró el éxito en los listados con una oda a su pasado inmigrante

POR BRITTANY SPANOS | 13 Mar de 2018

<p>Dennis Leupold/Contorno por Getty Images</p>

Dennis Leupold/Contorno por Getty Images


La estrella de pop de más rápido ascenso en 2017 se encuentra relajada en el backstage del Capital One Arena en Washington D.C. comiendo pasabocas picantes de maíz y tratando de ver qué hacer en este rato libre, poco frecuente para ella. En tres horas, Camila Cabello estará girando en el escenario con unas botas altas hasta las rodillas y un corsé, pero es este momento está vestida como una universitaria, con un saco gris grande, leggins y su pelo castaño recogido. Es un lunes de mediados de diciembre, el típico día en una ciudad aburrida que hace que Cabello, de 20 años, quisiera estar en su casa en Miami. Pero siempre está Netflix. “¿Quieres ver Friends?”, pregunta emocionada.

En este momento a Cabello la emociona casi todo, ¿y quién puede culparla? Ha pasado casi un año desde su salida de Fifth Harmony, formado en 2012 por los jueces de la ahora extinta versión estadounidense de The X Factor (entre ellos Simon Cowell). Y lanzar su carrera como solista parece haber sido una gran idea en este momento, incluso si a algunos fans no les gustó en aquel entonces (ahora, el nombre de la banda de cuatro miembros no tiene sentido). Cabello tiene una canción increíble que resulta ser más cercana a su corazón: la irresistible Havana, que cuenta con matices de clave y la colaboración de Young Thug, es “una oda a mi tradición y mi cultura”, según la artista, y comenzó como un título en las notas de su iPhone. El tema —que aprovecha un uso único de su grandiosa y seductora voz— le rinde homenaje a la capital de Cuba, lugar de nacimiento de esta joven de padre mexicano y madre cubana (que se encuentra en este momento en el camerino con su hija). El éxito de este sencillo también le ha ayudado a encontrar una dirección para su primer álbum: su segundo sencillo, Never Be the Same, cuenta con tintes rockeros y un coro que llega a lo más alto del registro de la cantante. En la versión en vivo, incluso toca guitarra eléctrica.

La familia de Cabello emigró a EE. UU. cuando ella tenía seis años, lo que le da una idoneidad poética a su ascenso en la era Trump. “No me había dado cuenta de cuánto racismo había todavía en nuestro país”, dijo hace poco la artista. Cuando llegó a Miami, no sabía hablar inglés —y además era tímida—, por eso hacía su mejor esfuerzo por hacer nuevos amigos cantando canciones de pop con una grabadora. “Esa era mi forma de comunicarme”, recuerda. “Mi abuela decía que yo tenía un mundo interno muy fuerte”.

Cabello ha estado de gira y grabando casi sin parar desde que tenía 15 años, cuando apareció en The X Factor —contra la voluntad de sus padres, aunque la terminaron llevando a la audición— inspirada por un clip de One Direction en donde ofrecían consejos para las presentaciones (Cowell también creó ese grupo en la versión británica del show).

El éxito llegó, pero en el camino algo malo comenzó a ocurrir en el interior de Fifth Harmony. Eso se hizo evidente para el mundo cuando Cabello rompió el protocolo del pop y comenzó a sacar canciones como solista, entre las que estaban su exitoso dueto Bad Things, con Machine Gun Kelly, antes de dejar el grupo de manera oficial. Pero Camila, que empezó a componer sus propias canciones a los 16 años, no está lista para contarlo todo, dice que no le gusta el drama y es renuente a mortificar a sus fans; ni siquiera dice si renunció o fue expulsada. “Muchos de mis fans fueron o son fans del grupo”, dice perdiendo su entusiasmo característico al hablar del tema que menos le gusta. “No quiero arruinar el sueño. Ellos creen en algo que es hermoso. Estoy segura de que nadie vio tampoco lo que realmente pasaba tras bambalinas en One Direction. Uno solo ve el sueño”.

Ella está creciendo y cambiando tan rápido que ha cambiado el título y la vibra de su primer álbum, que ya está disponible en midstream. Originalmente le había dado el melodramático título The Hurting, the Healing, the Loving, con un adelanto de una canción un poco depresiva llamada I Have Questions para hacerle juego. Su letra podía hablar del rompimiento desagradable de una relación o de la desaparición de, por ejemplo, un grupo vocal de cinco personas: “Di todo de mí. Mi sangre, mi sudor, mi corazón y mis lágrimas”, cantaba.

Pero eso fue en mayo. Ahora el álbum se llama simplemente Camila, y es mucho más optimista de lo que se planeó inicialmente. “Al comienzo pensé que iba a ser un LP de canciones tristes”, dice. “Luego, entre más pasaba el año, todo mejoraba. Me sentía mucho más feliz. Siento que tiene un buen balance”. El 2018 estará lleno de promociones y giras. Pero Cabello quiere estar segura de no perderse de la vida real mientras tanto. “La forma como he trabajado dificulta las relaciones, las amistades e incluso la salud”. La falta de tiempo puede ser una de las razones por las que nunca ha tenido una relación seria. “Siempre me ha gustado alguna persona”, dice. “¡Así soy! Es aburrido sin eso. ¡Una chica tiene que fantasear!”.

Cuando grabó las canciones para su álbum en Los Ángeles en 2017, se sintió a la deriva, aislada. “Me gusta olvidarme de que soy cantante o famosa”, dice, aunque no pudo lograr eso allí. “En Los Ángeles era difícil que la gente me viera como una chica de 20 años. Era como si no tuviera vida por fuera del estudio”. Siempre se imagina siendo muy vieja y viendo su vida en retrospectiva, razón por la cual muchos de sus sueños no tienen nada que ver con la música. “Quiero poder ir a Italia, vivir en España algunos años”, dice. “Quiero ir a Nueva York y tener mi apartamento, y me quiero enamorar”. Hoy en día todo se trata de meet-and-greets, entrevistas radiales y shows en coliseos llenos de fans. Pero Camila se puede imaginar otra existencia. “Realmente quiero vivir”, dice. “A veces simplemente quiero ser una niña”.

RELACIONADOS

De Cuba con pop: el ascenso de Camila Cabello
Vér
El sueño americano de Camila Cabello
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: