Roger Federer: ¿qué más le queda a la leyenda de tenis?

Él significa mucho para el tenis, pero, ¿qué más tiene para dar este grande?

POR ANDREW EICHENHOLZ | 27 Jan de 2017

<p>Roger Federer salió de un 2016 lleno de lesiones, tiene 35 años y comienza 2017 en el puesto 16 del ranking mundial.<b> Quinn Rooney/Getty</b></p>

Roger Federer salió de un 2016 lleno de lesiones, tiene 35 años y comienza 2017 en el puesto 16 del ranking mundial. Quinn Rooney/Getty


El francés Lucas Pouille les recordó a sus seguidores de Twitter a finales de diciembre que podrían ver su sesión de práctica de ese día en Twitter y Periscope. Más de 800 mil personas sintonizaron la práctica en vivo o han visto una repetición desde ese día. Eso es bastante extraño, teniendo en cuenta que el número 15 del mundo fue el jugador mejor clasificado en la cancha y fue una sesión sin sentido unos días antes de Navidad, ¿cierto?

No tanto. Al otro lado de la red estaba Roger Federer. Así es, Roger Federer, el número 16 del mundo. Un momento, ¿cómo así?

Roger el Grande ha ganado 17 títulos de Grand Slam y estuvo más tiempo en la cima del ranking mundial que nadie, un total de 302 semanas a lo largo de su carrera. Si publican libros de historia hoy, él será considerado el mejor jugador de tenis masculino de todos los tiempos. Teniendo en cuenta que la última vez que Federer estuvo tan bajo en este ranking fue en mayo de 2001, esto del puesto 16 no suena muy bien. Se podría decir que es solo un número, y que la cantidad no significa mucho. Lo que pasa es que estamos hablando de Roger Federer. Él es el hombre cuyo dominio en la cancha fue llamado una “experiencia religiosa” por uno de los grandes escritores estadounidenses.

Pero Federer tiene 35 años y no es el androide saludable que jugó 65 torneos consecutivos desde el Abierto de Australia de 2000 hasta el mismo torneo de 2016. Mostró vulnerabilidad en 2013 al lidiar con problemas de espalda, y no llegó a una gran final por primera vez desde 2002. Pero el año pasado fue sin duda el más duro para el “Maestro suizo” cuando se rompió su menisco en un extraño accidente el día después de perder en la semifinal del Abierto de Australia, lo que lo dejó fuera de competencia durante la mayor parte del año.

Federer no solo se perdió el Abierto de Francia, sino que después de volver brevemente para llegar a las semifinales de Wimbledon, se tomó resto de la temporada para curarse. “Creo simplemente que la rodilla y el cuerpo necesitan un descanso”, dijo recientemente al New York Times. “Ahora puedo mirar atrás y decir:

‘Mira, si ahora no va bien, ya hice todo lo posible. No me arrepiento’”.

Aunque realmente no hay nada que ver en el tenis que Federer y Pouille jugaron durante su práctica, un pensamiento y una pregunta vienen a la mente: Federer significa una cantidad infinita para tenis, ¿pero cuánto le queda por dar?

Federer no ha ganado un título de Slam desde 2012, y solo ha llegado a tres finales importantes durante ese tiempo. Ya no golpea sus clavadas con el mismo aguijón angular, ni es tan explosivo en su movimiento, que a menudo se asemeja a un vals en la cancha. El mago del tenis probablemente necesita defender el aspecto de la semifinal del Abierto de Australia del año pasado para permanecer dentro del top 20.

Sin embargo, es increíblemente difícil poner en duda a Roger Federer. Él ha sido increíblemente bueno durante mucho tiempo y le ha dado una cara el tenis que nunca ha desaparecido. Su talento nunca fue un secreto, como cuando venció al cuatro veces campeón defensor de Wimbledon Pete Sampras en el All England Club en 2001 cuando tenía sólo 19 años. No fue que él saliera de la nada; lo hemos sabido todo este tiempo. Sampras lo sabía.

“Hay un montón de chicos jóvenes que están llegando, y Roger es uno de ellos”, dijo Sampras después del partido. “Pero yo creo que él es un poco más especial que algunos de los otros”.

En los deportes es raro que un joven también sea una estrella brillante. Sin embargo, los compañeros de Federer lo veneraban cuando era muy joven.

“Creo que él es el chico al que todos estamos persiguiendo”, dijo el campeón del Abierto de Estados Unidos Andy Roddick tras perder ante Federer en un torneo de calentamiento para el Abierto de Estados Unidos de 2005. En ese momento, Roger solo había ganado cinco coronas de Slams. “Él es el personaje principal, y luego le seguimos probablemente cuatro o cinco de nosotros. Tal vez necesitamos unir fuerzas, como los Power Rangers o algo así”.

Federer fue tan dominante desde al comienzo de su carrera, que entró en la discusión sobre los mejores de todos los tiempos antes de alcanzar su mejor momento. Un periodista le hizo a Roddick la siguiente pregunta después de que Federer lo venciera en la final de Wimbledon 2005, cuando el suizo solo tenía 23 años: “¿Crees que podría ser el mejor jugador de todos los tiempos?”

“Ese argumento no está lejos de la verdad. Eso es seguro”, respondió Roddick. “Creo que el tiempo lo dirá. Si mantiene este nivel, entonces yo creo que sí. No conozco mucha gente en la historia que le pueda ganar.”

De nuevo, tenía solo 23 años, prueba de que Federer no es un talento que se ve une vez por generación; él es un talento que se ve una vez en la vida, y esto se demuestra en lo siguiente. Ha pasado más de una década y, sin embargo, casi un millón de personas aún se apresuraron a un computador o a la pantalla de teléfono para verlo golpear algunas pelotas y practicar un rato.

Tal vez lo más destacado de la sesión demostró por qué Federer tiene tantos fans. Mientras calentaba su saque, Federer les dijo a los fans que veían el video (estaba microfoneado y daba su comentarios durante de la práctica) que iba a golpear la bola hacia su fisioterapeuta Daniel Troxler. Luego, evidentemente golpeó a Troxler casi inmediatamente después de decir esto.

“Con Roger, parece que él piensa algo, y resulta sucediendo”, le dijo Roddick al New York Times en el año 2015. “Es una capacidad de locos. La raqueta en su mano parece simplemente estar en el lugar correcto”.

Cuando estaba comparando el juego de Federer con la búsqueda de fe, David Foster Wallace también llamó su golpe de derecha “un gran látigo líquido”. Tal vez su raqueta podría ser llamada una varita mágica, porque algunos de los golpes que ha dado en su carrera –sus ataques y regresos furtivos, los golpes desde fuera de la cancha y tal vez el más emblemático de todos, el tweener (golpe entre las piernas) – han sido mágicos.

Hace un par de años el suizo se inventó el SABR (Ataque sorpresivo de Roger) en el que corría a la caja de servicio para devolver el servicio, lo que le ayudaba a ganar algunos puntos y hacer que los contrincantes lo pensaran dos veces. Ningún otro jugador se atrevería a correr hacia una bola que viene hacia él a más de 100 millas por hora.

Ahora que Federer ha perdido escalafones con sus principales competidores, será interesante ver los retos que tendrá con números uno del mundo como Andy Murray y el veces 12 campeón Novak Djokovic en 2017, después de haber estado por fuera de las canchas durante seis meses para dejar que su rodilla y el resto de su cuerpo se recuperaran.

“Se sintió bien, sabes?”, le dijo Federer al New York Times refiriéndose a su tiempo por fuera de la cancha. “Se sintió bien, pero el retiro puede esperar. No hay problema para mí. Puede esperar.”

Sí, Federer ocupa el decimosexto puesto. A pesar de ello, Roger tuvo ventaja de dos sets en la semifinal de Wimbledon del año pasado contra Milos Raonic –no ha estado lejos de la cima del deporte.

Federer tiene una nueva temporada por delante, y en Australia acabó de decir, “Me tomé estos seis meses para poder jugar otros dos o tres años, no solo otros seis meses”.

Tal vez durante el resto de la carrera de Federer no deberíamos perder el tiempo preguntándonos si ganará su campeonato número 18, ya que Roger ha demostrado que es demasiado talentoso como para ser descontado.

En cambio, ese tiempo deberíamos utilizarlo para apreciarlo. Gane o pierda, los fans de Roger y de los deportes por igual van a seguir cada movimiento suyo el resto del camino. Federer es el jugador más importante para el tenis, y a menos de que haya un segundo “Federer”, puede que el deporte nunca vea a alguien tan valioso otra vez.

RELACIONADOS

Roger Federer: ¿qué más le queda a la leyenda de tenis?
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: