Una mirada a la otra cara de Orlando

Además de sus parques temáticos, este destino de Estados Unidos apela al surf y al conocimiento del espacio, entre otras cosas, para atraer a los visitantes

POR JUAN URIBE | 05 Oct de 2017

<p>Legoland Florida, en Winter Haven, atrapa la imaginación de los turistas.</p>

Legoland Florida, en Winter Haven, atrapa la imaginación de los turistas.


Orlando es un destino que se reinventa constantemente. Conocida como la capital mundial de los parques temáticos, esta ciudad de la Florida es el eje alrededor del cual gira el turismo.

Orlando ha tenido fama durante décadas de ser un lugar ideal para familias que quieren satisfacer los deseos de sus hijos por conocer a Mickey Mouse, a la Bella Durmiente o al Pato Donald en los parques de Walt Disney World. También por contar con atracciones mecánicas inspiradas en películas como Harry Potter en Universal Orlando Resort, y con montañas rusas emocionantes en Sea World.

Esa es la cara más conocida de Orlando. No obstante, existe otra que en los últimos años ha comenzado a descubrirse ante viajeros de todo el mundo que llegan en busca de nuevas experiencias.

Eso es justamente lo que ofrece Space Coast, una zona que las autoridades locales de turismo están resaltando para ayudar a consolidar a Orlando como el cuarto destino del país que mayor cantidad de visitantes internacionales recibe (4,4 millones, según la National Travel & Tourism Office) después de Nueva York, Miami y Los Ángeles.

Space Coast, 56 kilómetros al oriente de Orlando, es el lugar donde se encuentran las playas más cercanas. Abarca las ciudades de Cocoa Beach, Melbourne Beach, Palm Bay y Titusville, a las que es posible llegar fácilmente en automóvil en cerca de una hora.

Cocoa Beach, famosa por ser la capital del surf en la costa oriental de Estados Unidos, es destino de miles de aficionados a este deporte que viajan para medirse a las olas que han desafiado leyendas como Kelly Slater, 11 veces campeón mundial.

Un buen plan en Cocoa Beach consiste en subir a lo alto de la Exploration Tower, un edificio de 30 metros de altura, para observar cómo llegan y se van algunos de los 150 cruceros que Port Canaveral recibe anualmente. Desde este punto también se aprecian los lanzamientos de cohetes que la NASA efectúa en el Kennedy Space Center.

Este sitio, que mide 56.656 hectáreas, ha sido la puerta de acceso de Estados Unidos a la exploración del espacio exterior: desde allí han partido los cohetes que hicieron posible la llegada del hombre a la Luna, el 20 de julio de 1969, además de satélites en órbita alrededor de la Tierra y de sondas enviadas al sistema solar, destinadas a estudiar la posibilidad de viajar a otros planetas.

En el Kennedy Space Center, mediante encuentros organizados en los que los turistas se reúnen con un astronauta y le hacen preguntas, es posible conocer las experiencias de aquellos aventureros que lo arriesgaron todo por ir al espacio.

Entre los programas infaltables en este lugar está entrar a la atracción Héroes y leyendas, en la que efectos especiales y elementos interactivos contribuyen a contar la historia de la conquista del espacio. Es posible hacer un recorrido para ver las plataformas de lanzamiento de las naves espaciales; tocar un pequeño trozo de roca de la Luna y caminar bajo la estructura del cohete Saturno V, que se utilizó en las misiones Apollo y tiene la longitud de un campo de fútbol americano.

En el Kennedy Space Center se encuentra el transbordador Atlantis, suspendido del techo de un edificio cerrado y parece estar volando. La nave, luego de haber completado 33 misiones durante 26 años desde 1985, deja ver en su superficie las cicatrices producidas por el calor que resistía su escudo térmico al volver a la Tierra.

Otro lugar donde toda la familia se divierte es Legoland Florida, el parque temático más grande del mundo relacionado con los famosos bloques plásticos de colores. Situado en Winter Haven, 45 minutos al suroccidente de Orlando, Legoland tiene cerca de 50 atracciones entre las que sobresalen juegos acuáticos, montañas rusas, figuras enormes construidas con bloques, una zona dedicada a Star Wars; un automóvil de tamaño real y réplicas de varias ciudades de Estados Unidos. En Legoland se abrió recientemente Lego Ninjago World, que cuenta con un área de juegos interactivos que combina animación computarizada en 3D y efectos 4D.

Aparte de estas experiencias, Orlando cautiva a los viajeros con paseos en globo y recorridos por el río Saint John con el fin de observar caimanes; visitar el Westgate River Ranch para ver de cerca la vida de los vaqueros y apreciar la naturaleza en Bok Tower Gardens, en Lake Wales. Es más que evidente el hecho de que Orlando es mucho más que Disney, y siempre se reinventa para invitarnos a regresar una y otra vez.

JetBlue te lleva todos los días a Orlando desde Bogotá, sin conexiones. Reserva hoy en www.hola.jetblue.com. Nombrada una de las mejores 10 Aerolineas del Mundo por TRipAdvisor.

RELACIONADOS

Una mirada a la otra cara de Orlando
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: