Emilia Pardo Umaña: rebelde, colombiana y prácticamente olvidada

Lina Flórez y Pablo Pérez han decidido rescatar la figura de la primera mujer que ejerció profesionalmente el periodismo en Colombia para darle el reconocimiento que se merece

POR SANTIAGO ANDRADE | 10 Sep de 2018

<p>Carnet de Identidad Postal de Emilia. <i>Archivo: Rosario del Castillo</i></p>

Carnet de Identidad Postal de Emilia. Archivo: Rosario del Castillo


Cuando se piensa en los maestros del periodismo en Colombia a mediados del siglo XX, es común pensar en nombres como Gabriel Cano, Enrique Santos Montejo “Calibán” o José Salgar. Pero hay una mujer que se codeó con algunos de ellos en las salas de redacción y en los cafés del centro de Bogotá, donde se hacían tertulias con un cigarrillo en una mano y un trago en la otra. Su nombre fue Emilia Pardo Umaña. Si esto fue suficiente para llamar su atención y googlear el nombre, asegúrese de poner el segundo apellido, porque si escribe únicamente “Emilia Pardo” va a salir una escritora española.

Emilia parece ser un secreto entre su familia, académicos e historiadores del periodismo; da la sensación de que la quieren únicamente para ellos. Solo hace falta buscar en internet para encontrar unos cuantos textos sobre su vida y su importancia, así como un par de artículos o antologías que la mencionan entre las mujeres que rompieron esquemas en Colombia. Al leer algunas de esas notas, es fácil percatarse de que ha sido una figura totalmente subestimada y prácticamente olvidada en nuestro país.

Lina Flórez y Pablo Pérez “Altais” la descubrieron cuando estaban estudiando comunicación social y periodismo en la Universidad de Antioquia. Allá se dieron cuenta de que es un personaje del que muy pocas personas se han preocupado, que su nombre circulaba únicamente entre los profesores de las facultades. “El título de ser la primera mujer que ejerció profesionalmente el periodismo se lo dieron estos maestros. Eso ya tiene mucho peso”, cuenta Pablo desde Medellín, donde está dibujando un nuevo capítulo de Emilia, el cómic biográfico que busca rescatarla del olvido.

El proyecto nació como la tesis de grado de Lina y Pablo. Después hicieron algunos artículos académicos y plantearon la posibilidad de hacer una biografía. Pero entre toda la investigación que hicieron (más de 800 columnas, cartas, y entrevistas a personajes como Salgar, José Font y Rosario del Castillo, su sobrina) observaron que la figura de Emilia daba para algo diferente. “Eran anécdotas muy visuales”, explica Pablo, por eso su historia es un cómic que se cuenta en primera persona y los textos son de los artículos que ella misma escribió.

Webcómic Emilia, página 3 capítulo 6, Mi destino.
Webcómic Emilia, página 3 capítulo 6, Mi destino.

En el quinto capítulo, Una noche de bridge, se muestra la sociedad en la que estaba Emilia, que venía de una familia de clase alta que ya había visto pasar sus mejores días. “Mi padre se indignó; una muchacha bien no trabaja, eso lo criticaría todo el mundo y él no lo admitía”, cuenta al final de esa entrega. Su papá también la regañó por no llorar cuando leyó La María. Estaba abriendo un espacio en el que las mujeres no tenían cabida. Rompió las reglas cuando debía hacerlo y supo en qué pelea meterse.

El título de ser la primera periodista profesional de Colombia es muy importante, pero sus aportes no se detienen ahí. Fue pionera en crear personajes, como la Doctora Ki-Ki y su consultorio sentimental –el primero en la prensa colombiana (que aparece en La rival, capítulo siete)– o a Ruperta Cabezas, parecida a Dioselina Tibaná de Jaime Garzón. Con esta última, explica Lina, “Ponía en evidencia a la clase alta de Bogotá con temas políticos y sociales”. Además, fue la única mujer que hizo parte de los fundadores del Círculo de Periodistas de Bogotá en 1945, junto a personas de la talla de Enrique Santos Castillo, Álvaro Gómez Hurtado y Eduardo Zalamea Borda.

Periodistas como José Font, Myriam Bautista y Rosario del Castillo han escrito sobre Emilia, pero son pocos los artículos o textos en los que ella es la protagonista. El cómic biográfico busca saldar una “deuda de ponerla al lado de los grandes, con quienes compartió página, hacía debates, aunque en hoy en día no está el referente de que en Colombia había una mujer en los años 30, 40 y 50 teniendo esa conversación con los líderes de opinión de la época”, dice Lina.

La idea es que Emilia tenga 15 capítulos que abarquen toda la vida de la periodista a través de eventos o anécdotas específicas. Hasta ahora, Lina y Pablo han publicado ocho entregas y están trabajando en la novena. Puede leer el cómic biográfico acá.

RELACIONADOS

Emilia Pardo Umaña: rebelde, colombiana y prácticamente olvidada
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: