I Still Do

3.50

Eric Clapton se reúne con Glyn Johns en este vibrante álbum de covers y sorpresas

por WILL HERMES | 08 Jun de 2016

GEORGE CHIN


Los lanzamientos de Eric Clapton durante el siglo XXI han sido erráticos, pero las cosas le han salido mejor cuando se concentra en sus raíces, como en la colaboración con el difunto B.B. King, Riding With the King, la reunión con Cream de mediados de la década del 2000 o su tributo a Robert Johnson. Este nuevo trabajo va en esa vía: un reencuentro con el gurú del rock clásico, Glyn Johns, quien produjo su Slowhand de 1977. Este es un repertorio de blues pantanoso y covers bien seleccionados que logra encontrarle ángulos frescos a las obsesiones habituales del guitarrista.

I Still Do también trae un positivo aire de cambio que sopla lejos del rezagado blues y reggae que marcó su aparente postal de retirada, Old Sock, de 2013. Su guitarra gruñe y chilla en el blues de Leroy Carr de 1930 Alabama Woman Blues, y en Cypress Grove de Skip James se desliza como una pitón en los Everglades. En Stones in My Passway de Johnson va a la iglesia con devoción, efectos de squeezbox y un slide endemoniado. I Dreamed I Saw St. Augustine de Bob Dylan resulta el cover más sorpresivo, pareciera tomar el esqueleto de la original de John Wesley Harding para darle vida en una grabación estilo Basement Tapes con The Band, quienes inspiraron a Clapton en el pasado para cambiar sus tonos psicodélicos por colores más oscuros. Esos tonos pueden oírse en la original de Clapton, Spiral, en donde declara: “No sabes cuánto significa tener esta música en mí”. Y por primera vez en un buen tiempo, suena como si fuera real.


Deja tu opinión sobre el artículo: