Por qué el terrorista de Mánchester dirigió su ataque hacia niñas

Como ocurre con frecuencia, la misoginia estuvo implícita en este acto de violencia.

POR EMILY CROCKETT | 24 May de 2017

<p>22 personas murieron en un ataque luego de un concierto de Ariana Grande en Mánchester, Inglaterra, el lunes. Jeff J Mitchell/Getty</p>

22 personas murieron en un ataque luego de un concierto de Ariana Grande en Mánchester, Inglaterra, el lunes. Jeff J Mitchell/Getty


Como ocurre con frecuencia, la misoginia estuvo implícita en este acto de violencia.

No sabemos la motivación exacta detrás del estremecedor ataque terrorista del lunes en Mánchester, Inglaterra, el cual mató a 22 personas, incluyendo a una niña de ocho años. Y dado que el terrorista murió en el ataque, es posible que nunca sepamos qué pasaba por su mente cuando detonó el dispositivo. Pero lo que sí tenemos claro es a quién iba dirigido: niñas pequeñas y mujeres. Como ocurre con frecuencia en los actos de violencia, la misoginia estuvo profundamente involucrada en este ataque.

El Estado Islámico, quien se atribuyó el ataque, es conocido por el espantoso trato a las mujeres y niñas, el cual incluye encarcelamientos masivos, violaciones y torturas. Aún no se sabe si el británico Salman Abedi, de 22 años, actuó solo, ni cuál habrá podido ser su relación con el Estado Islámico. No obstante, el simbolismo de su ataque es claro y devastador. Durante la gira Dangerous Woman de Ariana Grande, Abedi le recordó al mundo los peligros que representa para una mujer estar en público en 2017, al haber atacado en gran medida a asistentes de género femenino solo por estar pasando un buen rato oyendo música.

Estas niñas y mujeres no estaban oyendo simplemente cualquier tipo de música, se trataba de música feminista. Por medio de su música, Ariana Grande ha tomado una posición firme en contra del sexismo y la materialización de la mujer, de una manera amable, alegre y sin disculparse.

Todo eso es lo suficientemente amenazante. Pero la artista va incluso más allá atreviéndose a adoptar la positividad sexual: la idea de que la sexualidad es saludable, que debería ser expresada de distintas maneras y que no debe causar vergüenza.

Difícilmente se necesita ser miembro del Estado Islámico para obstaculizar a las mujeres que asumen su sexualidad sin vergüenza –muchos legisladores republicanos expresan su malestar con la idea de atacar la salud reproductiva y sexual básica para las mujeres. Al quitar la vergüenza, se retira una de las herramientas más poderosas de la humanidad para mantener a las mujeres bajo control; las bombas suicidas y las leyes opresivas podrían poner a las mujeres en su lugar, pero la vergüenza es el pegamento que mantiene todo unido.

La otra herramienta más poderosa de la misoginia es el proteccionismo – la idea de que las libertades de la mujer deben ser restringidas para nuestro propio bien. No deberías salir de noche porque puede que te ataquen. No deberías salir de noche vistiendo eso, porque simplemente te lo estás buscando. Piénsalo, es mejor que no salgas en público, solo para estar segura.

El terrorista suicida de Mánchester dirigió su ataque a un recinto ocupado más que todo por mujeres jóvenes y niñas. Leon Neal/Getty
El terrorista suicida de Mánchester dirigió su ataque a un recinto ocupado más que todo por mujeres jóvenes y niñas. Leon Neal/Getty

El ataque de Mánchester fue la peor pesadilla de todos los padres, y muchos podrían acudir al proteccionismo en respuesta. Pueden estar aterrorizados de dejar que sus hijos, especialmente sus hijas, vayan a un concierto de rock o a un club nocturno de nuevo. Pero la mejor manera de combatir los ataques viciosos contra mujeres y niñas no es encerrándolas. Es celebrándolas– incluso, y sobre todo, cuando nos hace sentir incómodos.

Cuando ocurren ataques como el de Mánchester, hay un impulso a tratar de entenderlos en términos claramente morales –como el trabajo de gente mala que nos quiere matar a aquellos que estamos en occidente porque simplemente detestan nuestras libertades. Pero para las mujeres, esos ataques difícilmente están relegados a ataques suicidas.

La misoginia menoscaba a las mujeres en todos los países, todas las ideologías, todas las religiones. La vergüenza y el proteccionismo hacen que las mujeres tengamos miedo a denunciar la agresión sexual, a aprender lo suficiente acerca de nuestros propios cuerpos para tener sexo sano, miedo a vivir nuestras vidas al máximo, o incluso a ser incapaces de imaginar cómo podría ser esa vida.

Y cuando ignoramos la violencia contra la mujer, ponemos en riesgo a todos. Una y otra vez, hombres involucrados en asesinatos masivos resultan ser acusados de violencia sexual o doméstica en el pasado. Las mujeres son los canarios en la mina de carbón de la violencia masculina, incluyendo el terrorismo, y, muy a menudo, los signos de alerta son ignorados.

Puede que no sepamos mucho acerca de la ideología específica del atacante de Mánchester – pero cuando se trata de por qué les apuntó a mujeres y niñas, realmente no debemos saberla.

RELACIONADOS

Atentado en Mánchester: Heroica abuela rescata a 50 niños después del concierto de Ariana Grande
Vér
Por qué el terrorista de Mánchester dirigió su ataque hacia niñas
Vér
Ariana Grande cancela sus conciertos tras el ataque en el Manchester Arena
Vér
Mira a Coldplay y Ariana Grande tocar una canción de Oasis en el One Love Manchester
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: