Fuera de combate

3.00

El actor y director británico Paddy Considine nos ofrece una compleja y entrañable historia de superación, interpretando a un boxeador víctima de un ataque cerebral.

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 06 Jul de 2018

cortesía de Cineplex


La segunda película del actor y director británico Paddy Considine (luego de la inquietante Tiranosaurio), es un drama boxístico que cuenta la historia de Matty Burton, un esposo y padre de familia. Después de mantener su título mundial, Burton se enfrenta a un ataque cerebral que lo convierte en alguien muy diferente a la persona que solía ser para sus amigos, su esposa y su pequeña hija.

Este trabajo, producto de la ficción, logra alejarse de los tratamientos edulcorados y cursis característicos de los dramas de superación personal, y logra conmover al espectador gracias a su tratamiento directo y humano, que se enriquece gracias a las estupenda actuación de Considine, así como de Jodie Whittaker (la actriz que próximamente encarnará a Dr. Who y quien aquí interpreta a Emma, la esposa de Matty) y Anthony Welsh (actor a quien vimos en el episodio Crocodile de la serie Black Mirror, y quien encarna al orgulloso y agresivo rival de Matty, el boxeador Andre “The Future” Bryte).

Fuera de combate o Journeyman (cuyo título en la jerga boxística se refiere a un peleador que nunca llega a evidenciar todo su potencial), vuelve a demostrar el gran talento interpretativo de Considine, quien también se luce en cintas como Dead Man’s Shoes y En America. En Fuera de combate logra una caracterización compleja –y de gran expresión corporal– con la que nos cuenta la tragedia de Burton, sin siquiera explicarle al espectador en qué consiste realmente. Su modesta historia de caída y redención, logra tocar las fibras más profundas, posee un espíritu noble y nos muestra esa maraña de emociones encontradas que hacen parte de nuestra efímera existencia.


Deja tu opinión sobre el artículo: