Egon Schiele

3.50

La obsesión por el cuerpo femenino

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 11 Jan de 2018

Dieter Berner / Noah Saavedra, Maresi Reigner, Valerie Pachner


La pintura se toma al cine. Luego de la preciosista Cézanne Et Moi y de la obra maestra de la animación Loving Vincent, llega a las pantallas Egon Schiele: Tod Und Mädchen, una cinta que nos cuenta sobre la breve, pero impactante vida del pintor expresionista que falleció a la edad de 28 años.

Egon Schiele es una obra cargada de sensualidad y erotismo, con una fotografía exquisita a cargo de Carsten Thiele y una impresionante dirección de arte asumida por Peter Ackermann y Hucky Hornberger, que nos permite ver el mundo a través de los ojos de su protagonista. A partir de los múltiples flashbacks, el director Dieter Berner nos cuenta la vida de este joven prodigio, discípulo de Gustav Klimt, que dejó unos 340 cuadros y casi tres mil borradores y acuarelas, las cuales se conservan, en su mayoría, en su nativa Austria (entre ellas, su obra más famosa llamada “La Muerte y la Doncella”).

La película aborda la relación de tintes incestuosos entre Egon y Gerti, su hermana menor (interpretada por Maresi Reigner) y sus amoríos con las modelos Moa (Larissa Breidbach) y Wally (Valerie Pachner). Aplausos para Noah Saavedra, quien logra encarnar con inocencia y egoísmo a Schiele, evidenciando a un hombre obsesionado con el cuerpo (especialmente el femenino e infantil) y cuya motivación no se encuentra realmente en la conquista del sexo opuesto o en tener relaciones con sus modelos, sino en su pintura.

Asimismo, la cinta aborda un aspecto muy interesante para nuestros tiempos: la amenaza y peligro para el arte cuando es leído desde un discurso ético y moral. ¿El artista que aprecia y pinta la belleza de un cuerpo femenino prepúber es un pedófilo? No voy a intentar siquiera responder a esa pregunta. Como dice Cornelius Obonya, el actor que interpreta a Klimt en la película: “es un riesgo muy alto”.


Deja tu opinión sobre el artículo: