Courtney Barnett

4.00

Una de las compositoras más prometedoras del rock mezcla la ansiedad y la empatía en su nuevo álbum.

por WILL HERMES | 29 Jun de 2018


La conmovedora furia de Courtney Barnett

En 2013 Courtney Barnett presentó un cover de Black Skinhead de Kanye West en la radio australiana, una versión grunge en guitarra con la que demostró su otra cara. Fue una jugada cuestionada, pero a la vez reveladora por parte de la cantante, más o menos al mismo tiempo que lanzó su sencillo Avant Gardener (una explicación en primera persona de lo que se siente tener un ataque de asma) y pisó fuerte como un talento nuevo en la escena.

Barnett, quien se ha convertido en una auténtica heroína del indie rock, compuso su segundo LP a partir del mismo estilo que demostró en aquella sesión. Tell Me How You Really Feel es ruidoso, sarcástico y brutalmente honesto, mucho más violento que su debut de 2015 Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit. Abre con una expresión de Nelson Mandela: “Ustedes saben lo que dicen/Nadie nace para odiar/Lo aprendemos en el camino”, murmura en Hopefulessness, una canción inspiradora de post punk que protagonizan dos guitarras potentes y distorsionadas, antes de desvanecerse detrás del pitido de una tetera; un toque muy a su estilo.

Por momentos también utiliza el humor negro. Nameless, Faceless (una referencia a Endless, Nameless de Nirvana) cita una frase de Margaret Atwood sobre la violencia psicológica entre los sexos. “Los hombres le tienen miedo a que las mujeres se rían de ellos”, recita Barnett con frialdad antes del punchline: “Las mujeres le tienen miedo a que los hombres las asesinen”. Además de lucirse con el control de su voz, habla sobre la auténtica empatía que tiene con un troll de Internet y se burla con chiste ácidos de la noción de que las mujeres deben ser una maquina dispensadora de consuelo.

Esa doble conciencia también actúa en canciones sobre noviazgos (Need a Little Time) y la búsqueda de los sueños (City Looks Pretty). Pasa lo mismo en I’m Not Your Mother, I’m Not Your Bitch, en la que se toma un momento para la introspección, y en Crippling Self Doubt and a General Lack of Self Confidence, una diatriba que navega sobre las voces de Kim y Kelley Deal de The Breeders, dos de las grandes influencias de Barnett.

Su álbum es una obra maestra, compuesta por una fan declarada de Nirvana que demuestra una semejanza en su solidaridad. Barnett nos incentiva a quitar a los idiotas de nuestras vidas, incluyendo a los que están dentro de nuestra cabeza, con la sorprendente generosidad de su espíritu. “Toma tu corazón roto/Conviértelo en arte”, aconseja al principio del LP. “Tu vulnerabilidad es más fuerte de lo que parece”. Y ella, al igual que Tell Me How You Really Feel, es un manifiesto de esa declaración.


Deja tu opinión sobre el artículo: