Mira el documental de la gira de Korn junto al hijo de 12 años de Robert Trujillo

Robert Trujillo es el narrador del cortometraje Korn and the Prodigy son sobre Tye y la banda de metal

POR KORY GROW | 04 Aug de 2017


Cuando las responsabilidades familiares pusieron a un lado a Fieldy, el bajista de Korn, de la gira por Suramérica el año pasado, la banda le dio la bienvenida a Tye Trujillo, el hijo de 12 años de Robert Trujillo, el bajista de Metallica. Acompañó a la banda en siete conciertos en abril, y el camarógrafo oficial de la banda, Sébastien Paquet, creó un documental de 15 minutos llamado Korn and the Prodigy Son, sobre la experiencia, exclusivo para ROLLING STONE.

“Tye es un niño prodigio”, dice Paquet. “Su talento con el bajo, especialmente a su edad, es extraordinario. Está en su ADN. Siempre estaba practicando e improvisando. Nunca antes había visto a un músico tan apegado a su instrumento”.

Robert Trujillo, quien también narra el documental, atestigua que la música corre por las venas de su hijo. Cuando Trujillo recuerda la gira se llena de orgullo por las capacidades de Tye. “No lo tuve que ayudar en nada”, dijo sobre acompañarlo en la aventura. “Cuando ves a tu hijo con esa energía y esa concentración es hermoso. Él ni siquiera toca bajos de cinco cuerdas y tampoco es un músico que practique el slap-bass; lo hace por diversión. Pasó una tarde con Munky, el guitarrista, en la que repasaron las canciones, y yo estaba ahí solo para ofrecerle comida y agua”.

En el documental, Robert habla sobre cómo vio a Tye pasar de la batería al bajo. Al poco tiempo, le pudo enseñar el solo de Punk Jazz del experto Jaco Pastorius. También explica cómo Fieldy, quien sigue a Tye en Instagram, le preguntó a Trujillo si su hijo podía reemplazarlo en la gira.

“La banda lo recibió con los brazos abiertos. A ellos les encantó revivir esos momentos con el documental. Fieldy, quien obviamente no estuvo por Suramérica, vio el material de la agrupación en vivo tocando junto a Tye con un bajo Ibanez K5. Está extremadamente orgulloso de él”, dice Paquet.

“Yo estaba más nervioso que él”, dice Robert mientras se ríe. “Me había olvidado lo pesada que era la banda, y él estaba justo ahí con ellos. Se bajaba del escenario y me preguntaba: ‘¿Dónde está mi iPod?’. Sigue siendo un niño. Y en ningún momento en las dos semanas me dijo que se quería ir a casa. Él fue increíble”.

“Lo único que le dije fue: ‘Todo lo que tienes que hacer es subirte al escenario y lucirte’”, dice Robert. “Solo toca bien y sé un buen músico. Tómate tu tiempo, haz lo que tengas que hacer y disfrútalo’. Él supero mis expectativas. Fue impresionante. Nos devolvimos un domingo en la noche y el lunes en la mañana regresó a la escuela, las tareas y la realidad. De hecho, estaba emocionado por volver”.

Además de capturar los momentos entre el padre y el hijo, Paquet espera que el documental inspire a la nueva generación a aprender a tocar instrumentos. “Los adolescentes que están muy apegados a sus celulares y a los videojuegos pueden tomar un instrumento y literalmente cambiar el mundo”, comenta.

“Una de las bendiciones que ocurrió con Tye y Korn es que él, siendo un niño de doce años, fue capaz de pararse en el escenario y ser un verdadero profesional. Espero que otros jóvenes se animen a escuchar nuevas bandas de metal o hard rock para tocar nueva música. El futuro del rock & roll está en las manos de la juventud”, concluye Trujillo.

RELACIONADOS

El hijo de 12 años del bajista de Metallica se une a Korn en su gira
Vér
Korn en Bogotá, este no es un juego de niños
Vér
Brian Welch, de Korn, y el camino de regreso
Vér
Korn muestra su video de Black Is The Soul
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: