La última vigilia de Shannon Hoon

Un Melonhead (entiéndase fanático de Blind Melon) describe su experiencia en la edición final de una vigilia que honra la memoria del mítico cantante de la banda

POR SEBASTIÁN CHALA | 26 Sep de 2017

<p><b>¿DE VUELTA A LOS 60?</b> El espíritu de la vigilia está lleno de paz y amor. Las drogas y el alcohol no tienen cabida.</p>

¿DE VUELTA A LOS 60? El espíritu de la vigilia está lleno de paz y amor. Las drogas y el alcohol no tienen cabida.


Aunque MTV (en sus buenos tiempos) fue la plataforma para que el inolvidable video de una niña disfrazada de abeja catapultara a Blind Melon a la fama mundial, en octubre de 1995 la cadena apenas hizo eco de la muerte de Shannon Hoon, líder de la banda, producto de excesos con las drogas. Nel Hoon, madre del cantante ha dicho: “Estaba furiosa porque una semana después de que Shannon falleciera ya nadie siquiera hablaba de él. Eso me provocó tanta ira que juré que no permitiría que su nombre fuese olvidado”. Su hijo se despidió del mundo dejando al rock sin una de las voces más potentes de los años 90, con apenas dos álbumes de estudio a sus espaldas.

Un año después, en la fecha de nacimiento de su hijo, Nel Hoon dio inicio a un particular evento que evidenciaría la profunda huella que dejó Shannon en los corazones de sus fans. Desde 1996 ha celebrado anualmente una emotiva vigilia junto a la tumba de su hijo, en la cual ha reunido una creciente comunidad que ha viajado desde todas partes de Estados Unidos e incluso del mundo, para honrar la memoria de quien es recordado con inmenso cariño por su gentileza y humildad; y que este año, en su última edición, ha cerrado un ciclo inolvidable.

Nel Hoon, madre del desaparecido cantante de Blind Melon, fue la gestora de esta vigilia que ha llegado en 2015 a su última edición.
Nel Hoon, madre del desaparecido cantante de Blind Melon, fue la gestora de esta vigilia que ha llegado en 2015 a su última edición.


Lo que empezó siendo apenas una docena de personas entonando las canciones de Shannon con la ayuda de una grabadora y la compañía de un par de guitarras, se ha convertido dos décadas después en una especie de meca para cientos de fans que “Mamá Nel” ha recibido con los brazos abiertos con el propósito de celebrar el legado musical de su hijo.

Asistir a la vigilia es muy parecido a entrar a una cápsula de tiempo; es devolverse a los años 60 y unirse a una celebración con la más bella atmósfera de alegría y comunión imaginable, atiborrada de símbolos de paz y vestimentas tie-dye, en la que se puede observar a perfectos desconocidos intercambiando historias, regalos y abrazos, así como a los veteranos reencontrándose con viejos amigos, en medio de un evento con una estricta política de cero alcohol y drogas.

Este año, como ha sido tradición, al caer la noche los Melonheads nos refugiamos bajo una carpa amarilla que se levanta en cada ocasión sobre la tumba de Shannon y la de su hermano Tim Forkeotes, fallecido en 2009 víctima de un cáncer. Christopher Thorn, guitarrista de Blind Melon, se unió a la celebración tocando junto a sus fans, mientras todos coreábamos las canciones en medio de una de las experiencias más íntimas a las que puede aspirar un melómano.

PROTAGONISTA Christopher Thorn, guitarrista de Blind Melon.
PROTAGONISTA Christopher Thorn, guitarrista de Blind Melon.


Mientras compartíamos a la luz de un centenar de velas, se respiraba un aire de alegría que hacía olvidar el hecho de que todo ocurría en medio de un cementerio. Era muy fácil apreciar el enorme impacto de Shannon en la gente; dos décadas después de su partida sigue tocando fibras profundas en muchas personas que sentimos una inexplicable cercanía hacia él. Así resume Thorn el espíritu que ha dado origen a este emotivo encuentro: “Shannon tenía una increíble habilidad para hacer sentir especial a la gente que lo rodeaba. Pienso que la música que juntos creamos, sumada a su increíble personalidad, son las razones por las que él nunca será olvidado y será admirado por diferentes generaciones”.

Al día siguiente la celebración continuaría con un concierto llamado Vigilstock, que se ha llevado a cabo desde 2002, y en el que los fans de Blind Melon se han reunido para tocar sus canciones favoritas de la banda. Christopher Thorn y Travis T. Warren, actual vocalista de la banda, serían los encargados de iniciar esta última velada, para luego ser acompañados por Nico Blue Hoon, hija de Shannon, y cantar Change, una de las primeras canciones escritas por su padre y favorita del público. Fue una imagen que a muchos nos conmovió hasta las lágrimas.

Para cerrar con broche de oro, los productores de un documental sobre Shannon, próximo a estrenarse, mostraron un adelanto en el que se podía apreciar al músico grabándose mientras componía, algo que inevitablemente hizo recordar la triste razón por la que todo esto inició: la pérdida de un talento inmenso.

La tumba de Shannon Hoon, un punto de encuentro para la nostalgia de sus fanáticos.
La tumba de Shannon Hoon, un punto de encuentro para la nostalgia de sus fanáticos.


El peso de los años y la carga que implica estar al frente de un evento cada vez más grande, han llevado a Nel a decidir que esta sea la última vigilia. Confiesa que se siente agotada, aunque muy satisfecha al ver que el encuentro ha servido para que la gente encuentre nuevas razones para mantenerse alejada de las drogas y el alcohol. El espíritu del evento se trasladará al MelonFest, un festival celebrado en Grayson, Kentucky.

Los 90 fueron años llenos de música maravillosa y de grandes leyendas que la tragedia se llevó para siempre, y la nostalgia ha encontrado el recuerdo de personajes que dejaron canciones bellísimas e historias que vale la pena recordar. Shannon Hoon permanece vivo en los corazones de muchos gracias al amor incondicional de una madre que hizo frente a un dolor inconmensurable, y en el proceso ganó una familia extensa cuyos vínculos han logrado traspasar el amor por la música.

RELACIONADOS

La última vigilia de Shannon Hoon
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: