http://www.primerafila.com.co/greenday

ROLLING STONE 50 años: Jimi Hendrix por John Mayer

Homenaje a 50 artistas que cambiaron la historia

POR JOHN MAYER | 19 Mar de 2017

<p><b>Ilustración de CYNTHIA VON BUHLER</b></p>

Ilustración de CYNTHIA VON BUHLER


Jimi Hendrix es uno de esos núcleos extraordinarios de la música en donde todos aterrizan en algún momento. No hay músico que no termine pasando por el Aeropuerto Internacional Hendrix, ya sea un fan de Black Sabbath o de Elmore James, que le guste Hanson o Grateful Dead. Él es el denominador común de todos los estilos de la música contemporánea.

Su manera de tocar tenía muchos costados. ¿Era un blusero? Basta con escuchar Voodo Chile para descubrir uno de los blues más espectrales que se puedan encontrar. ¿Era un rockero? Utilizaba el volumen como recurso, y eso es rock. ¿era un cantautor sensible? En Bold as Love canta, “Mi amarillo en este caso no es tan suave/ en realidad intento decir que está tan asustado como yo”. Quien reconoce esto es un hombre que conoce la forma de su corazón.

Muchas veces, lo retratan como una estrella de rock estridente y psicodélica que le saca fuego a su guitarra. Pero, cuando pienso en Hendrix, me vienen a la cabeza unos de los sonidos más plácidos y deliciosos, en temas como One Rainy Wish, Little Wing y Drifting. Little Wing es una canción tan penosamente corta como bella. Mes como si tu abuelo regresara de la muerte y se quedara contigo unos minutos para luego volver a irse. Es perfecto, pero enseguida se termina.

Creo que la razón por la cual a los músicos les gusta tanto cómo tocaba Hendrix es poque se trataba de un lenguaje muy cercano a su cabeza y su corazón. Tenía una relación secreta con la guitarra y, aunque su manera de tocar fuera increíblemente técnica y estuviera basada en la teoría, era su propia teoría. Pienso que para él eso era sagrado. Es por eso que nunca pudimos ver una entrevista e donde explicara cómo montaba sus shows en vivo o cuáles eran sus escalas favoritas. Eso, en parte, es lo que hizo que su estilo resultara tan convincente –lo único que se escuchaba era el color–. La matemática vino después.

Yo descubrí a Hendrix a través de Stevie Ray Vaughan. Oí a Stevie tocar Little Wing y empecé a ir hacia atrás hasta llegar a Hendrix. El primer disco de él que compré fue Axis: Bold as Love, porque incluía Little Wing. Recuerdo quedarme horas mirando la tapa del álbum. También recuerdo haber pasado meses oyendo Electric Ladyland, que era muy lúgubre. En algunas partes de este tema hay un elemento oscuro que, tal vez, Hendrix, por ser demasiado honesto no pudo esconder.

Hendrix tiene el encanto de la figura trágica: todos deseamos ser lo suficientemente geniales para morir antes de cumplir los 28 años. A la gente le gusta pintarlo como una figura solitaria y tímida que lograba mostrarse abiertamente sobre el escenario y hablarle de colores a la multitud. Eso tiene algo de heroico, pero nada de humano. Todo el mundo está demasiado atrapado en la espiritualidad de Jimi Hendrix. Yo prefiero pensar en su lado humano. Era un hombre que tenía un carné de seguro social, no era un alienígena. La industria del merchandising fue la que creó al dios del espacio. Fueron ellos los que estamparon la cara de Hendrix en una camiseta. Y , de alguna manera, terminó convirtiéndose en eso. Pero cuando escucho lo escucho, escucho a un hombre y , en ese momento, es cuando resulta más hermoso, cuando uno recuerda que otro ser humano fue capaz de hacer lo que él logró. Siempre voy a intentar ejercer ese tipo de control sobre la guitarra: Hendrix tocaba de manera descuidada, pero a la vez controlada. Lo que soy como guitarrista está marcado por mi imposibilidad de convertirme en Jimi Hendrix. Y eso es lo que le pasó a mucha gente. No importa hasta dónde haya llegado tu carrera por parecerte a él. Eso es lo que eres.

RELACIONADOS

ROLLING STONE 50 años: AC/DC según Rick Rubin
Vér
ROLLING STONE 50 años: The Ramones según Lenny Kave
Vér
ROLLING STONE 50 años: Bob Dylan, por Robbie Roberston
Vér
ROLLING STONE 50 años: Nirvana, por Vernon Reid
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: