Grammy 2017: 5 razones por las que Adele ganó Álbum del Año en vez de Beyoncé

La controversial victoria mantiene las longevas tradiciones de los Grammy

POR STEVE KNOPPER | 15 Feb de 2017

<p>Lean por qué la victoria de Adele de Álbum del Año sobre Beyoncé tiene más sentido del que creen. <b>Matt Sayles/AP, Kevin Mazur/Getty</b></p>

Lean por qué la victoria de Adele de Álbum del Año sobre Beyoncé tiene más sentido del que creen. Matt Sayles/AP, Kevin Mazur/Getty


Incluso Adele, quien ganó premios Grammy en todas las categorías principales, no podía creerlo. “Pensé que era su año”, dijo de Beyoncé, cuyo aclamado álbum Lemonade dominó la discusión crítica en el 2016. “¿Qué putas tiene que hacer para ganar el álbum del año?”

Lemonade ganó en una categoría menor, Mejor Álbum Urbano Contemporáneo, lo que es similar a cuando Michael Jackson ganó en Mejor Interpretación Vocal Masculina de R&B en 1980 cuando Off the Wall ni siquiera fue nominado a Álbum del Año. (Resignado, MJ decidió hacer un álbum que ningún jurado pudiera ignorar, jamás, y empezó a trabajar en Thriller). Es muy malo que Beyoncé, cuyo único galardón en una categoría de los Grammy fuera Single Ladies (Put a Ring on It) de 2010 por Canción del Año, tenga que soportar la misma historia. Aquí algunas de las teorías de por qué no ganó.

1. Los votantes del Grammy son blancos. Y hombres…

Quizás no por coincidencia, Beyoncé escogió el Año de Trump para crear su declaración más explícita de orgullo afroamericano, particularmente en Formation, en la que canta: “I like my Negro nose with Jackson 5 nostrils”. Numerosos republicanos odiaron su presentación en el Super Bowl del año pasado, incluso un congresista dijo que Beyoncé era “pro Panteras Negras y anti policial”. Aunque la gente de la industria discográfica tiende a ser más liberal que el resto del grueso de la población, aún son mayoritariamente hombres blancos. La gente de color generalmente está mejor representada en los Grammy que en los Premios de la Academia –Chance the Rapper ganó como Mejor Nuevo Artista la noche del domingo– pero no es difícil imaginarse una campaña similar a la de #OscarSoWhite.

2… y viejos.

Un votante del Grammy había predicho para ROLLING STONE que la naturaleza poco tecnológica del electorado podría favorecer a Adele sobre Beyoncé. “Beyoncé debería ganar porque su canción es más culturalmente significativa y más innovadora. Con Adele sentimos que ya hemos visto ese show”, dijo el votante. “Pero no subestimaría la edad promedio de los votantes para el Grammy, y la posibilidad de que esos ‘ancianos de mediana edad’ pudieran escoger a Adele”. Los Grammy tienen un panel post nominaciones diseñado para evitar pifias vergonzosas, como cuando Jethro Tull le ganó a Metallica en 1988. ¿Pero darle el Álbum del Año a Adele? Parece estar asegurado en la categoría de “no es una pifia”.

3. 25 simplemente era más popular que Lemonade.

Los votantes del Grammy probablemente escucharon más el álbum de Adele (que ha vendido más de 20 millones de copias alrededor del mundo, incluyendo 9 millones en los Estados Unidos) que Lemonade (ni siquiera 2 millones). Aunque Beyoncé fue más culturalmente importante que Adele en 2016, moviendo un bate de baseball en la indeleble imagen del álbum video Lemonade, tocando en rally por Hillary Clinton en Ohio y recaudando más de 256 millones de dólares en su gira, Adele fue más visible. Su tour solo consiguió 168 millones de dólares en ventas, pero tocó 107 shows a comparación de los 49 que tocó Beyoncé, según Pollstar.

4. Adele lanzó 25 a la vieja usanza.

A pesar de todos los Spotify y Pandora, los CD y las ventas de álbumes digitales aún generan más dinero para las disqueras. Adele se negó a permitir el streaming de 25 hasta meses después de que saliera a finales de 2015, y su estrategia funcionó: consiguió casi 7.5 millones de ventas para el final del primer año. Beyoncé, por contraste, dio el streaming exclusivo de Lemonade a Tidal por las primeras semanas, en un trato que damnificó a los usuarios de Spotify y Apple Music y, probablemente, benefició a Beyoncé más que a su disquera. Para el final del año tantas estrellas como Drake y Rihanna estaban haciendo este tipo de exclusivas, que la mayor disquera del mundo, Universal Music, anunció una prohibición de esta práctica. ¿Puede ser que los ejecutivos de disquera, quienes participan en los Grammy, castigaran a Beyoncé por esa decisión empresarial o, al menos, hayan favorecido a Adele? Probablemente no de manera explícita, pero ciertamente es posible.

5. El voto pudo haber estado dividido.

Vox teoriza que Lemonade, Purpose de Justin Bieber y Views de Drake dividieron el voto del pop y el hip hop, dejando a Adele sola para competir entre la parte más grande del electorado con la cenicienta de Sturgill Simpson, A Sailor’s Guide to Earth. Esta es probablemente la explicación para la victoria de Beck en la categoría de Álbum del Año en 2015, cuando Morning Phase venció a álbumes de pop de Beyoncé, Ed Sheeran, Sam Smith y Pharrell Williams. Este año el argumento no es persuasivo: Adele es pop, y ella y Beyoncé son divas reinantes. Fácilmente podrían haber empatado en los votos ellas solas, permitiéndole a Adele o a Bieber colarse en el podio. Pero eso no pasó.

RELACIONADOS

Grammy 2017: 5 razones por las que Adele ganó Álbum del Año en vez de Beyoncé
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: