Los últimos días de Chester Bennington

Al final, la vida de Chester Bennington era una mezcla de esperanza y melancolía

POR KORY GROW | 10 Aug de 2017

<p>Bennington siempre había sido abierto con sus batallas con la adicción y la depresión, pero aquellos que lo conocían de cerca quedaron perplejos con su suicidio. Tibor Bozi/Redux</p>

Bennington siempre había sido abierto con sus batallas con la adicción y la depresión, pero aquellos que lo conocían de cerca quedaron perplejos con su suicidio. Tibor Bozi/Redux


La tarde del 26 de mayo, el líder de Linkin Park, Chester Bennington, ofreció una interpretación distinta a todas las que había hecho en su carrera. Su gran amigo Chris Cornell –vocalista de Soundgarden– estaba recibiendo su último adiós en el cementerio Hollywood Forever de Los Ángeles. “Mi nombre es Chester”, les dijo a los dolientes allí reunidos. “Tuve el gran privilegio de ser amigo de Chris y de ser invitado a convertirme en miembro de su familia”. Luego, acompañado por Brad Delson, su compañero de Linkin Park, en la guitarra, cantó Hallelujah. Bennington se había hecho famoso a comienzos de la década del 2000 por ser la poderosa voz de una de las bandas más grandes del rock y por cantar con gritos desgarrados, pero ese día su voz tenía un carácter diferente: dolido, sombrío y frágil. Además de esto, también le rindió tributo a Cornell en Twitter: “Tu voz era alegría y dolor, rabia y perdón, amor y angustia. Creo que eso es lo que somos. Tu me ayudaste a entenderlo”.

Menos de dos meses después, a Bennington también lo estaban llorando. El músico se suicidó ahorcándose y lo encontraron la mañana del 20 de julio en su casa en Palos Verdes Estates, en el condado de Los Ángeles, una semana antes de que Linkin Park comenzara una gira de 29 fechas por Norteamérica. El cantante, de 41 años, había estado de vacaciones en Arizona con su esposa, Talinda, y su familia, pero se devolvió a casa solo, afirmando que tenía que trabajar. (La banda tenía programada una sesión fotográfica el 20). TMZ informó que la policía había encontrado una botella de alcohol parcialmente vacía en el cuarto donde murió.

Bennington siempre había sido abierto con sus batallas con la adicción y la depresión, pero aquellos que lo conocían de cerca quedaron perplejos con su suicidio. El día siguiente al sepelio de Cornell, el artista trinó que se sentía muy creativo y había escrito seis canciones. “Tenemos que estar unidos y tenemos muchas razones para vivir”, le dijo por esos días a su amigo Rene Mata. Y sí que tenía razones para estar feliz: One More Light, el nuevo álbum de Linkin Park, había llegado a la cima de los listados luego de su lanzamiento en mayo, y a su sencillo Heavy le estaba yendo bien en las emisoras de rock. Además de la gira de Linkin Park, estaba planeando una reunión con su antigua banda de grunge, Grey Daze, en septiembre. “Estaba en la cima del mundo”, dice Sean Dowdell, baterista de Grey Daze y amigo personal de Bennington desde su adolescencia, quien habló con él dos días antes de su muerte.

Steve Stevens, guitarrista de Billy Idol, recuerda a Bennington sosteniendo un cachorro mientras saludaba a todos tras bambalinas en octubre de 2016 durante un evento de Rock to Recovery, una organización para músicos sobrios. “Se aseguraba de que todo el mundo conociera al perro en la puerta”, dice. “Fue algo entrañable, muy típico de Chester”. En la gira europea de Linkin Park durante junio y julio, Bennington parecía estar en gran forma. “Era el Chester más vivo y presente que había visto en mis 15 años y medio de historia con la banda”, dice Jim Digby, director de gira del grupo. “Estaba probablemente en la mejor condición física de su vida”.

Días antes de su muerte, Bennington había intercambiado mensajes de texto con Robert DeLeo, su compañero de grupo en Stone Temple Pilots (Bennington había sido vocalista de la banda entre 2013 y 2015 en reemplazo de Scott Weiland). Sus mensajes eran “amorosos, positivos, con miras al futuro”, recuerda DeLeo. Y el día antes de morir, Bennington le envió un correo electrónico al exbaterista de Guns N’ Roses, Matt Sorum, en donde le decía que le gustaría volver a presentarse con Kings of Chaos, su banda de covers conformada por estrellas.

Pero ahora, algunos amigos de Bennington sienten que pasaron por alto señales de que el lado oscuro del cantante –al que él llamaba su “pasajero oscuro”, en referencia a la fuerza que motivaba al asesino en serie de Dexter– estaba regresando a su vida. Bennington había ido a rehabilitación hacia 2006 y parecía haberse mantenido sobrio durante los siguientes años. Pero algunos amigos dicen que había sufrido una recaída en agosto de 2016, durante la cual se había enlagunado y había bebido hasta octubre.

Un mes antes de su muerte, Bennington le dijo a su viejo amigo Ryan Shuck, guitarrista de Dead by Sunrise –proyecto alterno del vocalista– que llevaba seis meses sobrio. Pero Bennington también le enviaba a Shuck, quien también ha luchado contra el alcoholismo, mensajes de texto que parecen significativos en retrospectiva: “Describía una batalla contra la adicción hora tras hora. Ahora que lo veo es espantoso. Me estaba diciendo, en detalle, lo que hacía cuando sentía ganas de beber: ‘Básicamente manejo las cosas una hora a la vez un día la vez’”.

Bennington habló de sus problemas en una entrevista con Music Choice en febrero. “Tengo dificultades con la vida”, dijo mientras describía el significado del éxito Heavy. “Incluso cuando es buena, me siento incómodo todo el tiempo… La frase de apertura de la canción, ‘No me gusta mi mente en este momento’– describe cómo me siento las 24 horas del día. Y si me quedo atrapado en esto, pienso que la vida es realmente difícil. No debería ser así”.

Shuck cree que Bennington “bebió un par de tragos” justo antes de morir. “No sabemos cuánto, pero no es necesaria una gran cantidad cuando uno está en un estado avanzado de alcoholismo y adicción y está tratando de luchar hasta el punto en el que él me lo describió. No se necesita mucho para perder la cabeza por un minuto”.

Shuck y Dowdell le restan importancia a las especulaciones que afirman que la muerte de Cornell inspiró la de Bennington. Aunque hay algunas similitudes (los dos artistas se ahorcaron, y Bennington lo hizo el día que Cornell cumpliría 53 años), ellos creen que fue una mera coincidencia. “Puede haber influido, pero solo un poco”, dice Shuck. “Creo que simplemente es otro terrible acontecimiento que se mete en el subconsciente. Puede haberle echado leña al fuego, pero el fuego ya estaba ardiendo”.

Los problemas de Bennington se remontan a una terrible infancia. Nació el 20 de marzo de 1976 en Phoenix siendo el menor de cuatro hermanos. Su madre, Susan, era enfermera; su padre, Lee, era un detective policial que trabajaba en la unidad especial de víctimas investigando crímenes sexuales de niños. La pareja se divorció cuando Chester tenía 11 años, y al sentirse abandonado por su madre, se fue a vivir con su padre, quien, como lo afirmaría más adelante, era “inestable a nivel emocional”, en ese momento.

Desde los siete u ocho años hasta los 13, a Chester lo violó un amigo mayor que él.

“Me golpeaba y me obligaba a hacer cosas que no quería hacer”, comentó alguna vez. “Eso destruyó mi autoestima”.

La experiencia llevó a Bennington a explorar las drogas y el alcohol. En su adolescencia, ya había probado opio, anfetaminas, marihuana y cocaína. “Tomaba tanto que me cagaba en los pantalones”, dijo alguna vez. El vocalista afirmó que había dejado de consumir por primera vez en 1992, cuando una pandilla los atacó y los robó a él y a unos amigos mientras se drogaban. Bennington plasmó sus experiencias en las canciones de Linkin Park, en donde se mezclaban sus gritos desgarrados con el rap de Mike Shinoda y los potentes riffs de la banda, para crear un sonido que dominó los listados de pop durante gran parte de la década del 2000. “Tenía una voz característica, delicada y furiosa a la vez”, dice Jared Leto, líder de 30 Seconds to Mars, quien conoció a Bennington en el circuito de festivales de la década pasada. “Son el ángel y el demonio en ambos hombros. Uno podía sentir la tensión entre los dos mientras cantaba, y creo que la razón por la que mucha gente se conectaba con su música es por ese balance que alcanzaba”.

Las canciones de Bennington, muchas de ellas escritas en compañía de Shidona, se convirtieron en himnos para jóvenes que sufrían los mismos problemas emocionales. “Crawling, por ejemplo, es probablemente la canción más literal que haya escrito para Linkin Park”, comentó el cantante, refiriéndose al sencillo de Hybrid Theory, el exitoso debut de la banda del año 2000. “Refleja el sentimiento de mi falta de control en lo que tiene que ver con drogas y alcohol”. Aquellos que conocieron a Bennington dicen que no dejaba que sus batallas internas definieran su personalidad. Podía ser divertido de manera juvenil un minuto (le gustaba el humor escatológico) y ser profundamente sensible al otro. Shuck recuerda que Bennington se comenzó a patear sin parar luego de hacer un chiste acerca del cáncer de pulmón en el escenario.

En ocasiones, el artista les decía a las bandas teloneras de Linkin Park, “Puede que la próxima vez nosotros seamos sus teloneros”. Sorum recuerda que les pidió a los miembros de Kings of Chaos que hicieran un pequeño concierto poco antes de Navidad. Bennington y DeLeo tuvieron un retraso de 12 horas en Chicago y el baterista se sintió terrible por el hecho de que no pudieran estar en casa durante las fiestas. “Les envié un correo electrónico y les dije, ‘Estoy apenado con ustedes, lo siento. Gracias por tomarse el tiempo de viajar’”, comenta Sorum. “Y Chester, en un estilo típico suyo, me respondió el correo diciéndome: ‘Cuando quieras, hermano’. No hubo ningún drama. Nada”.

En casa, Bennington encontraba consuelo en sus seis hijos. Había sido padre por primera vez a los 20 años y se casó por primera vez en 1996. La relación terminó en un complicado divorcio, marcado por una recaída en la que “Bebí hasta el punto en el que no podía salir de la casa ni funcionar”, recuerda. “Quería suicidarme”. Posteriormente, se casó con Talinda en 2005, y la pareja tuvo un hijo y unas gemelas. Leto recuerda que fue a la casa de Beenington una noche a cenar. “Cuando entré me topé con la familia más grande que haya visto”, dice. “No podía creer que tuviera una vida familiar tan hermosa y próspera, especialmente siendo tan joven. No había visto mucho esa parte suya cuando compartíamos tiempo en las giras”.

“Siempre tenía historias agradables de sus seis hijos y hablaba de ellos con una sonrisa radiante, sin importar qué tipo de aflicción paternal pudiera tener”, dice Billy Gibbons de ZZ Top, quien estuvo de gira con Bennington con Kings of Chaos durante el último año. “Su negocio de tatuajes era otro punto para resaltar; me hizo diseñar joyas de plata para la tienda de las Vegas, donde durábamos horas hablando. Él era realmente un alma cautivadora. A finales de julio, Shuck le rindió tributo a Bennington en un servicio privado en Los Ángeles, donde leyó un elogio junto a Joe Hahn y Shinoda de Linkin Park. (Los miembros de la banda, así como Talinda Bennington, se negaron a ser entrevistados para esta historia).

La muerte de Bennington sigue resonando entre sus fans, que quedaron estupefactos al oír la noticia. La National Suicide Prevention Lifeline dice que sus llamadas aumentaron un 14 por ciento el día siguiente al hecho. Diez días después de la muerte de Bennington, se instaló una valla temporal de casi dos metros alrededor de su casa. Una patrulla de policía se estacionó mientras los fans dejaban flores, dibujos, plumillas de guitarra y cruces en su perímetro. “Estaba en un museo cuando me enteré. Lloré mis ojos”, dice Briana Yah-Diaz de 19 años. “Fue como si un pedazo de mi niñez se fuera. Mi niña pequeña interna tiene que venir a rendirle tributo…. Yo siempre podía contar con ellos”.

“¡Vuela libre ahora! Desde Texas, con mucho amor”, se puede leer en una nota fuera de su casa. Otra dice: “Querido Chester Bennington, nos duele mucho saber que salvaste muchas vidas, y que, sin embargo nosotros no pudimos salvarte…”.

RELACIONADOS

Mira en el nuevo video de Linkin Park a Pusha T y Stormzy participar en un tenebroso juego de básquetbol
Vér
En las listas: Linkin Park obtiene su sexto Número Uno con el LP One More Light
Vér
Linkin Park: la muerte de Chester Bennington “deja un vacío que no se podrá llenar”
Vér
Fred Durst de Limp Bizkit recuerda a Chester Bennington
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: