El blues de blanquito de Everlast

Everlast emerge de House of Pain y salta al hick hop

POR TIARRA MUKHERJEE | 07 Sep de 2016


Everlast ha recorrido un largo camino, chico. ¿Recuerdan ese MC tatuado con barba de chivo que saltaba a lo más alto de los listados con el grupo de rap multi-platino House of Pain? Bueno, las travesuras, tréboles y cervezas están muertas y enterradas. Y en su nuevo álbum solista, Whitey Ford Sings the Blues, Everlast nace de nuevo con un sonido hibrido de hip hop y blues, un nuevo alias (Whitey), y una nueva actitud introspectiva que aún falta pulir en los bordes.

El MC convertido en músico de L.A. (nacido Erik Schrody) renunció a House of Pain en 1996 debido a lo que describe como una frustración creativa. Después de superar dificultades financieras y una dura ruptura con Tairrie B. la líder de Manhole/Tura Satana, empezó a trabajar en su álbum solista, inspirándose en artistas como Neil Young, Led Zeppelin, Black Sabbath y, por supuesto, del hip hop. “Se nos han ocurrido nombres para describir el sonido, como hick hop”, dice Everlast. “Básicamente dije a la mierda las reglas y tomé todo lo que alguna vez me gustó en la vida y lo mezclé todo como un gran tazón de sopa”.

Y para la sorpresa del propio Everlast, a la gente realmente le ha gustado. “Pensé que me iban a rechazar mucho por este álbum porque muchas personas tienen la mente cerrada”, dice Everlast. “Pensé que los puristas del hip hop serían como ‘¿Qué crees que estás haciendo?’ Y pensé que los rockeros serían como ‘¿Qué estás tratando de hacer tonto?’ Pero en cambio todo el mundo ha sido como ‘Guau, creaste tu propia receta, eso es genial’”.

Es la multitud alternativa la que le ha mostrado más apoyo hasta ahora. El primer sencillo del álbum What It’s Like, está girando fuertemente en los mercados del top 10 en las emisoras de radio modernas. “Lo que me gustaría es que las emisoras de rap la reprodujeran”, dice Everlast, “pero son los raperos los que tienen una mente cerrada con sus éxitos de disco vomitados con un cantante de R&B y un tipo que no puede rapear. Eso se llama karaoke y lo desprecio”.

Jum. Adivinemos a qué está aludiendo Everlast. “El tipo es un genio del mercadeo, pero musicalmente, sí, estoy hablando de Puffy. No solo él, hay toda una escuela de ellos y eso es todo lo que hacen. Lo que pasa es que él es el maestro”.

Mucha gente diría que eso es odio entre raperos, pero Everlast dice que no tiene vendettas personales. “Más poder para ti Puff, tú ganas todo el dinero. ¿Pero como músico? En serio, digamos la verdad”, dice Everlast. “La gente siempre me pone en situaciones como ‘sí, vamos, menosprécialo’, pero él ya lo ha hecho diciendo que solo lo hace por el dinero. Cualquiera que solo haga las cosa por dinero no vale para mí. No estoy ahí por los billetes, yo solo quiero vivir una vida decente como ser humano, y hacer algo de música decente que inspire a la gente”.

La contundente honestidad de Everlast aflora en todo Whitey Ford, desde el arrepentido sentimiento a su ex The Letter, a los cuentos reales de What It’s Like, hasta la sesación expuesta de su interpretación de la guitarra acústica.

“Se trata de crecer”, dice. “Solo me desnudé y dije ‘Miren todos esto’”. Pero no olvidemos una sólida dosis de sarcasmo. “Whitey Ford era un lanzador de los cuarenta de los New York Yankees”, dice Everlast sobre el alias que asumió para el título del álbum. “Pero Whitey es de lo que se trata, se supone que tiene que hacerte reír”.

Pero hay más en Whitey de lo que aparece a simple vista. “Estaba viendo a todos los alias de mafiosos de los falsos gánsteres en el hip hop. Todo el mundo quiere ser Don o algún mafioso salido del Padrino”, explica Everlast. “Es como, si vas adoptar un alias, asegúrate de que es obvio por qué escogiste la imagen que evoca. Muchas de estas personas intentan ser personas que los odiarían. Whitey Forf también suena como el nombre de un blusero viejo. Es como si hubiera un tipo blanco de los treinta tocando blues, que lo habrían llamado Whitey”.

RELACIONADOS

El blues de blanquito de Everlast
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: