Lo que aprendimos del tráiler de Los últimos Jedi

De traiciones sorprendentes al destino de la princesa Leia, esto es lo que nos dejó el segundo adelanto oficial

POR SEAN T. COLLINS | 10 Oct de 2017

<p>“Hay algo que siempre ha estado dentro de mí. Y ahora ha despertado”, dice Rey en el video.</p>

“Hay algo que siempre ha estado dentro de mí. Y ahora ha despertado”, dice Rey en el video.


“Necesito que alguien me muestre cuál es mi lugar en todo esto”. Nosotros también, Rey. Se ha revelado el tráiler más reciente de La guerra de las galaxias: Los últimos Jedi y el adelanto de dos minutos y medio del director Rian Johnson insinúa traiciones, reverzasos, al menos una muerte real… y la posibilidad de que la joven Jedi en entrenamiento, interpretada por Daisy Ridley, se vaya en un viaje sin regreso al lado oscuro.

Narrado por el Líder Supremo Snoke (Andy Serkis, el De Niro de las criaturas hechas en computador), el tráiler abre con una revelación de tecnología nueva, desde máquinas nunca antes vistas hasta un sable de luz de un color nuevo: blanco. Es un sable que contrasta con el rojo sangre de Kylo Ren (Adam Driver), quien toma su propia arma mientras su mentor reconoce el “poder puro y salvaje” que tiene.

Después pasamos a Rey junto a su profesor, Luke Skywalker (Mark Hamill), que se ve y suena más como un ermitaño extraño que un maestro como Obi-Wan o Yoda. “Hay algo que siempre ha estado dentro de mí. Y ahora ha despertado”, dice Rey, apoyando la teoría de que sus misteriosas habilidades despertaron de un periodo de inactividad.

Lo que sea que es, es suficientemente fuerte como para quebrar, literalmente, la tierra bajo ella. “Solo una vez en mi vida he visto esta fuerza bruta”, dice Skywalker en un tono melancólico, probablemente hablando de su sobrino Ben “Kylo Ren” Solo mientras vemos su mano metálica saliendo de unos escombros. “Pero entonces no me asusté lo suficiente”.

Basándose en lo que Kylo comenta después, seguramente debería asustarse ahora. “Deja morir el pasado”, dice, mientras se ve la cicatriz que Rey le dejó cuando pelearon en el Episodio VII. “Mátalo si hace falta. Solo así te convertirás en quien debes ser”. En ese monólogo, su madre la General Leia está a bordo de la nave de la Resistencia que parece va a ser destruida. Cuando se prepara para disparar, los ojos de Ren se llenan de lágrimas. Y seguramente, con la imagen de Carrie Fisher, no será el único que llore.

Después del vuelo del Millennium Falcon, el grito de Chewbacca y la aparición de una criatura pequeña que parece un Pokemon del espacio, el exstormtrooper Finn despierta del coma inducido en el que quedó y pelea con la que fue su jefa, la capitana Phasma (Gwendoline Christie). Unos zorros de hielo corren por la nieve. Se estrellan naves. Luke y Rey parecen estar en un lago subterráneo de su isla. “Somos la chispa que encenderá el fuego que devastará a la Primera Orden”, dice Poe Dameron (Oscar Isaac) preparándose, al parecer, para un gran ataque. “¡Esto no resultará como pretendes!”, gruñe Luke como si le respondiera.

Al final llega la gran reunión entre la oscuridad y la luz, pero no sucede como lo esperarías. Sí, Rey es atacada por Snoke de la misma forma en la que un mesías tiene que enfrentar a un villano que le ordena que cumpla su destino. La sorpresa llega después de esto. “Necesito a alguien que me muestre cuál es mi lugar en todo esto”, le dice Rey a Kylo Ren. Mirándola, él le extiende su mano. Esto es La guerra de las galaxias, así que podría cortársela en lugar de tomarla, pero no tenemos mucha esperanza en eso.

Los últimos Jedi está en la misma posición en esta trilogía que El imperio contraataca en la original, uno de los éxitos más grandes de la historia. Rian Johnson no es ajeno a este contexto emocional (dirigió el final de la quinta temporada de Breaking Bad). Cuando miras las pistas de un cambio de Rey al lado oscuro, con las imágenes de Leia al borde de la muerte, parece que la oscuridad tiene más fuerza.

Pero es La guerra de las galaxias: Episodio VIII, no El Padrino II. Las nuevas máquinas, el sable de luz y el pequeño y tierno animal peludo mantienen la parte divertida de la franquicia. Mientras tanto, el duelo entre Finn y Phasma y el vuelo del Falcon nos recuerdan a la pelea entre Obi-Wan, Qui-Gon Jinn y Darth Maul en La amenaza fantasma o al ataque de la Estrella de la Muerte en Una nueva esperanza. Esta saga siempre ha mezclado ciencia ficción y fantasía con escenas de acción muy sólidas.

Finalmente, la misteriosa estructura, que parece un templo en la isla de Luke, contiene un secreto sobre la fuerza y los Jedi que los fans han esperado por más de 35 años. Tendrán que esperar un poco más, hasta que se estrene Los últimos Jedi en diciembre.

RELACIONADOS

Una unidad R2-D2 de La guerra de las galaxias es vendida por $2,76 millones de dólares
Vér
Mira el video sobre la historia de Star Wars: Battlefront II
Vér
Hay un nuevo guionista para La guerra de las galaxias: episodio IX
Vér
La guerra de las galaxias deja ir al director del Episodio IX
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: