Fall Out Boy

3.00

Los supervivientes del emo siguen reinventando su rock de estadio

por JON DOLAN | 23 Feb de 2018


La triste fiesta de Fall Out Boy

La historia detrás del octavo LP de Fall Out Boy va de la mano con sus raíces emo: desecharon Mania al final del año pasado y lo volvieron a hacer desde cero. Pero el álbum, más que un reinicio, reafirma la habilidad del grupo de fusionar sus cuentos privados y una fuerza al estilo Queen, con una visión amplia del pop, pasando por un sonido EDM (Young and Menace), hasta trap (Hold Me Tight or Don’t) y un reggae parecido a The Police (Sunshine Riptide), con referencias a mujeres dramáticas del estilo de Tonya Harding o Britney Spears, y letras como: “Dejaré de usar negro cuando hagan un color más oscuro”.

Como siempre, suenan mejor cuando tocan cosas sencillas y brillantes. Champions puede ser una copia barata de su éxito Centuries de 2015, pero en The Last of the Real Ones, el guitarrista Joe Trohman y el baterista Andy Hurley entregan una ráfaga de hard rock mientras el cantante Patrick Stump canta: “Mi cabeza está en blanco / un tornillo muy apretado / cuando pienso en ti”. Demuestran que son unos maestros para transformar un colapso mental en una canción de rock.


Deja tu opinión sobre el artículo: