El último acto de David Bowie

Un nuevo documental se sumerge en los últimos días del cantante y en su obra maestra final, y demuestra que tenía un increíble sentido del humor

POR ANDY GREENE | 23 Nov de 2017

<p>FANTASTIC VOYAGE. Bowie en 2013.</p>

FANTASTIC VOYAGE. Bowie en 2013.


En octubre de 2015 David Bowie decidió terminar con sus tratamientos para el cáncer luego de enterarse de que la enfermedad había avanzado demasiado como para poder recuperarse. La misma semana viajó a un plató en Brooklyn para grabar el video de su nueva canción Lazarus, nombre de una figura bíblica a quien Jesús resucitó. Bowie pasó el día en la cama de un hospital mientras las cámaras lo registraban con un vendaje en la cabeza. “Miren hacia arriba, estoy en el cielo”, gritó. “Tengo cicatrices que no se pueden ver”.

Algunas imágenes de ese día, sumadas a los recuerdos de quienes estuvieron allí, conforman una de las escenas principales de David Bowie: The Last Five Years, un nuevo y revelador documental dirigido por Francis Whately, quien registró los años dorados de Bowie en los 70 en su cinta de 2013 David Bowie: Five Years. El documental, que saldrá al aire por HBO en enero, recorre el último capítulo del cantante luego de salir de una larga pausa para crear dos álbumes brillantes y un musical, mientras luchaba con una enfermedad que le causó la muerte dos días después del lanzamiento de Blackstar, de 2016. “Él quería que su último acto fuera digno de ser recordado”, dice Whately. “Y una forma de enfrentar el dolor del tratamiento y lo que sabía que iba a ocurrir era mantenerse ocupado”.

El proyecto presentó varios desafíos. Y aunque Whately pudo extraer bastantes imágenes de Bowie para su primer documental, tenía muy poco con qué trabajar mientras exploraba el último capítulo del artista. El cantante se había vuelto muy reservado durante ese periodo y no concedía ni una entrevista ni hacía shows. “Pasé noches en vela pensando en cómo llenar 90 minutos sin tener imágenes”, dice Whately. “Estaba muy preocupado”.

Así las cosas, decidió ser creativo y reunió a las bandas que tocaron en The Next Day de 2013 y en Blackstar. Les pidió que tocaran y compartieran sus recuerdos de aquellas sesiones secretas. Grabó a los músicos de Blackstar en 55 Bar, el mismo lugar de jazz del centro de Nueva York en donde Bowie los vio tocar antes de invitarlos a formar parte del álbum. El guitarrista Ben Monder dice que no sabía que Bowie estuviera enfermo mientras grababan. “A pesar de no saber nada de esto, estaba impresionado por la cantidad de energía que tenía y por el gran ánimo que mostraba”, dice Monder.

ENFRENTANDO LO EXTRAÑO. Bowie en el set de Blackstar
ENFRENTANDO LO EXTRAÑO. Bowie en el set de Blackstar


Whately también pasó tiempo con Tony Visconti —productor recurrente de Bowie desde 1969 hasta Blackstar—, quien compartió demos de las últimas sesiones. El momento más estremecedor es cuando pone las voces de Lazarus por separado y se puede escuchar la respiración agonizante de Bowie entre las frases. “Él está en esa canción… en ese momento”, dice Visconti. “En esos cuatro o cinco minutos está cantando con su corazón”.

Otro de los tesoros son las imágenes tras bambalinas de los videos de Bowie. Estas están intercaladas con un análisis de los amigos del artista. El director de videos Johan Renck discute la importancia del personaje del astronauta esquelético que el músico le encargó para Blackstar. “¿Ese es Major Tom?”, se pregunta Whately. “No tengo manera de saberlo, pero claramente él quería que uno pensara que se trataba de él. Es el personaje que lo llevó al éxito, así que la idea de que uno de sus últimos videos tuviera a Major Tom tiene mucho sentido”.

Whately usó conceptos y referencias de las últimas canciones de Bowie para recordar momentos anteriores de su carrera en donde fueron explorados. Aborda el tema de las celebridades a partir de The Stars (Are Out Tonight) y se remonta a la lucha permanente de Bowie con la fama. “Quería observar su último periodo a través del prisma del pasado”, dice Whately. También hay un extenso prólogo que se centra en el Reality Tour (2003-2004) de Bowie, que terminó prematuramente cuando sufrió un infarto casi mortal luego de bajar del escenario en un festival en Alemania. Algunas imágenes de esa gira muestran a Bowie bromeando con su banda en una parada de camiones en Montana, en donde el artista compite con el guitarrista Earl Slick sacando animales de peluche de una máquina. “Su sentido del humor estaba encendido”, recuerda Slick. “Ese no era el David que conocí en los primeros años”. En un momento muy divertido, Bowie está buscando casetes en un estante de descuentos y encuentra su lanzamiento de 1989 con su proyecto alterno, Tin Machine, además de Lodger de 1979. “Estos deben ser álbumes que nadie compró y por eso los pusieron aquí”, dice.

Whately piensa que el documental es un tributo a un artista con el que se reunió pocas veces durante su largo periodo en la BBC. No fue sino hasta el lanzamiento de Five Years que sintió una conexión personal con el cantante. “Cerca del final de su vida me escribió a ver cómo estaba”, comenta Whately. “Me dijo: ‘Estoy muy contento con muchas cosas de mi vida y con el nuevo álbum. ¿Qué más puedo pedir?’. Eso mostraba su dignidad”.

Las bandas de Bowie se reúnen para una emotiva gira El épico tributo regresa para asumir nuevos riesgos

De todos los conciertos hechos en homenaje a Bowie luego de su muerte, ninguno se comparó con Celebrating David Bowie. Este reunió a muchos de los grandes músicos que tocaron en vivo junto al británico, incluyendo a la banda completa de su última gira, Reality Tour, para que interpretaran sus canciones, acompañados por estrellas invitadas como Sting y Perry Farrel.

LET’S DANCE. Slick (izquierda) y Bernard Fowler participarán en la gira.
LET’S DANCE. Slick (izquierda) y Bernard Fowler participarán en la gira.

Presentado solo en cinco ciudades alrededor del mundo, fue un evento breve pero conmovedor, especialmente para los músicos en el escenario. “Todo el tiempo pensaba: ‘Mantén la calma’”, comentó el guitarrista Earl Slick, quien tocó con Bowie intermitentemente durante casi 40 años. La gira fue un éxito comercial y regresará en febrero con fechas en 28 ciudades y una banda que incluye a Slick, Adrian Belew de King Crimson (quien tocó en Lodger) y al teclista de Spiders From Mars, Mike Garson. El productor Angelo Bundini dice que el público puede esperar un setlist más arriesgado: “David conocido por no ser nostálgico. Esta vez seguiremos su ejemplo y nos enfocaremos más en el Bowie del futuro que en el del pasado. Es el mismo catálogo de Bowie, pero con un enfoque distinto”.

RELACIONADOS

El debut de Bowie como solista, 50 años después
Vér
El último acto de David Bowie
Vér
Mira el tráiler del nuevo documental de David Bowie The Last Five Years
Vér
Reseña histórica: Hunky Dory de David Bowie
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: