Def Leppard: Hysteria

4.00

La banda británica sacó adelante un álbum a punta de lealtad, persistencia y pop-metal

por GAVIN EDWARDS | 02 Aug de 2017


“Pour some sugar on me”, cantó Def Leppard en su cuarto álbum, producido y pulido por Mutt Lange, quien convirtió canciones como Animal y Rocket en una dulce combinación hasta convertirse en el disco más atractivo de pop-metal. Y no fue fácil hacer Hysteria: Def Leppard estuvo años en el estudio antes de su lanzamiento en 1987, interrumpidos por el accidente automovilístico del baterista Rick Allen, quien perdió un brazo. El hecho de que se haya quedado en la banda no solo demuestra su persistencia, sino también que Def Leppard es uno de los grupos de rock & roll más leales de toda la historia.

Lo más destacado de Hysteria, es la canción que titula el álbum: seis hermosos minutos que tratan un deseo frustrado y una dulce anticipación. Las guitarras se escabullen por encima de un sintetizador punzante, mientras Joe Elliot intenta persuadir a una mujer que está fuera de su alcance. El sello discográfico lanzó un éxito tras otro por dos años: Love Bites y Armageddon It eran un poco extravagantes, pero Pour Some Sugar on Me transformó la extravagancia en una genialidad.

10 millones de copias más tarde, Lange se casó con Shania Twain, Def Leppard se dedicó a hacer covers de glam-rock y su álbum más grande será remasterizado en dos discos, con grabaciones inéditas y mixes innecesarios. Tear It Down y Ride Into the Sun son mejores que algunas de las canciones del álbum original, pero la canción más entretenida es la versión en vivo de Rock of Ages, Whole Lotta Loveque la banda mezcla con clásico Whole Lotta Love, come Together, Not Fade Away y Radar Love al estilo Frankenstein. Los sencillos originales todavía tienen el mismo encanto, pero más de dos horas de Hysteria te hastía, es demasiado.


Deja tu opinión sobre el artículo: