Los 100 mejores álbumes de los 80

Desde pop y rap, hasta metal y funk, los 100 mejores álbumes de los 80 seleccionados por los editores de ROLLING STONE

POR ROLLING STONE | 16 Jun de 2017


17. The Police: Synchronicity

El último álbum de The Police fue el mejor de su carrera, musical y temáticamente. En Synchronicity, el cantante, bajista y compositor Sting aplicó las teorías psicológicas del pensador sueco Carl Jung, desde la inconciencia colectiva y la conciencia mística hasta la venganza y agonía personal de un amor perdido.

El disco era oscuro, pero encajaba perfectamente en el método del grupo dentro del estudio: “la violencia”, según Sting en una entrevista de 1983. “Discutiré hasta la muerte lo que yo crea, al igual que Andy y Stewart”, dijo, refiriéndose al guitarrista Andy Summers y al baterista Stewart Copeland. “Synchronicity pasó por todo tipo de cambios horrendos, emocionales y técnicos, para ser lanzado”.

Fue el último álbum del inestable trío británico, que se disolvió después de un frustrado y tímido intento por reunirse en el estudio tres años después. Aun así, sus batallas no se evidenciaron en Synchronicity. El tono dominante de Sting fue enmarcado dramáticamente por el sutil desvío tercermundista de la batería de Copeland y la dentada guitarra de Summers. La agrupación expuso un sentimiento dramático y pop con Every Breath You Take, una oda tranquila al son de un inquietante riff de guitarra, y King of Pain, una melodía gótica y tensa.

Las heridas de Sting durante su conflictivo divorcio en 1982 con la actriz Frances Tomelty, su esposa por siete años, eran recientes. Posteriormente, fue a Jamaica y se hospedó en la vieja casa del novelista Ian Fleming para crear algunos fragmentos del disco, entre ellos Every Breath You Take, King of Pain y Wrapped Around Your Finger, en el mismo estudio en que el autor escribió las obras de James Bond. Las letras de sufrimiento y introspección de Sting coinciden con su interés por la teoría Junguiana, que plasma en su música, como en Synchronicity I y Synchronicity II.

“El título del álbum se refiere a las coincidencias y conexiones sin un verdadero vínculo”, aseguró. Sting continúa con un psicoanálisis personal en sus canciones de solista, pero Synchronicity lo capturó en un momento vulnerable y coyuntural de su carrera. Como una vez él mismo dijo: “Trabajo mejor cuando sufro y estoy confundido”.

RELACIONADOS

Los 100 mejores álbumes de los 80
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: