Animal

3.50

Después de cinco años sin un álbum en propiedad, los bogotanos se despachan con un álbum lleno de furia y urgencia

por RICARDO DURÁN | 18 Apr de 2017

​Foto: JUANK DÍAZ


“Como una manada de elefantes corriendo a toda marcha”, brama el bajista David Jaramillo tan pronto empieza el álbum. Y así mismo suena la banda en casi todas las canciones que componen esta nueva producción.

Ama-Zonas no fue realmente un disco de Krápula. Fue más bien un producto del ambicioso Colectivo Jaguar, por eso este Animal parece mostrar a la banda quitándose una mordaza con las canciones más crudas y honestas que ha grabado en mucho tiempo. Como era de esperarse, la sociopolítica está presente por todos lados (“Pacifistas sí, pendejos no, indignados sí, terroristas no”, gritan en el coro de Pendejos), y Mr. Trump les ha dado buena tela para cortar en Democracy, el primer sencillo lanzado.

Esta es además una grabación en la que se siente mucho la participación de los cinco músicos, haciéndola más universal y ecléctica que otros trabajos: el tema que da título al disco es probablemente lo más pesado que han grabado en casi 20 años. A Marte parece compuesta y producida por Babasónicos, y El soñador tiene unos aires chicanos que muestran cuánto le importa México a Dr. Krápula. Mario Muñoz coquetea con el rap por aquí y por allá, e incluso hay una canción (Mi regreso) que, sacada de contexto, podría causar más de un malentendido.

Sin duda la experiencia de tantos años les ha traído una confianza más fuerte, la posibilidad de hacer a un lado a sus críticos para tocar con libertad lo que les sale de las tripas. Si ya eres fan, Animal podrá hacerte aún más fiel, y si haces parte de sus detractores, tal vez encontrarás acá una canción que te gustará, aunque te cueste aceptarlo.


Deja tu opinión sobre el articulo: