El debut de Bowie como solista, 50 años después

Durante el verano del amor, Bowie tuvo un comienzo en falso del que siempre se arrepintió.

POR DOUGLAS WOLK | 02 Jun de 2017

<p>Recordamos el disco debut de David Bowie, que fracasó comercialmente, aunque contenía algunos destellos del brillo que veríamos después. CA/Getty</p>

Recordamos el disco debut de David Bowie, que fracasó comercialmente, aunque contenía algunos destellos del brillo que veríamos después. CA/Getty


David Bowie lanzó su primer álbum el 1 de junio de 1967, el mismo día en que los Beatles sacaron al mercado Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Por esa época, Bowie también estaba buscando la manera de saltar al estrellato. Había lanzado su primer sencillo, Liza Jane, como Davie Jones and the King Bees tres años atrás. Ahora, con veinte años de edad, se acercaría a los listados con una nueva propuesta: se trataba de esbozos de personajes teatrales, como sacados de la mente de un niño, pensados para ser narrados por una voz que había calado profundamente en los ingleses: la de Anthony Newley.

El álbum David Bowie es el trabajo de un joven con gran carisma y ambición, pero sin ninguna idea sobre qué hacer con sus evidentes habilidades. La orquestación del álbum fue hecha por el mismísimo Bowie y por su amigo Derek “Dek” Fearnley, antiguo compañero de la banda Buzz; habían estudiado teoría musical durante dos semanas. A pesar de la críticas más o menos bondadosas (“Aunque Bowie no tiene una gran voz, puede proyectar las palabras con un tono sugestivo; adorable, sin sonar precoz”), el álbum fue un fracaso comercial y Bowie pasó el “verano del amor” como cualquier desconocido. Al final de 1967, hacía parte de una compañía de mimos.

Sin embargo, este primer álbum presenta algunas canciones y temas que Bowie usaría tiempo después: Silly Boy Blue fue uno de los primeros homenajes al Tíbet y reviviría tres décadas después en Seven Years in Tibet (Earthling, 1997); She’s Got Medals es un homenaje a la ambigüedad sexual; y We Are Hungry Men es una terrorífica canción de ciencia ficción.

Bowie incluso nos da pistas sobre sus ambiciones actorales en la última canción de su primer álbum: Please Mr. Gravedigger es más un oscuro monólogo recitado que un tema musical. De hecho, el ingeniero de sonido Gus Dudgeon recuerda que Bowie se la pasaba hablando de un tal Sr. GD: “Eran mis iniciales, ¡era muy molesto!”. Bowie pasó el resto de su carrera pretendiendo que el álbum David Bowie nunca había existido. Posteriormente, a principios de 1969, de forma diplomática dijo que el lanzamiento del álbum “había sido algo apresurado”; luego, en 1990, cuando se le preguntó acerca de este lanzamiento, palideció: “¡Agh! Ese disco suena como si lo hubiera hecho Anthony Newley, ¡qué servil! … No, no tengo mucho que decir a su favor. Musicalmente es bastante estrambótico…No sé qué estaba pensando en ese momento”.

RELACIONADOS

El debut de Bowie como solista, 50 años después
Vér
El último acto de David Bowie
Vér
Mira el tráiler del nuevo documental de David Bowie The Last Five Years
Vér
Reseña histórica: Hunky Dory de David Bowie
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: