Harry Styles

4.00

En su debut como solista, el rompecorazones de One Direction invoca una atmósfera emocional e íntima al estilo del rock de los 70

por ROB SHEFFIELD | 12 May de 2017


Harry Styles es una verdadera estrella de rock en su increíble debut como solista

Harry Styles no solo quiere ser una estrella de rock, quiere ser la estrella de rock. Y en su impresionante debut como solista, el rompecorazones de One Direction reclama su papel como un verdadero príncipe del rock & roll, un súper hombre, un bailarín cósmico en contacto con su lado acústico introspectivo y su destello glamuroso. El artista evita el baile de celebridades debutantes en el que se hubiera podido sumergir y, en su lugar, se enfoca en un rock con una atmósfera emocional e íntima al estilo de los 70.

No hay discotecas ni botellas abriéndose, se trata de las baladas de un chico de 23 años que se pregunta por qué pasa tanto tiempo solo en cuartos de hotel mirando su teléfono. Harry cava tan profundamente en el clásico oro suave de California, que uno puede sospechar que sus enigmáticos tatuajes nuevos que dicen “Jackson” and “Arlo” se refieren a Browne y Guthrie.

“No puedes sobornar la puerta en tu camino al cielo”, advierte en Sign of the Times, pero Styles le está apuntando al cielo, y su confianza es deslumbrante –nunca suena como si se estuviera esforzando demasiado o buscando credibilidad, que es donde los alumnos de bandas de chicos adolescentes usualmente arruinan sus trabajos en solitario. Todo el álbum tiene el espíritu personal pero ingenioso de la foto de portada, donde un Harry sin camisa tiene un momento de duda y dolor en una bañera llena de lágrimas de unicornio rosado. (Su título original era Pink, porque es “el único verdadero color de rock & roll”). Styles pasa mucho tiempo del álbum estando mojado – ya sean lágrimas, otros fluidos corporales o simplemente “caramelos gotean sobre mí hasta que mis pies están mojados”.

El fetiche de Harry por el rock suave no sorprenderá a los fans de perlas de One Direction como Olivia o Stockholm Syndrome, pero esta es la primera vez que hemos oído al dulce Styles hacer esto durante todo un álbum. Las canciones que mostró con anticipación no revelaban del todo sus inspiraciones de vieja guardia – el toque de Badfinger en Ever Since New York, la guitarra de Blackbird en Sweet Creature, la forma en la que Sign of the Times entrelaza a Queen y a Bowie a manera de candelabro– sin embargo, suenan con su propio estilo, juguetonas y dulces en igual medida. En la mayoría de estas canciones, llora por relaciones que no van a ningún lado, de esas en las que el “silencio cómodo esta sobrevalorado”, y uno puede oír confesiones de cantautor de Nilsson Schmillson de Harry Nilsson hasta Red de Taylor Swift.

Meet Me In The Hallway fija el tono –un eco de John Lennon en su voz, y un toque de Jimmy Page en la guitarra acústica– mientras suplica como un adicto al amor queriendo una dosis. Carolina tiene un groove más tropical de canción de verano, mientras que la enamoradiza Two Ghosts tiene el toque vintage de Bread. Woman podría ser un dueto perdido entre Prince y Joe Walsh, mientras Harry pregunta “¿Deberíamos buscar comedias románticas en Netflix y ver qué encontramos?”.

Le hace guiños al hard rock con Kiwi (“Se abrió su camino con un paquete barato de cigarrillos/Licor fuerte mezclado con un poco de intelecto”) y Only Angel. Sin embargo suena más cálido, más seguro y más auténtico cuando es vulnerable. Termina con From the Dining Table, un lamento acústico en el que se levanta solo en otro cuarto de hotel. (“Jugué conmigo, ¿dónde estás? Me dormí y en la tarde estaba borracho/nunca me había sentido menos cool”). A través de álbum, se las arregla para despejar las trampas que casi siempre sabotean una incursión como solista de alguien perteneciente a una banda de adolescentes. Pero como lo demuestra todo el álbum, este chico no es alguien común.

Lee también Harry Styles prepara un documental sobre su trabajo solista, Harry Styles revela Carolina, una nueva canción, en el programa Today, Mira a Harry Styles caminar sobre el agua en el video de Sign of the Times...


Deja tu opinión sobre el articulo: