Bruce, Clark y una maravilla

3.00

El enmascarado de negro combate al hombre de acero en el despertar del universo cinemático de DC Comics

por Peter Travers | 01 Apr de 2016

Batman vs. Superman: el origen de la justicia


En la batalla entre batman y Superman, yo apuesto por la Mujer Maravilla. No porque ellos lo hayan hecho mal en esta versión freudiana para los súper chicos de mamá, sino solo porque Gal Gadot es una mujersota maravillosa. Ella es la revelación que patea traseros en esta fiesta.

Esperen, ¿he dicho demasiado? Ahora esto de los spoilers se ha vuelto un asunto sensible, y cualquier crítico dispuesto a revelar el más mínimo giro de la trama de Batman vs. Superman: el origen de la justicia, puede ser quemado vivo. Es riesgoso tan solo mencionar que Ben Aff leck remplaza a Christian Bale como Bruce Wayne/Batman, o decir que Henry Cavill ha regresado para ser Clark Kent/Superman. Por eso esta reseña se limitará a referirse a lo que funciona y lo que cuesta trabajo creer en el guion de David S. Goyer y Chris Terrio.

Empecemos con Snyder, que empieza en la cima y bombardea la estratosfera. ¿Demasiado? Siempre es demasiado. Pero es la gran pelea de los gladiadores de DC Comics; esta batalla no la ganará el más sutil. Snyder (300, Watchmen) no busca emular la maestría artística de Nolan en la trilogía El caballero de la noche, él es un showman venido del infierno. Snyder hace sudar al público durante dos horas y 30 y un minutos de locura —para mayores de 13 años— . (la versión para adultos estará disponible en video casero pronto). Snyder, el director del reencauche de Despertar de los muertos, usa Origen de la justicia para introducir la nueva era de una serie de cintas épicas sobre La Liga de la Justicia (Los Superamigos). Esto quiere decir que veremos cameos de Aquaman (Jason Momoa), Flash (Ezra Miller) y Cyborg (Ray Fisher).

Pero el foco aquí está en los dos plumablancas. Cavill posee el heroísmo de quijada rectangular de un buen hijo de Kriptón y todo le sale bien, demasiado bien tal vez. Así que la ventaja va con Affleck, interpretando al desilusionado hijo de Ciudad Gótica con una chispa de humor cáustico. Ojalá hubiera conservado el tono ronco a lo Tom Waits que dio Bale al hombre de la capa, pero Aff leck se apropia en otra forma del papel. Convierte a Bruce Wayne en un Playboy y tendrá a su derecha al fiel mayordomo Alfred (Jeremy Irons). Por el otro lado, el reportero de El Planeta, Clark Kent, hace equipo con su intrépida colega, y amorcito, Luisa Lane (Amy Adams). Bruce y Clark se encuentran en una recepción ofrecida por Lex Luthor, un joker amateur, interpretado por Jesse Eisenberg, un malcriado ricachón con billones para alimentar sus complejos de grandeza. Es él quien orquesta el conf licto entre los dos héroes para ver un espectáculo de lucha entre dioses y mortales.

Con precaución les contaré que ambos, Batman y Superman, tienen problemas con sus madres. La senadora de Estados Unidos (Holly Hunter) será la figura maternal que desencadene una guerra. El monstruo Doomsday, hecho en parte de Kriptonita, será el encargado de hacer descender a Superman a su estado humano antes de luchar con el murciélago. Es emocionante ver a estos fenómenos cascándose; el Batimóvil está involucrado, pero no puedo decir cómo. La Mujer Maravilla hará una entrada impactante, rodeada de explosiones. Si no aplaudes al verla es porque tu niño interior ha muerto. Gadot, una instructora de combate del ejército israelí, es una auténtica maravilla y además una guerrera independiente. “¿Viene contigo?”, pregunta Superman. “Pensé que estaba contigo”, responde Batman.

Esos intentos cómicos valen oro, en un guion de mármol que parece tomar el universo heroico demasiado en serio, especialmente la noción de los visitantes ilegales aplicada a Superman por un Batman que podría construir un muro, como elque Donald Trump sueña al sur de su frontera para mantenerlo lejos. No importa. Snyder le saca el jugoy lo mezcla con una partitura inyectada de cafeína por Hans Zimmer. Mejor que El hombre de acero, pero muy debajo del Batman de Nolan, Origen de la justicia sigue siendo colosal, está hecha del material con el que se construyeron los sueños de los fanáticos de DC Comics. Esperamos años por ver a Batman y Superman enfrentarse. Toma eso Marvel. Pero después de esto, ¿cuánto tendremos que esperar para ver a La Liga de la Justicia luchando contra Los Vengadores?


Deja tu opinión sobre el artículo: