Incubus

3.50

El quinteto californiano presenta una variedad notable de sonidos en su último LP

por JUAN PABLO BENÍTEZ | 05 Jul de 2017


Un grito agudo y desgarrado anuncia que el íncubo ha vuelto. La mezcla de guitarras rockeras con pasajes melódicos, las modulaciones inesperadas y los sonidos electrónicos característicos de la banda están presentes en el álbum. Hacia la mitad, la música se queda en una zona de confort en donde es probable que se pierda el interés. Sin embargo, y de manera inteligente, la banda propone un track electrónico muy pop y un interludio con sonido de mariachis (a manera de broma) para que el disco tome un nuevo aire y presente cortes con letras más interesantes, estructuras más elaboradas e incluso un tema instrumental psicodélico. El sonido y la producción son impecables. En general, estamos ante un álbum variado y fácil de oír que cumple con su propósito.


Deja tu opinión sobre el articulo: