U2 reinventa sus conciertos

La banda ha dejado de lado sus grandes éxitos para interpretar canciones menos conocidas. Un espectáculo para los más fanáticos

POR ANDY GREENE | 10 Jul de 2018

<p><b>UN AMPLIO HORIZONTE.</b> Bono, The Edge, Larry Mullen Jr. y Adam Clayton, 2017.</p>

UN AMPLIO HORIZONTE. Bono, The Edge, Larry Mullen Jr. y Adam Clayton, 2017.


Antes de comenzar a ensayar para su gira Experience + Innocence, de 2018, U2 tomó una decisión drástica: sus nuevos shows no incluirían ninguna canción de The Joshua Tree, el clásico de 1987 que ha sido su columna vertebral durante tres décadas. El año pasado la banda interpretó el álbum —que incluye canciones como Where the Streets Have No Name y I Still Haven’t Found What I’m Looking For— de principio a fin en estadios. “Pusimos un límite”, dice el bajista Adam Clayton. “Si realmente querías esas canciones, ya las tocamos. Estamos avanzando”. El nuevo comienzo ha ayudado a U2 a lanzar una de sus giras más radicales: un recorrido lleno de tecnología por las esquinas más recónditas de su catálogo, junto a la gran mayoría de su álbum Songs of Experience de 2017. “Esta gira es para fans de nuestro más reciente trabajo”, dice el guitarrista The Edge. “Es para aquellos que están comprometidos, que realmente oyen todo y muestran interés por los nuevos álbumes. Y eso está bien”.

El show es una secuela de su gira Innocence + Experience de 2015 y utiliza la inmensa pared de video que divide el estadio en dos. Pero mientras que el tema de esa gira estaba enfocado en los primeros días de la banda en la Dublín de mediados de los 70, el nuevo show es un viaje más oscuro a través de la última mitad de la vida de Bono. Eso es evidente desde la canción de apertura Love Is All We Have Left. El vocalista canta solo mientras camina a través de una pared de video, luego de que una voz en off da la orden de “inhalar” y “exhalar” (instrucciones que se les dan a los pacientes que ingresan a las máquinas de resonancia magnética). Eso parece ser un guiño a su misterioso “encuentro con la muerte” de 2017, que, según él, inspiró varias letras del nuevo álbum. Es una apertura muy diferente a la de la gira de 2015, en donde la banda tocaba un pequeño conjunto de sus primeras canciones en el escenario principal. “La última vez salíamos como una banda de punk y tocábamos 25 minutos de puro rock & roll”, dice The Edge. “Esto es todo lo contrario. Es un comienzo tranquilo y meditativo”. Para tratar de crear un show completamente moderno, la banda encontró una nueva forma de abordar el tema de los teléfonos celulares. En vez de pedirles a los fans que bloqueen sus teléfonos antes de los conciertos —como lo ha hecho Jack White—, U2 les dice que descarguen una aplicación que convierte a Bono en una enorme presencia fantasmal cuando se ve a través del teléfono.

Es la primera vez que una banda de estadios crea una experiencia de realidad aumentada en un concierto en vivo. “Con esto estamos diciendo: ‘Si estás mirando tu teléfono, te vamos a dar algo para ver como parte de la narrativa’”, dice Willie Williams, director creativo de vieja data de la banda, “en vez de que hagas un video que nadie va a ver nunca” (la aplicación consume la batería del teléfono con rapidez, un recordatorio no muy sutil para que uno lo guarde por el resto de la noche).

Otros grandes momentos incluyen un punto culminante con City of Blinding Lights y el regreso de Mr. MacPhisto, el diabólico alter ego de Bono de la era de Zoo TV. “Cuando creen que no existo”, dijo Bono en la noche de apertura en Tulsa, Oklahoma, el 2 de mayo, “es cuando hago mi mejor trabajo”. Para los fans más acérrimos la mayor sorpresa es Acrobat, de Achtung Baby. Esa rareza es la única canción del LP de 1991 que nunca tocaron. “Jamás encajaba”, dice Clayton. “Pero ha habido un movimiento en el club de fans que pide que la toquemos”. Letras como “Don’t believe what you hear / Don’t believe what you see [No creas lo que oyes/No creas lo que vez]” son relevantes en la era Trump.

Aunque el presidente nunca se menciona con nombre propio, se hace referencia a él de otras maneras, entre las que se encuentran proyecciones de imágenes de neonazis marchando en Charlottesville el año pasado, mientras el grupo interpreta la oscura Staring at the Sun de 1997. “Obviamente nos íbamos a referir a la política del momento”, dice The Edge. “Pero lo queríamos hacer sin un dedo acusador que resultara trillado”.

U2 no tiene planes concretos para seguir de gira luego del fin de año, pero Clayton asegura que puede que en 2019 toquen en lugares como Australia y Japón. El pasado 11 de junio, la banda hizo un show especial para suscriptores de SiriusXM en el Apollo Theater de Nueva York, que tuvo un setlist completamente distinto al resto de la gira. Como si fuera poco, Bono rindió homenaje al recién fallecido Anthony Bourdain, interpretando la canción Stuck In A Moment You Can’t Get Out Of.

UNA NUEVA EXPERIENCIA “Esta gira es para fans de nuestro más reciente trabajo”, dice The Edge. “Para esos fans que oyen todo realmente”.
UNA NUEVA EXPERIENCIA. “Esta gira es para fans de nuestro más reciente trabajo”, dice The Edge. “Para esos fans que oyen todo realmente”.

RELACIONADOS

30 años del álbum navideño de U2, Madonna, Sting, entre otros
Vér
U2 reinventa sus conciertos
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: