Gringo: se busca vivo o muerto

2.00

Ni siquiera la imponente Charlize Theron pudo salvar esta pobre comedia sobre extorsión, secuestro y asesinato.

por DAVID FEAR | 02 Aug de 2018

Nash Edgerton / Charlize Theron, David Oyelowo, Joel Edgerton

Gringo: se busca vivo o muerto es protagonizada por la enérgica Charlize Theron, pero es una comedia llena de celebridades mediocre. Lee la reseña de ROLLING STONE. Gunther Campine/Amazon Studios


Las películas de comedia y crimen al estilo Pulp Fiction ya se consideran prácticamente un género. Consigues a un montón de famosos, los involucras en un robo casi imposible y espera a que algo aterrador y gracioso ocurra. Una banda sonora cursi y un escenario en el extranjero son un plus. Ha habido películas buenas, malas y feas de este tipo en las últimas décadas y Gringo: se busca vivo o muerto se queda estancada, sin duda, en las últimas dos categorías.

Harold (David Oyelowo) es un inmigrante nigeriano que trabaja en una empresa farmacéutica en Chicago. Su jefe, Richard (Joel Edgerton, probablemente el actor más ocupado de la industria en este momento), es idiota y vanidoso, de esas personas que hacen flexiones en su oficina. Elaine (Charlize Theron), su compañera de trabajo, es una depredadora sexy. Esta es la trama: los dos ejecutivos negocian la compra de unas pastillas de marihuana producidas en México, antes de su legalización en Estados Unidos. Los tres se van a la frontera para finalizar los detalles de la transacción, pero Harold se queda atrás, secuestrado. Richard y Elaine creen que, en lugar de pagar por el rescate, es mejor que su compañero esté muerto. La historia no va a ningún lado, es mediocre y es muy, pero muy lenta.

Todo esto debió ser pan comido para el director Nash Edgerton, el hermano de Joel y las mentes detrás del colectivo cinematográfico Blue Tongue. Sabemos que no necesariamente nos tenemos que preocupar por los personajes, pero ¿por lo menos podrían divertirnos en lugar de que sea una tortura? El grupo está conformado por Oyelowo, Joel, Newton y Theron, pero la última parece ser la única que quiere sacar lo mejor de esta terrible situación. Recordemos que ya había actuado en una película así (Nadie vive demasiado de 1996) y su interpretación en Gringo es la definición de darlo todo. Sea escabulléndose en una reunión, gritando obscenidades o recitando para sí misma unas palabras de ánimo (lo más destacado de la película), Theron tiene un gran compromiso por el bien de la historia y es casi como si intentara despertar a los demás personajes. Hay momentos en los que despiertas por Theron, pero luego Gringo vuelve a ser plana. Es una película de crimen que no vale la pena.


Deja tu opinión sobre el artículo: